Así es la ley que abre vía para refrendar los acuerdos de paz

Así es la ley que abre vía para refrendar los acuerdos de paz

Enero 10, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP
Así es la ley que abre vía para refrendar los acuerdos de paz

El Gobierno Nacional aspira a que los acuerdos pactados con las Farc en La Habana puedan ser refrendados en las elecciones de octubre próximo.

La Ley 1745, sancionada esta semana por el presidente Santos, permitiría que lo pactado con las Farc se avale en las elecciones de octubre. Análisis.

Esta semana se abrió la vía para refrendar este mismo año un eventual acuerdo para el fin del conflicto armado colombiano. Lea también: Entra en vigencia ley que rige referendos por la pazAsí lo consideran varios analistas que indican que con la sanción presidencial de la ley conocida como el referendo por la paz se proporcionó una herramienta que permite delimitar en el tiempo las conversaciones con la guerrilla.Se trata de la norma 1745, firmada el martes por el presidente Juan Manuel Santos, que indica que los referendos constitucionales para que la ciudadanía se pronuncie sobre un pacto de pacificación del país podrán coincidir con actos electorales, sin mencionar fechas.Como se sabe, las próximas elecciones programadas en el país se llevarán a cabo el 25 de octubre, cuando se eligirán alcaldes, gobernadores, concejales y diputados.Según se ha anticipado, el Gobierno Nacional aspira a refrendar en esa misma fecha los acuerdos logrados con las Farc en La Habana, por lo que el presidente Santos entregó esta semana un mensaje de urgencia sobre el avance de los mismos. Según varios especialistas, la refrendación de un eventual acuerdo con esa guerrilla, con la cual ya se lograron pactos parciales en tres de los seis temas establecidos en la agenda de negociaciones, sí se podría llevar a cabo en esa fecha.“Con esta ley se introduce puntualmente la posibilidad de ponerle a la negociación un punto final en el tiempo, un plazo”, dijo Angelika Rettberg, politóloga de la Universidad de Los Andes.Autora de un libro sobre el posconflicto y la reconciliación en Colombia, Rettberg considera que la norma le da “un empuje necesario a este proceso”, que busca poner fin a un conflicto que ha dejado 220.000 muertos y 5,3 millones de desplazados, según cifras oficiales.“La opinión pública, que es muy escéptica frente a la posibilidad de lograr acuerdos y una desmovilización efectiva de las Farc, obtiene con esto un horizonte de tiempo más concreto”, agregó Rettberg.Para ella, la estrategia de hacer coincidir los referendos con otros actos electorales también tiene el objetivo de “generar participación” en un país donde la abstención llega hasta el 60 % de los habilitados a votar.“El Congreso y el Gobierno están enviando un mensaje a las Farc de que en octubre se puede poner a consideración de los ciudadanos los acuerdos”, dijo Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), de la Universidad Javeriana. Manzana de la discordia La refrendación del acuerdo definitivo con esta guerrilla ha sido una manzana de la discordia en la mesa de negociación instalada en La Habana. Mientras el Gobierno aboga para que los colombianos validen o rechacen en las urnas el resultado de las negociaciones, la guerrilla pide la realización una asamblea constituyente, a lo que las autoridades se han opuesto en reiteradas oportunidades.Como se recordará, en agosto de 2013, al cumplirse casi un año de las conversaciones, las Farc anunciaron “una pausa” en los diálogos después de que Santos esbozara la propuesta de la Ley 1745 ante el Congreso colombiano. La guerrilla la rechazó por “la unilateralidad que suponía, en el sentido de que esta ley fue tramitada sin ningún tipo de participación del grupo insurgente”, indicó Restrepo, pero al poco tiempo volvió a la mesa.“Estamos tan cerca de una firma definitiva de la terminación del conflicto, que veo muy difícil que las Farc continúen rechazando esta herramienta de participación popular”, añadió.Tras tres intentos fallidos de sellar la paz con ese grupo subversivo en el pasado, el proceso de La Habana es el que más ha avanzado, por los consensos ya alcanzados en desarrollo rural, participación política y solución al problema de las drogas ilícitas. Aún falta acordar el punto de víctimas -en discusión actualmente-, el abandono de las armas y el mecanismo de refrendación de lo negociado.ju En varias oportunidades, el presidente Santos se ha referido al 2015 como “el año de la paz”, ya que también lleva adelante conversaciones exploratorias para definir una agenda de negociación con el Ejército de Liberación Nacional, que igualmente ha contribuido a agudizar el conflicto colombiano, que lleva más de cinco décadas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad