Así se mueve el millonario negocio de la extorsión en la Galería Santa Elena

Así se mueve el millonario negocio de la extorsión en la Galería Santa Elena

Septiembre 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Las extorsiones en esa plaza generan más de $400 millones semanales a los delincuentes.

El sicario, alias Enano, llegó hasta una pequeña tienda en la Carrera 29 A con Calle 19, zona posterior de la Galería de Santa Elena, y asesinó a cuatro personas. Ocurrió la mañana del pasado domingo. Eran las 6:35 a.m. 

El crimen tuvo  lugar ese día, sin embargo, se vino fraguando, al menos, un año antes.

Las víctimas fueron identificadas por la Fiscalía como Alfonso Realpe Cerón, detenido meses antes por hurto; Gustavo Adolfo Cano Bedoya, buscado por homicidio, y Víctor Manuel Meza Cabezas, detenido anteriormente por porte ilegal de armas. El cuarto hombre era un vendedor de frutas que por azar, destino, por una providencia siniestra, cruzaba la calle cuando el homicida disparó el arma. 

Se trata, dicen los investigadores, de una rencilla entre bandas delincuenciales ensañadas en la Galería de Santa Elena.  ¿Cómo empezó una disputa que por ahora deja cuatro muertos y parece ser el campanazo inicial de una pequeña guerra en el interior de esa plaza de mercado?

En marzo del año pasado la Policía capturó a 18 personas investigadas por hacer parte de una red dedicada a la microextorsión en la galería de Santa Elena. La banda era dirigida por un hombre apodado El Trompón y era, efectivamente, el principal grupo responsable de extorsionar a los comerciantes bajo el pretexto de prestar una supuesta ‘seguridad’ en toda la plaza y bajo la amenaza de asesinar a quien no “entregara la cuota”. 

La desaparición de esa banda significó, según lo dijeron varios comerciantes, la desaparición momentánea de la extorsión. Momentánea, sí, porque meses después aparecieron otros grupos. Entre junio y septiembre del año pasado, según afirma un hombre que conoce desde adentro el funcionamiento de las estructuras delincuenciales de la galería, se fueron esparciendo rumores del rearme de al menos tres grupos cuyo objetivo era apoderarse del ‘negocio’ de la extorsión en la Galería.

Los rumores, dijo la fuente, eran que los grupos se hacían llamar ‘los Gomelos’, ‘los Chachos’ y ‘los Galácticos’ y que, además de exigir cuotas diarias y semanales a quienes comercian en los alrededores de la plaza, empezarían a hacerlo en el interior de la galería, cosa que no hacía la banda de ‘el Trompón’. 

Aquellos rumores, continúa la fuente, se empezaron a cumplir algunos meses después de la captura de la banda de ‘el Trompón’. El 15 de julio de 2015 fue asesinado Arcesio Arango, un comerciante de cebollas que vivía en Palmira y era un distribuidor mayorista en la plaza. Familiares de Arcesio denunciaron en medios de comunicación que el asesinato había sido llevado a cabo por su negativa a pagar a los nuevos extorsionistas que habían surgido luego de la caída de la organización de ‘el Trompón’. El crimen aún no ha sido esclarecido, dice la Fiscalía, y las hipótesis que se manejan son varias, entre ellas, que el homicidio pudo haber sido ordenado por un hombre que tenía una deuda de dinero con Arcesio. 

Sin embargo, sostiene la fuente del interior de la plaza de mercado, “en la galería todo el mundo sabe que fue por eso, por no pagar.  Ese fue el primer asesinato de esta nueva guerra”.  

No hay cifras exactas. Las oficiales dicen que en el interior de la galería de Santa Elena hay alrededor de 570 comerciantes que tienen un lugar para sus actividades y  por el cual pagan una especie de arriendo al Municipio. 

En los alrededores, por otro lado, se calcula que habría unos 1500 vendedores informales que llegan con una carreta o una mesa y ponen a la venta papas, yucas, naranjas, sandías, bananos, fríjoles, cilantro, plátano, camisas usadas, camisas nuevas, audífonos, baterías de celulares, celulares, ollas, relojes, zapatos..., - la lista puede ser interminable -.  Estos no pagan ningún tipo de impuesto. 

No obstante todos, los del interior de la galería como los de sus alrededores, pagan microextorsión. Todos ellos y otros más: los que venden tinto en pequeños carros, las señoras de las arepas, el anciano de los chicles, el conductor del camión que trae los alimentos. Todos. 

Según los informes de la Policía, la banda de ‘el Trompón’ hacía exigencias que iban desde los $50.000 a los $150.000 semanales a los vendedores de la plaza; $25.000 a los conductores de los vehículos y alrededor de $10.000 a los vendedores ambulantes con pequeños puestos de tintos, cigarrillos o chicles. 

Lo dice la Policía y lo corroboran los cálculos: la extorsión en la galería de Santa Elena puede generar ganancias semanales superiores a los $400 millones. Era apenas previsible, dice un investigador de la Sijín de la Policía, que luego de la caída de la banda de ‘el Trompón’ alguien más decidiera apropiarse del negocio. Lo que no era previsible era el conflicto que se desataría entre quienes ahora intentan dominar todas las extorsiones en la plaza.

[[nid:577606;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/09/santa-elena-intervencion.jpg;full;{Basuras, escombros y abandono son parte de la problemática que tiene la principal plaza de mercado de la ciudad en decadencia. Foto: Jorge Orozco | El País}]]

“Con ‘el Trompón’ se sabía que él era el único que extorsionaba, entonces mientras se pagara todo estaba bien. Ahora hay varias bandas que se están peleando entre ellas para dominar toda la plaza”, dice un comerciante de Santa Elena que prefiere que su nombre sea omitido.

La galería misma está dividida en zonas dominadas por determinados grupos delincuenciales. La parte conocida como ‘el Planchón’ -  una plancha de concreto que va desde la Carrera 29 hasta la 32 a un lado de la Calle 26 -  es terreno de ‘los Paisas, usado para la venta de droga y el tráfico de armas. 

Sobre la Carrera 29 con Calle 19 están ‘los Primos’, una organización desarticulada en noviembre de 2014, pero que se rearmó meses después de las operaciones policiales y que controla la venta de drogas en esa zona de la plaza de mercado. 

Como lo sostiene el comandante del Gaula de la Policía, coronel Édison Mosquera, la principal hipótesis que maneja la Policía sobre la masacre del pasado domingo es que es el resultado del enfrentamiento entre bandas de extorsionistas. Como lo sostiene el hombre que conoce las estructuras delincuenciales de la galería, tanto ‘los Primos’ como ‘los Paisas’ se respetan sus zonas de venta de droga.

Los grupos que ejercen la extorsión – ‘los Chachos’, ‘los Galácticos’ y ‘los Gomelos’ -, no. Tres de las cuatro víctimas de la masacre del pasado domingo, dijo la Policía, eran integrantes de la banda ‘los Gomelos’. “Aquí en la galería se espera que en cualquier momento esa gente tome venganza”, dice la fuente.

No para la venta de droga en la plaza

La venta de basuco, marihuana, cocaína, heroína e incluso drogas sintéticas sigue en aumento en la que es la principal plaza de mercado de la ciudad. 

De acuerdo con fuentes de la Galería, a pesar de los operativos de la Policía y la desarticulación de varias bandas, los puntos de venta pronto son sustituidos por otros vendedores. 

“El problema es que la Policía solo captura a los expendedores cuando esta sabe que para dar un golpe de verdad, tiene que ir es por los jefes”, dice un comerciante de la galería.

Además de la droga, Santa Elena también se ha convertido en un lugar de venta y tráfico de armas. 

“Allí se puede conseguir una pistola, un fusil e incluso una granada. Se pueden comprar o se pueden alquilar”, sostiene una fuente que hizo parte de una organización criminal del oriente de la ciudad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad