¿Comenzó ya el desescalamiento del conflicto armado en Colombia?

¿Comenzó ya el desescalamiento del conflicto armado en Colombia?

Enero 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Argemiro Piñeros Moreno, Colprensa.
¿Comenzó ya el desescalamiento del conflicto armado en Colombia?

Los diálogos de paz se adelantan en La Habana, Cuba.

Disminución de acciones bélicas, el cese unilateral de las Farc, un lenguaje más moderado de las partes y anuncios de estudiar temas espinosos llevan a analistas a creer que está bajando la intensidad de la guerra.

Enero de 2015 terminará siendo uno de los meses en los que el proceso de paz del Gobierno Nacional con las Farc, de llegar a firmarse el acuerdo definitivo, podría considerarse como uno de los periodos en el que más ha avanzado, sin que las partes estén sentadas en la mesa. Lea también: Más apoyos que críticas recibió Santos tras anuncio de cese al fuego bilateral. Y lo será porque en este tiempo de receso de la mesa de negociación, que según se informó tan solo arrancará el 2 de febrero próximo en su ciclo 32, empezó a gestarse un momento clave en cualquier proceso de paz que se realice en un conflicto: el desescalonamiento de la guerra. ¿Pero cómo se puede entender ese término de desescalar el conflicto armado? Simplemente como lo expresara en su momento el exvicepresidente de la República, Angelino Garzón, al decir que se debe humanizar la guerra, lo que significa que las partes empiecen a mostrar hechos reales de paz que no solo queden en propósitos. Para lograrlo, las partes deben mostrar, entre otras cosas, que las acciones bélicas disminuyan, que se dé un cambio en el lenguaje de las mismas al referirse al enemigo, además de hacer anuncios concretos sobre temas de fondo de lo que serán los acuerdos finales y el cumplimiento en aspectos como la reparación de las víctimas, el desminado de los territorios y la exclusión de los menores de edad de las filas del grupo armado ilegal. Al hacer una revisión más en frío, distante del día a día del proceso y de las críticas de quienes rechazan la negociación, o los comentarios de quienes son defensores del mismo, se puede ver que ya hay pasos concretos en tal sentido. Confianza y cambio de lenguaje Para el analista John Mario González ya se puede hablar que existe un desescalonamiento de la guerra en lo referente a la confianza y al lenguaje que usan las partes. Lea también: Presidente Santos buscará consolidar apoyo al proceso de paz en Francia.“Antes de medidas propiamente militares para desescalonar el conflicto hay que desescalar el lenguaje, y eso se ha logrado. Existe más confianza entre ambas partes". Muestra de ello fue el pronunciamiento que hizo el presidente Juan Manuel Santos en dos ocasiones durante este mes. Primero, al hacer el balance de la reunión que tuvo con sus asesores de paz nacionales e internacionales, cuando se definió la hoja de ruta para el proceso en este año. En esa ocasión el Mandatario destacó el cumplimiento de las Farc en su decisión del cese el fuego unilateral. La otra declaración fue el miércoles pasado, en la alocución presidencial, cuando informó que la madurez del proceso le permite dar la orientación a sus negociadores de empezar a discutir el tema del cese bilateral y definitivo. Pero la guerrilla también ha avanzado en ese camino. En respuesta a los dos referencias presidenciales sostuvieron que es un gesto importante, aunque expresaron que para llegar a la firma del acuerdo, el Gobierno debe ajustarse a sus peticiones. De tiempo atrás también en este tema se ha visto que ha existido un entendimiento entre las partes, como por ejemplo las múltiples declaraciones conjuntas expedidas en distintos momentos, entre ellas las emitidas en noviembre de 2014, cuando se dio el secuestro del general Rubén Darío Alzate. Uno de ellas, la del reinicio de los diálogos, fue imparcial y sin un ánimo triunfalista de parte de las Farc. Los combates El analista Raúl Eduardo Sánchez también es de la idea de que en este momento hay desescalamiento tácito, “hay un hagámonos pasito entre las partes, y eso es muy lúdico en la voluntad de paz de lado y lado”. En particular cita a León Valencia y los informes que ha emitido al seguimiento al cese el fuego unilateral que desde el 20 de diciembre pasado tiene las Farc, el cual se ha venido cumpliendo. Al respecto, el analista John Mario González sostiene que es necesario que la guerrilla haga evidente que las acciones bélicas las tienen frenadas y que tan solo las hacen en los momentos de combate directo con el Ejército, sino que también le muestren al país que la extorsión y el negocio del narcotráfico igualmente hacen parte de ese desescalonamiento. Considera, además, que estas son acciones fundamentales que debe mostrar la insurgencia para que los colombianos vuelvan a tener confianza en el proceso, y así acompañen en su momento lo pactado con el Gobierno, pero ya en las urnas. Más campos Aunque sin ser tan evidentes como los pasos anteriores, se puede hablar que el desescalonamiento ya se ve en lo referente al desminado y el retiro de los menores de las filas de la guerrilla. En uno de los acuerdos pactados, ya las Farc aceptaron que entregarán al Gobierno los lugares específicos donde están enterradas las minas antipersonal, tema que muy seguramente se volverá a analizar en la mesa en el momento de pactar la justicia transicional. El profesor Sánchez considera que no será fácil demostrar un avance en concreto, porque esos temas se deberán desarrollar de lleno en la etapa del cumplimiento de los acuerdos. Desde ya se habla de que una de las formas como los combatientes de las Farc, incluso mandos altos, hagan ese desminado y así se les conmute parte de la pena por los delitos que hayan cometido. En cuanto a la presencia de menores en las filas de la guerrilla, González sostiene que, en un nuevo gesto de voluntad de paz, la guerrilla podría empezar a entregar a una organización humanitaria algunos de los menores.Las Farc, en una de las declaraciones que dieron luego de las visitas de las víctimas a la mesa de negociación, reconocieron que es un tema que ya hace parte de sus discusiones internas. Un aspecto más en el que se avanzaría para desescalar el conflicto es que el Gobierno acceda a analizar la situación de los guerrilleros detenidos. Precisamente esa guerrilla, desde noviembre pasado, ha insistido de manera reiterada en las condiciones de sus combatientes privados de la libertad en las cárceles, de las que dicen son inhumanas y que en muchos casos los tienen aún privados de la libertad cuando ya deberían haber salido.Sánchez indica en este punto que el Gobierno tiene que actuar de forma jurídica y política en todo lo relacionado con el desescalonamiento, y por eso no sería fácil que haya una liberación masiva de presos. Lo cierto es que el cambio de lenguaje, la suspensión de ataques y bombardeos, frenar la extorsión o sacar a los menores de la guerrilla, son pasos que se deben dar en algún momento por las partes con el fin de mostrar a los colombianos que sí hay una evidencia de cambio y por eso vale acompañar los acuerdos finales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad