Videojuegos: no hay que ‘satanizarlos’

Videojuegos: no hay que ‘satanizarlos’

Enero 14, 2018 - 08:30 a.m. Por:
Lina María Ocampo Muñoz, integrante del Semillero UAO - El País
videojuegos

El neurólogo Luis Fernando Santacruz recomienda a la hora de escoger un videojuego “para adultos, los que se enfocan en cálculos, análisis, lectura, memoria, aprendizaje. Estos pueden influir en retardar la aparición de demencias.Para los niños aconseja todos aquellos que conlleven aprendizaje, números, letras, colores.

Foto: istockphoto / El País

El mundo de los videojuegos se renueva constantemente, cada año salen nuevas versiones y licencias, logrando que esta industria sea de las más rentables en el entretenimiento.

Hoy, estas producciones se están fusionando con la medicina, para facilitar procesos de rehabilitación y desarrollo en el cerebro humano.

Durante el congreso de la Sociedad Americana de Neurología, realizado en octubre de 2015, en Chicago, EE.UU., cuyo objeto de discusión era el impacto de los videojuegos en la salud cerebral, se determinó que los videojuegos presentan múltiples impactos positivos sobre el cerebro de quienes juegan.

Los videojuegos simulan ambientes estimulantes para los jugadores, con pantallas o escenarios alternativos, colores, figuras y señales que permiten mejorar la cognición a través del estímulo del hipocampo, diminuto órgano encargado de las emociones y la memoria, el cual, potenciado por la habilidad de secuenciación y programación que el jugador halla en el videojuego, realiza ejercicio que evitan la pérdida de la memoria por factores como la edad.

Resolver rompecabezas desarrolla la habilidad de ser capaz de generar múltiples estrategias para descifrar los acertijos, partiendo de una serie de pistas o suposiciones, que permite tener altas probabilidades de resolver una prueba. Esta habilidad se desarrolla en aquellos que disponen de un tiempo aproximado de 20 horas semanales para jugar.

“Las personas que no juegan se quedan atadas a una única pista y no tienen el mismo tipo de activaciones en las zonas cerebrales responsables de la memoria y aprendizaje, como el hipocampo y la corteza frontal”, destaca Acer, una de las compañías de TIC más importantes del mundo.

Luis Fernando Santacruz, neurólogo de la Clínica Imbanaco destaca que los videojuegos pueden ayudar a desarrollar las funciones mentales superiores, dependiendo del enfoque del videojuego, desarrollando habilidades como la orientación, memoria, atención, actitud motora, lenguaje, inteligencia, juicio, raciocinio y capacidad de abstracción, relaciones espaciales, figuras fondos, todo depende del juego, la edad del jugador y los objetivos del juego.

En la actualidad hay técnicas que permiten rehabilitar pacientes con videojuegos. Un método que se conoce como ‘Neurofeedback’, aumenta la funcionalidad del cerebro del paciente, así como la modulación de ondas del órgano. De esta forma se logra una mayor concentración y producción en el ambiente laboral.

Carlos Andrés Clavijo, neurólogo de la Clínica Nuestra, afirma que el uso de videojuegos en el entorno clínico arroja muy buenos resultados en casos como el autismo.

“Los videojuegos permiten que los usuarios entren en estados de relajación que normalmente solo se consiguen con los ojos cerrados, a través de la modulación de ondas que logran reproducir este tipo de estímulo”. Menciona, además, que existe un sistema quirúrgico llamado Da Vinci, que permite desarrollar cirugías a través de una consola manejada por el médico a cargo, observando el proceso desde una pantalla 3D. Herramienta similar a un videojuego.

Alejandra Cárdenas, psicóloga de Karitas IPS, explica que “para hacer rehabilitación se puede utilizar cualquier videojuego, por ejemplo, los videojuegos de aventuras como Tomb Raider, y cuando se trata de capacidades básicas puede ser Mario Kart o Ajedrez.

Dependiendo de la edad del paciente. En los videojuegos para rehabilitación y evaluación, el jugador debe resolver un problema o algo que requiera planeación”. Como en el caso de Visor, un videojuego de aventura creado en el Laboratorio de Psicología de la Universidad de San Buenaventura, con el fin de evaluar la cognición de niños sordos a través de misiones.

David Guardo, profesor de la Universidad Autónoma de Occidente, experto en transmedia, dice que entre los múltiples beneficios que tienen los videojuegos, está la posibilidad de conocer culturas y lenguajes ajenos al propio; desarrollar los reflejos a través de los juegos de carreras automovilísticas; y que en su experiencia personal, con los videojuegos de fútbol, a la edad de 8 años aprendió a administrar un presupuesto y reconocer en qué invertirlo y otros temas económicos.

A pesar de los reconocidos beneficios de los videojuegos, existen críticas y oposiciones frente a ciertos tipos de videojuegos con contenido explícito que requiere de actos violentos para desempeñar misiones.

Ante esto, Guardo responde que el PEGI (sistema europeo para clasificar el contenido), el cual informa la edad adecuada para los videojuegos, es ignorado por muchos padres que permiten que niños de 10 años o menos jueguen videojuegos como Grand Thef Auto V, donde los personajes principales son criminales.

El doctor Clavijo afirma “estos estos videojuegos igualmente son estímulos, facilitadores de actos vandálicos que son fáciles de adquirir entre los 10 y 12 años, pues ellos los encuentran excitantes e intentan reproducirlos”.

Asegura también que los videojuegos pueden generar una adicción a partir de enfermedades (como el asperger) que se refugian en este otro universo que el videojuego les muestra, desconectando las relaciones sociales del jugador.

Añade que hasta el momento no se ha establecido un tiempo límite para jugar, pero que lo recomendable serían sesiones de 1 o 2 horas, hasta dos veces al día.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad