Así delinquían Los Vaqueros, la banda de Cali en la que estaban abogados y policías

Escuchar este artículo

Así delinquían Los Vaqueros, la banda de Cali en la que estaban abogados y policías

Mayo 17, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Los vakeros

La organización, en la que participaban abogados y policías, tenía en Cauca un cultivo de marihuana para abastecer el microtráfico en comunas del Oriente.

Especial para El País

La banda ‘Los Vaqueros’, desarticulada esta semana en Cali, era una organización robusta de sicariato, si se tiene en cuenta que su líder, alias Lucho (56 años), era un abogado penalista que, entre sus clientes, habría tenido a alias Dimax (capturado), viejo cabecilla de los antiguos ‘R15’, como también a ‘Mormón’ (detenido), jefe de una oficina de sicarios en Terrón Colorado, ladera de la ciudad.

A lo anterior también se le debe añadir que la banda tenía su propio armerillo ilegal para elaborar armas hechizas; contaba con coordinadores de homicidios, de estupefacientes y de armas, sumado al grupo de sicarios que tenían para cometer los crímenes.

Por el asesinato cometido, alias Chinga Sebas, ‘Menor’, ‘Loro’, ‘Chavito’, ‘Cosmético’ y ‘Marlon’ podían recibir de pago entre $2 millones y $3 millones. Cada pistolero se encargaba de conseguir la motocicleta y el conductor de la misma, según autoridades.

Un investigador de la Sijín de la Policía de Cali, que por ocho meses le siguió la pista a la banda, dice que entre las 17 personas capturadas hay dos abogados más cuyos primeros nombres son Emilio, de 43 años, y Jeisson, de 39 años.

Uno de ellos es señalado de transportar desde el Cauca hasta Cali la marihuana con la que la organización ilegal armaba las dosis para vender en las comunas 13, 14 y 15, oriente de la capital del Valle.

Esta persona movía la droga simulando ser marihuana para fines medicinales. Sin embargo, la Sijín logró confirmar con diferentes autoridades que la supuesta marca no existía y no estaba registrada entre las autorizadas en el país para esos fines.

Lea también: El complejo entramado detrás del sicariato en Cali

También, como parte de la red, estaba otro penalista sindicado de ordenar atentar contra un comerciante de maquinaria pesada en octubre del año pasado en el norte de Cali, acción de la que el ciudadano salió herido en medio de un fallido atentado sicarial. Los hechos ocurrieron en el barrio Los Alamos, cerca a la Calle 55N con Avenida 2FN.

“Al tercer abogado lo vinculamos porque, en las interceptaciones a catorce líneas telefónicas de la banda, nosotros identificamos que esta persona había mandado a matar a un comerciante para no pagarle un dinero que se le había gastado y que era producto de las ganancias de una venta que llegaban a los $800 millones”, agrega la fuente.

En conclusión, dice, el abogado se gastó un dinero y no le rindió cuentas claras al comerciante. “Él habló con ‘Lucho’ y este coordinó todo lo del atentado. El comerciante no fue asesinado y resultó levemente herido porque al sicario se le ‘trabó’ la pistola al momento de disparar”, cuenta el investigador de la Policía Metropolitana de Cali.

‘Los Vaqueros’, la novena organización de sicariato y microtráfico que en el último año la Policía de Cali ha desmantelado, tenía en Corinto, Cauca, su propio cultivo de marihuana para abastecer el microtráfico en barrios del Oriente, en especial en las comunas 13, 14 y 15, territorio donde ‘Los Vaqueros’ semanalmente vendían $4,5 millones en droga: casi $20 millones al mes.

Alias Lucho, quien es mayor de la Policía retirado, institución de la que habría salido por problemas de corrupción, no llegó a la jefatura de ‘Los Vaqueros’ por casualidad, añade el investigador de la Sijín. Fue después del asesinato de ‘Mi Niño’, que quedó como máximo cabecilla.

“Hace mes y medio, aproximadamente, ‘Mi Niño’ fue asesinado por una disputa con ‘Los Ermitaños’, otra banda que desarticulamos en febrero pasado y que se dedicaba también al homicidio y el microtráfico. En la reacción del cuadrante de la Estación de Policía Municipal fue capturado alias Sombra, a quien se le incautó una pistola Glock. A esta persona, según pudimos conocer, le pagaron $30 millones para asesinar a ‘Mi Niño’”, explica la fuente de la Policía de Cali.

Las interceptaciones de los celulares de la banda permitieron establecer que alias Lucho estaría sindicado de ser determinador del homicidio de la venezolana Yeselin Josefina Rangel, ocurrido el pasado 7 de marzo, a quien habrían asesinado para quedarse con un expendio de drogas en la Comuna 13 de Cali.

“En las comunicaciones, un policía, que fue capturado, sale implicado en la compra de munición a uno de la banda. Un segundo uniformado cayó por interceptaciones y videos de seguimiento, pues en una oportunidad capturó a un sicario de la banda, cuando este se robaba una moto y logró incautarle un revólver... pero lo llamaron (los de la banda) y le dieron $3 millones y el policía lo dejó ir. El arma incautada no apareció”, agregó otra fuente policial.

Entre los 22 hechos delictivos de los que se le responsabiliza a ‘Los Vaqueros’, y que están siendo expuestos en audiencias que se adelantan en el Palacio de Justicia, hay seis homicidios y once atentados sicariales evitados por las autoridades al identificar, por escuchas telefónicas, sitios y características de personas que iban a ser asesinadas en la capital del Valle.

Los homicidios, que habrían sido cometidos por sicarios de la organización, ocurrieron en 2018 el 4 de junio y 4 de julio en la Comuna 8, y el 15 de noviembre en la Comuna 2; mientras que los asesinatos de 2019 sucedieron el 9 de febrero en la Comuna 12; el 25 de febrero en la Comuna 16 y el 7 de marzo en la Comuna 13 (en este caso fue asesinada una mujer venezolana).

Hasta ayer continuaban las audiencias contra la banda. Un juez evaluaba las pruebas de la Fiscalía 96 contra el crimen organizado para determinar si enviaba o no a prisión a los detenidos.

Datos

El brazo armado de ‘Los Vaqueros’, según fuentes de la Sijín de la Policía, era coordinado por una mujer con el alias de Érika.

”Ella era contactada por alias Lucho para que se reuniera con las personas que iban a pagar el sicariato”, explica una fuente.

“Para hundir más a integrantes de ‘Los Ermitaños’, enemigos de ‘Los Vaqueros’, los abogados capturados les decían a sus clientes detenidos que se inventaran amenazas de muerte para no ir a la cárcel y lograr beneficios como la casa por cárcel”, añade el investigador.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad