Cada mes asesinaron a 17 menores en Cali en el 2014

Cada mes asesinaron a 17 menores en Cali en el 2014

Enero 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cada mes asesinaron a 17 menores en Cali en el 2014

Medicina Legal determinó que los adolescentes habían recibido disparos y tenían signos de tortura. Se investigan las causas y los responsables del crimen.

Es la ciudad con mayores índices de violencia contra menores del país. El último caso tiene que ver con el hallazgo de los cuerpos de dos adolescentes con signos de tortura.

A pesar de la disminución de los homicidios en toda la ciudad registrada por las autoridades en 2014, Cali sigue siendo la ciudad con mayor número de menores asesinados en todo el país. Lea también: Cali terminó el 2014 con 23 % menos en homicidios.Los últimos casos -que se suman a los más de doce homicidios de menores registrados por la Policía en los últimos 30 días- tienen que ver con el hallazgo de los cuerpos de dos adolescentes de 14 y 16 años en un sembrado de caña en el kilómetro dos de la vía Cali - Navarro.Según informó el subcomandante de la Policía de Cali, coronel Wilson Vergara, los cuerpos fueron hallados el pasado miércoles luego de que los familiares de los menores los reportaran como perdidos el lunes festivo. De acuerdo con el oficial, la Policía se encuentra investigando las causa del crimen, pues ambos menores, residentes del barrio Ciudad Córdoba, eran estudiantes de séptimo y octavo de bachillerato, y al parecer no tenían ninguna relación con grupos delincuenciales o pandillas. Según Medicina Legal, los cuerpos presentaban heridas de arma de fuego y signos de tortura.¿Qué pasa con los menores?Las estadísticas del Observatorio Social de la Alcaldía muestran que durante el 2014 se presentaron en Cali 207 homicidios de menores de edad. La cifra implica que, en promedio, durante cada mes del año pasado 17 niños o adolescentes fueron asesinados en la ciudad. A pesar de que tal promedio significa una reducción del total de menores asesinados en Cali respecto al 2013, cuando se contaron 250 casos, sigue siendo el más alto de todas las ciudades colombianas.En Medellín, por ejemplo, de acuerdo con las estadísticas del programa Medellín Cómo Vamos, fueron asesinados el año pasado 77 menores de edad, es decir, un promedio de 6 cada mes. Para el personero de Cali, Andrés Santamaría, la alta cifra de homicidios de menores es una consecuencia de la conjugación de varias circunstancias sociales, entre ellas, la falta de oportunidades para los adolescentes y la creciente violencia entre pandillas. “La mayor parte de los homicidios de menores de edad ocurren en las comunas 6, 13, 14, 15, 16 20 y 21, que son las mismas comunas con mayores problemas de pandillas y con mayores índices de pobreza”, afirma Santamaría. El funcionario, además, agrega que las medidas que ha tomado la Alcaldía para la disminución de este tipo de asesinatos, tales como el Plan Desarme y el toque de queda para menores, a pesar de que han dado resultados positivos no son suficientes. El analista Jesús Darío González, coordinador del Observatorio de la Arquidiócesis, coincide con Santamaría en afirmar que una de las principales causas de los homicidios de menores en la ciudad son las estructuras criminales que captan a los adolescentes. “En zonas del oriente y del oeste de la ciudad, hay muchos jóvenes en condiciones de marginalidad, que no tienen oportunidades educativas, ni laborales, ni culturales, ni de ningún tipo. De modo que se vuelven presa fácil de los grupos criminales o en últimas ellos mismos forman pandillas”, afirma González. De acuerdo con los registros de la Alcaldía, aunque durante el 2014 hubo una disminución del 23 % de los homicidios en la ciudad, el porcentaje de asesinatos cometidos por pandillas se mantuvo igual al del 2013. “En Cali se requiere modificar las políticas para controlar este fenómeno de la violencia juvenil que causa tantas muertes. Más allá de pensar en medidas puntuales como el toque de queda, es necesario que se dispongan iniciativas que permitan la inclusión social de los adolescentes. Parece que desde la administración no se comprende la problemática juvenil”, concluye González.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad