Así fue como el Salsódromo le dijo al mundo: Ni Una Más y No al maltrato a la mujer - Feria de Cali 2018

El Salsódromo fue el vehículo para que Cali repudiara el maltrato contra la mujer

Diciembre 26, 2018 - 03:29 a.m. Por:
Redacción de El País
Salsódromo Cali 2018:  Ni Una Más

A ritmo de salsa y 'rebelión' los bailarines alzaron su voz contra la violencia de género. Con un montaje que les habló de equidad a caleños y a turistas en el Salsódromo, se dio inicio a la Feria de Cali 2018 en su 61 edición.

Reporteros gráficos de El País

"Y fue allí, se revelo el negro guapo, tomó venganza por su amor y aún se escucha en la verja, no le pegue a mi negra".

A ritmo de 'rebelión', de Joe rroyo, y 'Sobreviviré', de Celia Cruz, los bailarines caleños alzaron su voz contra la violencia de género.

Con un montaje artístico que dejó reflexión sobre la violencia contra la mujer, y donde también se habló de equidad, el Salsódromo dio inicio a la Feria de Cali 2018 en su 61 edición. 

Lea también: ¡Mujeres divinas!, así lucieron las caleñas en el Salsódromo de la Feria de Cali 2018

Coreando la famosa canción del Joe Arroyo, gritaron '¡Basta ya!'.  Una representación gigante de 'Rosie, the Riveter' o más conocida como  'La remachadora'  fue la encargada de decir "esta Feria es de ustedes, mujeres". El icono cultural de Estados Unidos que representa a las mujeres trabajadoras de fábricas de por allá en 1942, cuando se daba la  Segunda Guerra Mundial, llegó a Cali en modo salsa para exigir igualdad de derechos y oportunidades.

Con el distinguido traje de obreras y la cinta roja en la cabeza, las bailarinas alzaron el puño: "no le pegue a la negra". Así empezó el recorrido que a través de canciones históricas de salsa y simbolismo hizo eco del empoderamiento de la mujer.

El País en clave de mujer: el areito de Anacaona que inmortalizó Cheo Feliciano

En la historia postal de República Dominicana hay una emisión postal de Anacaona.

Especial para El País

"Anacaona oí tú voz, como lloró cuando gimió , Anacaona oí la voz de tu angustiado corazón , tu libertad nunca llegó".

Una de las letras que hizo famosa por allá en 1971 el famoso sonero 'Cheo' Feliciano, fue otra de las protagonistas de la banda sonora de la noche.

Indígenas, mulatas, mestizas, negras y blancas, entre otras, representaron la diversidad de la ciudad y se apropiaron de esos versos que 'Cheo' le dedicó a aquella cacica aborigen de la isla Bohío en el Caribe.

Elevaron pañuelos blancos mientras entre sonrisas le mostraban al público que entre hombres y mujeres se puede luchar por la misma causa.

La idea de dedicarle este Salsódromo a la no violencia contra la mujer se dio en el contexto de una problemática que golpea a Cali de forma preocupante.

Feria de Cali 2018 - Salsódromo

Las bailarinas usaron guantes con el mensaje 'Ni una más' con el que se taparon el ojo, rechazando todo tipo de violencia contra la mujer.

Valeria Martínez Lores / El País

“Para nosotros este Salsódromo, después de tantos años de estar aquí, creo que es una felicidad y más, contra el maltrato a la mujer. Creo que todos debemos respetarlas porque son lo más bonito de esta vida”
John Alexander Díaz
Director de la escuela Impacto Latino

Entre enero y noviembre de este año 30 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas en el departamento, de las cuales 20 eran de la ciudad de Cali. En la ciudad, con respecto al año anterior, el índice de feminicidios consumados aumentó un 35,7%.  Una cifra alarmante de un problema social que parece no mejorar.

Cinco meses de ensayos, de pensar cómo se iba a llevar el mensaje que según Virgelia Rosero, directora de la escuela Nueva Juventud tuvo un inmenso significado, fueron necesarios para concretar el Salsódromo 2018.

"Aquí le estamos dando la imagen a la mujer. Nos estamos dignificando, estamos dando a conocer que la mujer no solamente es una mujer de hogar sino que también hacemos otras cosas”, afirmó.

Además explicó el significado de las escobas en la puesta de escena de esta academia, donde las parejas bailaron bajo el concepto de compartir la responsabilidad. “Las escobas simbolizan que tanto el hombre como la mujer pueden desempeñar los mismos roles. Ejemplo en la casa: si las mujeres desempeñan un oficio, los hombres también pueden hacer oficio”.

Después llegó el famoso mambo' de Pérez Prado en el que no se sabe qué le pasa a Lupita, y se pregunta si acaso ella lo que quiere es bailar.  "Por qué ella no baila (Su papa), qué dice su papa (que no), qué dice su mama (Que sí)". Allí la rebeldía fue el baile, pues el camino estuvo lleno de 'Lupitas' que sí se atrevieron a bailar.

Despues, el relato Ana Milé, una histórica composición sobre la vida de una joven mujer que Jairo Varela escribió por allá en 1985, reflejó otro de los problemas que aquejan hoy a las mujeres. "Ana Milé tu no tienes, no tienes la culpa que tu niño esté llorando y​ su padre no cumpla".

“Es una experiencia única hacer parte del Salsódromo, ha sido una experiencia mágica. Y más, conmemorando a las mujeres, haciéndoles un homenaje a ellas”
Christian López
Bailarín del Salsódromo

Entre sudor y felicidad, Alejandra Hoyola, una bailarina de la escuela Pioneros del ritmo, expresó que estar en esta edición del Salsódromo era "muy emocionante ya que por muchos años ha habido maltrato y siempre disminuyen a la mujer de lo que creen que puede hacer. Tenemos el mismo derecho, somos iguales a los hombres y podemos dar lo mismo”, expresó la joven bailarina.

Pero fue cuando sonó 'yo viviré' la versión innolvidable de Celia Cruz y su himno 'la vida es un carnaval', que el entusiasmo de las caleñas se puso al ritmo de la cantante cubana para mostrar la pasión de vivir a pesar de los problemas.

"Mi voz puede volar, puede atravesar, cualquier herida, cualquier tiempo, cualquier soledad", cantaron.

Esas heridas, tropiezos, violaciones a sus derechos no importaron. La música se apoderó de su cuerpo como un instrumento liberador. 

Y así fue como entre bailes y caminatas ejecutaron una puesta en escena  con un guante rosado con el que se taparon un lado de la cara y dijeron al mundo 'Ni una más'.

En los visitantes que entendieron el mensaje que más de mil bailarines pusieron en escena con música, trajes, movimientos y sentimiento, quedó claro que el poder de la salsa sobre una sociedad va más allá de mover el cuerpo, también mueve el corazón. 

Lea también: Agéndese: estos son los planes para este miércoles en la Feria de Cali 2018

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
0
Comentarios

Así se gozaenCali

Jorge Luis Garcia estética dental
Jorge Luis Garcia estética dental