Escuchar este artículo

Una mirada al origen y el presente del Ejército Nacional

Julio 19, 2020 - 11:55 p. m. 2020-07-19 Por:
Especial para El País

Con la campaña ‘Colombia Heroica’, la Fuerza Pública conmemora hoy, 20 de julio, y en medio de la pandemia del covid, 210 años del grito de independencia.

Cortesía: Ejército Nacional

Este contenido fue preparado por la Tercera Brigada del Ejército y se publica como información de carácter institucional con motivo de la conmemoración del Día Nacional de la Independencia.

En 1810 nuestros antepasados forjaron en sus mentes y corazones el anhelo de la independencia del yugo extranjero, sostenidos en la lucha constante que buscaba la igualdad y justicia apaciguada en la libertad que al unísono patriotas lanzaban al viento, mientras sostenían las más temibles luchas libertarias en contra del Ejército español, empeñado en mantener la figura jurídica, política y social de un virreinato que solo represión, castigos y dolor trajo a nativos y colonos criollos de la entonces Nueva Granada.

Mujeres, ancianos y niños de la época fueron espías, mensajeros secretos y soporte de la incipiente aunque necesaria logística requerida para aquellos hombres que con armas rudimentarias, pero efectivas les hicieran frente a sus contrincantes, dejando por sentado su moral combativa y anhelo de independencia.

Puede leer: El ambicioso proyecto que busca conectar a Buenaventura con la Orinoquía

Así se daban los primeros pasos para la creación del Ejército de Colombia, cuerpo élite de honor y gloria que bañado por la sapiencia y sabiduría de sus primeros congéneres, arreció duras y cruentas batallas, en terrenos tan incógnitos como ariscos, pero que al final le permitieron acumular una suma infinita de victorias y otras tantas pérdidas, que sirvieron como ejemplo y aprendizaje para corregir errores tácticos del fragor de la lucha libertaria.

Con apenas 25.000 hombres y bajo las órdenes del Teniente Coronel Antonio Baraya, primer comandante y jefe supremo, el 23 de julio de 1810 fue creado el Ejército de Colombia con el Batallón Voluntarios de Guardia Nacional, de sus filas surgirían próceres independentistas como Francisco de Paula Santander, Atanasio Girardot y Hermógenes Maza.

Este noble, pero joven Ejército ejecutó batallas como la del 28 de marzo de 1811, contra tropas españolas con victoria en Palacé, la expulsión de franceses en 1814 y la del 7 de agosto de 1819 también llamada Campaña Libertadora, comandada por Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, dando paso así a la Gran Colombia.

El 20 de julio de 1810 no puede ni debe ser recordado solo como el día en que chapetones y criollos entablaron acalorada querella, justificada por la negación de préstamo de un florero para servir en manteles a delgados del rey Fernando VII; esta fecha debe ser recordada como el día en que se gestaron movimientos cívicos y militares que derivaron en el levantamiento de voces y armas en contra del dominio español, un dominio que amilanó por más de tres siglos a latinos habitantes de la madre patria hoy llamada Colombia.

Ayer, 19 de julio, la Fuerza Pública conmemoró el Día de los Héroes de la Nación y sus Familias, una fecha significativa que es preámbulo de la Independencia.

El 20 de julio es fecha indeleble que jamás el paso del tiempo podrá borrar, ya que simboliza la unión y la fuerza que estructuró de manera oficial la primera generación de militares colombianos que luchaban por la libertad, la soberanía y la seguridad de la madre patria.

Hoy, 20 de julio del 2020, en pleno siglo XXI, revisamos con nostalgia y profundo orgullo los hechos que acontecieron y dieron paso a esa gesta independista, abanderada por hombres de honor, que recorrieron desiertos, páramos, valles y colinas, día y noche para salvaguardar el territorio y la integridad de sus habitantes, labores que siguen realizando nuestros soldados de la patria que llevan en su espalda no solo la historia y gloria de sus antepasados, sino también los restos y compromiso que supone el futuro.

Hoy los más de 300.000 hombres y mujeres que integran al glorioso Ejercito Nacional mantienen una clara proyección en el cumplimiento de su misión constitucional. En este 2020 buscan proteger a la población civil del accionar de los grupos armados al margen que pretenden alterar la tranquilidad del pueblo colombiano.

El Ejército en el Valle este año

La Tercera Brigada, unidad orgánica de la Tercera División del Ejército Nacional, en el año del fortalecimiento de la profesionalización y cohesión de la fuerza, conduce operaciones militares efectuadas por las unidades tácticas que la conforman, arrojando un significativo balance en lo que va corrido del 2020.

Con esto no solo se ha desestabilizado sistemáticamente a los grupos armados ilegales que delinquen en el departamento del Valle, sino que se ha blindado la economía nacional y regional, apuntando a su vez a la protección del territorio y su soberanía.

Los desafíos enfrentados por las tropas en los 40 municipios del Valle que le corresponden a la Tercera Brigada, están orientados en la protección del Estado y sus recursos a través del trabajo conjunto con las Fuerzas Militares, y en coordinación y articulación con la Policía Nacional y las instituciones del Estado.

Valle. El Ejército participó este año en la siembra de 500 frailejones en el Páramo de Barragán, zona rural de Tuluá.

Especial para El País

Así contribuimos al control institucional del territorio, combatiendo delitos relacionados con el crimen organizado, extorsión, secuestro, narcotráfico y los diferentes fenómenos de criminalidad que ponen en riesgo la integridad de la población y la seguridad nacional.

La efectividad de las tropas del Ejército, cuyas acciones militares están enmarcadas en los lineamientos constitucionales, continúan avanzando en pro del bienestar de la población colombiana de acuerdo con el Plan Bicentenario de las Fuerzas Militares, Héroes de Libertad, que se basa en tres pilares fundamentales como lo son el respeto a los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, la sostenibilidad de las Fuerzas Militares y la sinergia operacional, convirtiéndose en garantes permanentes para el cumplimiento de los objetivos.

Entre las afectaciones más importantes en contra de los grupos armados organizados residuales, ELN y demás se registra la captura de 10 de sus integrantes y un muerto en desarrollo de operaciones militares.
Del mismo modo, se captura a un importante cabecilla como lo es alias Macho, de la Columna Móvil Dagoberto Ramos Ortiz; y alias El Negro Antonio, neutralizado en desarrollo de operaciones militares.

También, la permanente ofensiva militar deja como resultado 569 capturas a la delincuencia común, logrando la desarticulación de bandas criminales que azotaban la tranquilidad de la comunidad de la ‘Sucursal del Cielo’, evitando la extorsión y el flagelo del secuestro.

Así mismo, las campañas de desmovilización y a la fuerte ofensiva desarrollada día a día contra los grupos armado organizados residuales (GAO-r) han permitido la entrega voluntaria de seis de sus integrantes, disminuyendo las acciones delictivas de este grupo al margen de la Ley.
Con respecto al narcotráfico, se han destruido 34 laboratorios de clorhidrato de cocaína y pasta base de coca y once depósitos ilegales clandestinos que eran usados para el procesamiento de pasta base de coca.

Igualmente, las acciones militares desarrolladas en el Valle, han logrado debilitar el subsistema armado, incautando 107 armas de corto y largo alcance, 2419 municiones y 17 artefactos explosivos con las cuales estos grupos adelantaba sus acciones terroristas contra la población civil y las propias tropas.

Entre tanto, el Ejército ha aportado este año con la siembra aproximadamente de 500 plántulas de frailejones en el Páramo de Barragán, con el fin de recuperar el ecosistema, este proceso se da gracias a la iniciativa del Batallón de Alta Montaña N.10, con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca.

Y en desarrollo de la Operación San Roque, cuyo objetivo es mitigar el impacto del Covid-19 en el país, y con el apoyo de la empresa privada, se ha logrado entregar 57.599 mercados en el Valle. Además, el personal militar desarrolla actividades de seguridad, como la presencia de 39 puestos de control en las vías de la región.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS