Así va la investigación por asesinato en centro comercial del sur de Cali

Así va la investigación por asesinato en centro comercial del sur de Cali

Septiembre 30, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Un comerciante de carros y un vigilante fueron asesinados. Investigan otros casos que se presentaron en las últimas horas.

A vendettas relacionadas con el crimen organizado atribuyen las autoridades una serie de homicidios ocurridos en Cali. El último caso se presentó en el centro comercial San Andresito del Sur. Lea también: Hombre asesinado en centro comercial de Cali era vendedor de carros

En este lugar, un sicario irrumpió y asesinó al  comerciante Leonardo Rivera Vera, de 33 años, oriundo de Santander de Quilichao y quien era vendedor de  carros.

En la huida, el sicario disparó contra  el guarda Edward Andrés Montero, quien falleció en la Clínica Amiga.

De acuerdo con el coronel Henry Jiménez, comandante del Distrito Tres de la Policía de Cali, la víctima llevaba cerca de una hora en un local de llamadas  “cuando llegó un sujeto (a las 7:20 p.m.)  y le disparó por la espalda. Salió huyendo y le disparó a un guarda (de seguridad), quien posteriormente falleció por la gravedad de la herida”.

 Rivera Vera, según información de la Policía, recibió cuatro impactos de bala, la mayoría en la cabeza. El vigilante presentó un disparo en el tórax.

“Luego de la inspección al cadáver, una persona del lugar manifiesta que la víctima tenía un vehículo, el cual fue ubicado metros más adelante del centro comercial (bahía contigua a San Andresito del Sur)”, afirmó el coronel Jiménez.

Investigadores de la Sijín que atendieron el caso afirmaron que el vehículo era una camioneta Mazda BT-50, color gris y placas de Bogotá. El automotor quedó a disposición del Tránsito.

 “El vehículo tenía blindaje tipo 2 y en este se encontraron documentos que permitieron confirmar la identidad de la víctima. Debemos decir que el vehículo tenía todo en regla”, acotó el oficial, quien explicó que las investigaciones continúan.

En un video grabado por una de las cámaras de seguridad del centro comercial, que está circulando por redes sociales, se observa cuando un hombre de chaqueta negra y jean intercepta a Leonardo Rivera para dispararle. Las autoridades analizan otros videos.

Rivera Mera ya había sido víctima de un atentado en el 2011. Además, según el comandante de la Policía, general Nelson Ramírez, le reporta un  antecedente por porte ilegal de armas.

 “De los Rivera Mera, que eran cinco hermanos de Santander de Quilichao, a los que apodaban ‘Los Pistones’, solo queda uno, los otros han sido asesinados”, reveló uno de los investigadores.

Uno de estos crímenes se presentó en mayo del 2015 en un local de la Autopista Sur Oriental.

En esa ocasión murieron  Eider Muñoz Molina, de 41 años, dedicado a la compraventa de vehículos;  Luis Fernando Valencia Forero, de 35 años y rentista de capital, y  Giovani Rivera Vera.

La Policía reveló en ese momento que el atentado se debió a una pelea entre miembros de las organizaciones que heredaron el poder de ‘Los Rastrojos’ en la ciudad. Entre las víctimas presuntamente se encontraban integrantes de la organización de alias Fresa (hoy detenido), indicaron los investigadores.

Precisamente, esa es la hipótesis que investigan las autoridades frente a este nuevo homicidio.

En la ciudad se han presentado otros dos casos que las autoridades relacionan con posibles venganzas o ajustes de cuentas. El miércoles pasado también fue asesinado por un sicario el  comerciante antioqueño   César Salazar Giraldo, que acababa de llegar a la ciudad. El crimen ocurrió en la Avenida 3N con Calle 51, en el norte de Cali.

Hasta el momento  no se tienen datos de los móviles de este crimen, excepto que se trató de un sicariato.

Una semana antes, se presentó el asesinato del holandés Johnson Micah Johah, en el norte de la ciudad.

 En este caso la Policía aseguró que se trató de una vendetta del narcotráfico. Este hombre, que tenía antecedentes en su país por homicidio, secuestro y violación, estaría relacionado con una banda al servicio del Cartel de Sinaloa.

“Se encontraba con otros dos holandeses, que ya partieron hacia El Salvador. Tenemos información que se trata de una estructura trasnacional de  tráfico de drogas”, dijo el investigador.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad