“Cali no ha tomado en serio la seguridad”

“Cali no ha tomado en serio la seguridad”

Junio 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Cali no ha tomado en serio la seguridad”

Francisco José Lloreda, alto consejero para la Seguridad Ciudadana de Colombia, fue ratificado por el presidente Juan Manuel Santos.

El alto consejero para la Seguridad Ciudadana, Francisco José Lloreda Mera, habla sobre la estrategia para que retorne la tranquilidad a la ciudad.

A partir del martes y por espacio de tres días, el alto consejero presidencial para la Seguridad Ciudadana, Francisco José Lloreda Mera, y el director de la Policía, general Óscar Naranjo, estarán en Cali por instrucción del presidente Juan Manuel Santos, para ponerse al frente de los problemas de violencia e inseguridad de la ciudad.En los primeros cinco meses de este año, las cifras de homicidios ascienden a 750, esto sumado a una serie de robos, especialmente asaltos callejeros en los que, a mano armada, roban celulares, tienen a los caleños atemorizados. “Regresamos a Cali para introducir unas medidas de choque que nos permitan romper la tendencia delictiva y para concretar el borrador final de un gran acuerdo por la seguridad y la convivencia ciudadana”, señaló Lloreda Mera.El País habló con el Alto Consejero sobre la situación de seguridad en la ciudad, su próxima presencia en compañía del general Naranjo, y sobre la estrategia del Gobierno Nacional para contribuir a que retorne la tranquilidad a la ciudad.¿Cuál es su diagnóstico de lo que está pasando en la ciudad?Un incremento en ciertos delitos que unido a un temor colectivo creciente crea un espiral de miedo y mayor delito, que se retroalimenta, y que se debe romper.¿La situación de inseguridad es tan crítica o hay problema de percepción?Los homicidios y hurtos han aumentado y se han presentado hechos delicados. Pero no necesariamente concuerdan con la altísima percepción de inseguridad.¿Cómo explicar entonces la alta percepción de inseguridad?Además de la criminalidad en sectores populares, a la que la ciudad tristemente se ha acostumbrado, su expresión en zonas de opinión, acrecienta la percepción.¿Es exagerada entonces esa percepción?El miedo es un asunto muy personal y han habido hechos graves y dolorosos en lo corrido del año, que con razón tienen preocupada a la gente, y así lo expresan. Hay la sensación de que Cali no ha tenido una estrategia de seguridad clara.Cada alcalde en su sabiduría ha definido políticas de seguridad. Cosa diferente es si esas políticas han sido bien diseñadas e implementadas, y si han sido efectivas.¿Cree que haya fallas en el manejo de la seguridad en Cali?El manejo de la seguridad en Cali no ha sido un asunto fácil. Por eso prefiero no calificar. Los hechos delictivos nos indican, sin embargo, que debemos mejorar.Cisalva dice que se hicieron ocho planes sectoriales de seguridad y nada…Los conozco y creo que fue un esfuerzo importante. No entiendo bien por qué su implementación se ha dificultado. Le hemos sugerido a la alcaldía retomarlos.¿En la ciudad los planes terminan engavetados?Peor que engavetarlos es no perseverar en ellos cuando son efectivos. Cali ha estudiado bien su violencia, pero improvisa mucho y salta de una política a otra.¿Para qué es la visita suya y del Director de la Policía?Para introducir unas medidas de choque que nos permitan romper la tendencia delictiva y para concretar el borrador final de un gran acuerdo por la seguridad.Siempre que se dispara el crimen hay medidas choque. ¿Y las de fondo?No son incompatibles. Las primeras buscan estabilizar al paciente, las segundas tratar la enfermedad. Son medidas complementarias de corto y mediano alcance.¿Qué pretende ese acuerdo de seguridad y convivencia ciudadana?El Gobierno Nacional definió una Política de Seguridad y Convivencia que busca articular esfuerzos del gobierno nacional y el local con un mismo fin: seguridad.¿En qué consiste?Identificar, alrededor de cinco ejes estratégicos, (en prevención, policía, justicia, cultura ciudadana, y rol ciudadano), qué hacer, quién lo hace, cuando y con qué.¿En qué va el acuerdo?En la última fase. Funcionarios de la Alta Consejería se han reunido en múltiples ocasiones con actores claves de la ciudad. Están de nuevo en Cali, trabajando.¿Cuándo estará listo?El borrador del acuerdo debe quedar listo esta semana. Dependerá, en parte, del nivel de corresponsabilidad entre la nación y el municipio. Pero soy optimista.¿El Gobierno Nacional sí está comprometido?A fondo. En el último mes han estado en Cali, además del suscrito, el Ministro del Interior, el de Defensa, y el Presidente. Y esta semana, estaremos de nuevo en Cali.¿Cree que la seguridad es un problema especialmente de Policía?No es sólo de policía pero sin una policía efectiva es imposible tener seguridad.¿Cali necesita más policías?Sin duda. Pero igual o más importante que el incremento de efectivos es saber qué rol cumplirá cada uno. Si eso no se tiene claro el impacto no será el esperado.¿Qué harán los 700 policías que llegan?Debemos distinguir el rol de los que participan del plan de choque -incluso en su etapa de sostenibilidad- y los que permanecerán bajo el acuerdo de seguridad.¿Qué harán los que permanezcan?La lógica indica que se requiere mejorar investigación e inteligencia y una mayor focalización de la acción policial. Se afinará cuando culmine el plan de choque.Una encuesta indica que el 83% de los caleños quiere militarizar a Cali...Cuando ha sido necesario acudir a las Fuerzas Militares se ha hecho. El resultado de la encuesta es producto del desasosiego, del clamor de la gente por seguridad.¿Qué pasó con el Centro Integrado de Intervención en Aguablanca?Esa pregunta debe hacérsela a actores en Cali. El Presidente Santos lo propuso y no tardaron en encontrarle peros. Ojalá se reconsidere pues es un buen modelo.¿Los $18.000 millones anunciados para la Policía son suficientes?No. Por dos razones. Lo primero, porque Cali trae un rezago de muchos años en dichos aportes, y segundo, porque llegarán más policías y requerirán movilidad.¿Qué hacer entonces?Diré algo con dolor caleño y ánimo constructivo: Cali no ha tomado en serio la seguridad. No de ahora, de tiempo atrás; no sólo los gobiernos, toda la sociedad.¿Por qué toda la sociedad?¿No sera qué podemos hacer más por la seguridad y en contra de la cultura de la ilegalidad, o para superar deficiencias estructurales y lograr mayor tolerancia? ¿Incluye a la actual administración?Para los caleños no ha sido fácil entender que se destinen importantes recursos a otros fines, no a seguridad. Celebro que el Alcalde haya dicho que será prioridad.Se ha mostrado el plan cuadrantes como la panacea. ¿Es suficiente?Es un instrumento muy importante, de carácter disuasivo, de control y reacción contra el crimen. Debe complementarse con estrategias especiales y focalizadas.Usted dijo que el monopolio de las armas lo debe tener el Estado…Es la situación ideal. En esa dirección debemos avanzar como sociedad civilizada. Empezar por revisar requisitos, procedimientos y deberes, para porte de armas.El Alcalde ha pedido suspender por un tiempo los permisos, y nada…No es un tema fácil pues despierta opiniones encontradas. Pero merece análisis. Me temo, sin embargo, que el escenario propicio para ello será el nivel nacional.¿Qué es lo más importante de la Ley de Seguridad recién aprobada?Le da más dientes a las autoridades. Incluye aspectos importantes como poder hacer allanamientos las 24 horas y probar la flagrancia con imágenes de video. ¿De qué sirve si como dice la Policía el 70% de los detenidos salen libres?Es imperativo fortalecer la justicia, pero igual o más importante es armonizar sus acciones. La policía le echa la culpa a los fiscales y estos a los jueces, y al revés. Pero faltan fiscales, jueces, y la falta del Palacio de Justicia agrava la cosa…Es cierto, como también faltan policías. Lo importante es precisar donde están los cuellos de botella y destaparlos pensando en su impacto en la criminalidad.¿Es optimista frente al futuro de la seguridad en Cali?Sí. El futuro no existe, se construye. ¿Le vamos a dejar la ciudad a los criminales?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad