Así funciona el mercado de las nuevas drogas que amenazan a los jóvenes de Cali

Así funciona el mercado de las nuevas drogas que amenazan a los jóvenes de Cali

Noviembre 26, 2017 - 07:40 a.m. Por:
Redacción de El País 
Forma de vender LSD

El LSD se vende en retablos. Varios traen figuras animadas.

Fotos: especial para El País

A mediados de este año murió en Cali un joven de 16 años luego de estar ocho horas en la unidad de cuidados intensivos de una clínica por registrar complicaciones de salud, luego de consumir LSD, una droga sintética que venden en retablos de cartón similares a las piezas de un rompecabezas y que se ponen en la lengua o el ojo.

El caso, que no salió a la luz pública y solo se quedó en los registros oficiales, pudo ser confirmado por este diario a través de una fuente cercana al hecho, quien reveló que el joven fue llevado al centro médico por los compañeros del colegio con los que habría consumido la sustancia en una fiesta en el barrio Ciudad 2000.

Lea también: 'Nbome', la nueva droga que tiene en alerta a las autoridades en Cali

Al centro asistencial el chico llegó con náuseas, poca coordinación de movimientos, vómito, fiebre y sudoración excesiva. Aunque los médicos le brindaron todas las atenciones, un paro cardiorrespiratorio apagó su vida.

El estudiante, sin saberlo, probó la segunda droga más consumida por jóvenes en el país, después de la marihuana, según el más reciente estudio del Ministerio de Justicia.

Sin embargo, detrás de esta muerte también hay otra ocurrida el año pasado en la capital del Valle: otro joven tuvo alucinaciones luego de mezclar LSD, cocaína y marihuana. Creyó poder volar y saltó de un cuarto piso en un conjunto residencial.

Pasta América de Cali

Esta es la pastilla de supuesto éxtasis que estuvo circulando en Cali con el logo del América. Al analizar una muestra en laboratorio, la Policía determinó que no era pura sino que contenía metanfetamina, cocaína y cafeína. 

Foto: especial para El País

28
nuevas sustancias ha detectado el Observatorio de Drogas del Ministerio de Justicia desde 2007.

Aunque la Secretaría de Salud de Cali está adelantando trabajos de pedagogía sobre los riesgos de consumir drogas sintéticas como el LSD, el éxtasis (pastillas) y el 2CB o Tucibí (cocaína rosada), lo cierto es que muchos jóvenes buscan consumir estas drogas en fiestas de música electrónica que se hacen en sectores como Ciudad Jardín, La María y Rozo (ver mapa anexo), dicen las autoridades.

Muestra de ello es que mensualmente la red de salud está atendiendo en Cali al menos cinco casos de pacientes con algún tipo de intoxicación por consumo de drogas sintéticas, tras fiestas de este tipo.

*Juliana, una joven del sector de Valle del Lili, sur de Cali, durante varios años aspiró 2CB, la cocaína rosada que hoy en día se consigue también en color azul y amarillo.

“Una vez metí más de la cuenta y me empecé a sentir muy mal. Estaba en una rumbita y de un momento a otro veía que la gente me hablaba y yo era como si no los escuchara, sentía ganas de vomitar, estaba muy ‘rayada’ (trabada). Cuando pisaba al caminar no sentía, era como si estuviera volando, estaba mareada. Me fui para el baño y vomité, vomité muchas veces mientras veía que las paredes se me venían encima. Luego volví a la mesa de la discoteca y me tomé una soda, en dos horas ya estaba bien”.

Le puede interesar: Alertan de la aparición de 20 nuevas drogas en Colombia.

Una experiencia más alucinante vivió *Juan al consumir LSD, cuya presentación viene con estampados (ver imagen con la figura de Homero Simpson).

Durante una fiesta en el sur de la ciudad consumió la sustancia, el joven abandonó el lugar en medio de un trance marcado por ansiedad, paranoia y delirios. “Solo recuerdo que estaba muy metido en la rumba y empecé a ver sombras raras en el lugar donde se estaba haciendo la fiesta, por eso decidí salir y me senté en la banca de un parque y veía sombras que caminaban, eso fue horrible”, relata.

Diana Pava Garzón, médica toxicóloga de la Universidad Nacional, afirma que los jóvenes están consumiendo las drogas por experimentar, asumiendo graves riesgos para su salud.

“Cada vez es más frecuente ver en los servicios de urgencias pacientes intoxicados que presentan movimientos anormales, episodios de alteración psicomotora, agresividad y en algunos casos auto lesiones”, cuenta la especialista.

Incluso, semanas atrás, unos muchachos en Pereira presentaron una serie de síntomas luego de una fiesta. Muchos atinaron a decir que eran los efectos de algo llamado dizque droga zombi.

Sin embargo, Jenny Fagua Duarte, de la Dirección de Política de Drogas del Ministerio de Justicia, dice que “el reporte de los asistentes a esa fiesta en Pereira es que mezclaron LSD y 2CB, generando unos efectos todavía más potentes y peligrosos”.

“El termino de zombi es más bien la especulación de alguien que le quiso dar ese nombre a una droga de la que no tenemos registro en el país”, explica la funcionaria del Ministerio.

Comunas con presencia de drogas sintéticas en Cali.
El negocio de las drogas sintéticas

Pero más allá de la experiencia anteriormente contada por los dos jóvenes en Cali, lo que pocos saben es el negocio que hay detrás de esas drogas sintéticas que consumieron y que se venden en la ciudad como pan caliente en fiestas de estrato medio- alto y grupos de WhatsApp.

Una fuente de la Unidad de Análisis de la Seccional de Inteligencia de la Policía en Cali, que estudia de cerca el fenómeno, dice que las bandas que trafican con sintéticas en la ciudad no tienen escrúpulos, solo les importa facturar.

“La verdad es que los consumidores de LSD y 2CB no saben que lo que en la mayoría de casos les están vendiendo son sustancias suplantadoras de las originales, con unos efectos más potentes, como el caso de otra droga sintética llamada Nbome, que la venden como si fuera LSD, sin saber que es más peligrosa y de esta manera logran engañar al consumidor”, explica el analista.

Para formarse una idea del riesgo al que se exponen los consumidores de estas sustancias en Cali, la fuente dice que el 90 % del LSD y 2CB que circula en discotecas, parques y universidades de la ciudad no corresponden a la fórmula original, es decir, la ‘receta’ ha sido modificada en laboratorios, lo que simplemente genera otras sustancias más peligrosas.

El investigador asegura que la venta de drogas sintéticas se masifica en presentaciones de música electrónica a cargo de DJ’S que vienen a la ciudad de otros países, como Holanda y Alemania. 

739
nuevas drogas detectó la ONU entre 2008 y 2016, distribuidas en más de 100 países de todas las regiones del mundo.

Aunque en muchos casos, la presencia de extranjeros es lo de menos y el nombre LSD se convierte en una marca para promocionar eventos locales. Así ocurrió esta semana, por ejemplo, cuando se promocionó a través de Facebook una fiesta para este sábado 25 noviembre en el norte de la capital del Valle con el nombre de la droga, donde se prometía la presentación de diez DJ’S de Cali y varios más de Tuluá y Armenia.

En este tipo de escenarios, los grupos de amigos compran hasta en $120.000 una ‘manilla’ de 2CB (bolsita de un gramo del polvo de colores). Un cuadro de ‘trip’ (cartón de LSD de 25 cuadritos como el de Homero Simpson) por $70.000. Y una pastilla de éxtasis entre $15.000 y $60.000.

Las ganancias de las bandas que se dedican a vender estas drogas, dicen autoridades, dejan ver entonces la rentabilidad del negocio: un grupo de estos, en promedio, mensualmente puede tener una utilidad de $150 millones.

“La producción química de la droga viene de otros países. Y en Cali lo que hemos encontrado, en algunos casos, es que comprimen las pastillas para mezclarle otras sustancias psicoactivas”, asegura.

Incluso, a las pastillas les ponen una especie de grabados con signos como los de Supermán, Love, Ferrari y hasta el escudo del América.

*Nombres cambiados por seguridad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad