Cauca, una vez más escenario de tensión entre campesinos y Ejército

Cauca, una vez más escenario de tensión entre campesinos y Ejército

Enero 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Cauca, una vez más escenario de tensión entre campesinos y Ejército

Tras la muerte del campesino la comunidad retuvo a los 90 militares del Batallón Benjamín Herrera Cortéz y los llevó a la cancha de fútbol.

La muerte de un campesino en un retén militar hizo que la comunidad retuviera a 90 soldados, dejados libres el lunes. Piden que Fiscalía investigue el caso.

El Plateado, corregimiento de Argelia, Cauca, es una vez más escenario de una confrontación entre la población y las fuerzas militares, luego de la muerte de un civil a manos del Ejército. Tras la muerte de Feiber Antonio Erazo, quien recibió un disparo en su espalda por parte del Ejército en medio de un operativo en el área rural de este municipio, decenas de campesino retuvieron a 90 militares por varias horas.En la madrugada de ayer, con la intervención de la Defensoría del Pueblo y la Personería de Argelia, los uniformados fueron liberados.“Se realizaron labores de mediación que permitieron el acercamiento entre los líderes de la comunidad de Argelia, las autoridades civiles y las Fuerzas Militares, a fin de superar la tensa situación suscitada por el incidente y la posterior retención de 90 uniformados junto con su material de guerra e intendencia, episodio que fue superado con la firma de un acta oficial suscrita entre los campesinos, el Alcalde de Argelia y un oficial del Ejército”, señaló el organismo. Entretanto, el cuerpo de Feiber Antonio Erazo, muerto tras recibir un disparo en su espalda por parte del Ejército, en medio de un operativo militar, permanecía en el hospital de Argelia. La Defensoría del Pueblo, que visitó la zona, solicitó que la investigación sea adelantada por la justicia ordinaria (la Fiscalía).El Ejército señaló en un comunicado que la víctima, un hombre de 26 años, se movilizaba en una motocicleta y desobedeció la orden de pare, en un retén, a las 6:30 a.m. del domingo pasado.“Los uniformados emplearon los protocolos establecidos para este tipo de situación. Sin embargo, ante la omisión del motociclista la tropa reaccionó contra el automotor. Como resultado de la acción fue herido el sujeto que conducía la motocicleta, quien posteriormente falleció, este individuo transportaba 25 libras de pasta base de coca”, se indicó en el comunicado.Y se agregó que en el sector donde ocurrieron los hechos “delinquen estructuras de grupos armados ilegales, así como delincuencia común, que han generado varios hechos de violencia en contra de la población civil y la Fuerza Pública”. La muerte del civil causó tensión entre la comunidad, pues varias personas coincidieron en que nunca existió una señalización clara por parte de los militares sobre el retén. Además, advierten que los disparos fueron hechos directamente y por la espalda contra Erazo, quien se encontraba desarmado.La situación desencadenó un movimiento de resistencia civil y los miembros del Batallón Benjamín Herrera Cortez fueron llevados por la comunidad a la cancha de fútbol.En medio de dos bandosEsta no es la primera vez que existe tensión entre la comunidad de El Plateado y las Fuerzas Militares. A finales de 2013, la misma comunidad le pidió al Alcalde Elio Gentil Adrada que buscara la forma de retirar a los uniformados de la zona, pues las confrontaciones armadas se habían incrementado en la medida en que la misma guerrilla atacaba los nuevos puestos de Policía y Ejército, ubicados en el casco urbano del corregimiento.“Lo que pasa es que uno no puede hablar mucho porque ahí mismo lo tildan de un bando o del otro, pero aunque se mantiene por momentos la seguridad, la verdad es que los ataques aumentaron desde que llegaron la Policía y el Ejército y cuando se presentaban esas explosiones y disparos, los que perdíamos eramos nosotros, que no teníamos nada que ver“, señaló uno de los habitantes que pidió omitir su nombre por seguridad.Y es que a pesar de las denominadas treguas de las Farc, la comunidad se queja que todavía se oyen algunos combates en zonas rurales alejadas del casco urbano. Además, el problema del narcotráfico sigue siendo otra de las amenazas para la seguridad de la población civil.“Este es un pueblo abandonado, en donde hay poca inversión y oportunidades de negocios, por eso nadie puede desconocer que aunque no son todos, una parte de la población se dedica a la coca, pues sino de que más viven“, agregó la fuente.Asimismo, a mediados de 2014 un ciudadano ganó una tutela para que retiraran la estación de Policía, argumentando un alto riesgo para su vida, pues cada vez que la guerrilla atacaba con ‘tatucos’, estos impactaban en su casa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad