Recomendaciones de expertos para que la hipertensión no lo haga pasar un mal rato

Recomendaciones de expertos para que la hipertensión no lo haga pasar un mal rato

Julio 29, 2018 - 02:11 p.m. Por:
Nathalia Andrea Marín Palomino, del Semillero de Periodismo UAO-El País
Autoridades instan a los caleños a que tengan mejores hábitos de vida

Hipertensión

Archivo El País 

La hipertensión, también conocida como tensión arterial alta o elevada, es una enfermedad silenciosa en el que los vasos sanguíneos tienen una presión persistentemente alta, lo que ocasiona daños al organismo.

La presión arterial óptima está por debajo de 120/80 mmhg (milímetros de mercurio); 120 cuando el corazón late (tensión sistólica) y 80 cuando el corazón se relaja (tensión diastólica). Cuando esta es superior a 130/90mmhg, la tensión arterial se aumenta excesivamente.

Una dieta desequilibrada, sedentarismo, consumo de cigarrillos o alcohol, disminución de actividad física, consumo de sustancias psicoactivas (cocaína, éxtasis, etc.) o emociones bastante fuertes, son algunas de las causas que predisponen e inciden negativamente en la salud de la persona propensa a la hipertensión.


Los dolores de cabeza, palpitaciones, vértigos, dolor en el pecho irradiados hacia el brazo izquierdo y hemorragias nasales, son las señales de alerta de esta enfermedad. Cualquier persona, niño, joven o adulto puede estar en riesgo.

De acuerdo con el doctor Mauricio Barreto Pérez, gestor nacional del Riesgo Cardiovascular de Coomeva EPS, una persona que no tenga el diagnóstico y no sepa de su enfermedad, cuando esta se manifieste le puede provocar una lesión de órgano blanco: puede ser el corazón, el riñón (daño renal con requerimiento de diálisis), los ojos (pérdida de la visión por retinopatía hipertensiva) o el cerebro (accidente cerebrovascular o derrame, como se conoce coloquialmente)”.

“Esta es una enfermedad que aparece de la nada, durante mucho tiempo he sufrido del colesterol alto, sin embargo, no sabía qué consecuencias traería esto. Hasta que un día amanecí demasiado cansada, y los días siguientes fueron igual. No fue sino hasta que me lo dijo el médico que supe sobre mi hipertensión arterial”, recuerda Teresa, de 70 años. El aumento de colesterol fue la causa inicial de esta enfermedad en ella.

Valoración y medición

De acuerdo con el doctor Julián Gaitán, médico especialista en medicina
familiar e instructor de animación de la Asociación Americana del Corazón, debe acudir siempre a la valoración médica, “toda persona mayor de 45 años con o sin factores de riesgo arterial y las personas menores de los 45 años (principalmente jóvenes y niños) fuera de peligro, con antecedentes familiares de infartos (hombres antes de los 45 años y mujeres antes de los 55 años”.

El doctor Carlos Durán, nefrólogo y director de Especialidades Médico- Quirúrgicas de la Universidad Icesi, complementa que “solo a través de la medición de la presión arterial nos enteramos de la hipertensión. La gente asume que los síntomas derivados casi nunca se encuentran asociados a esta enfermedad”.

Los tratamientos para mantener su presión arterial en orden, sea hipertensa o no, funcionan con una buena

adherencia a las terapias de estilo de vida y farmacológicas (las últimas para los que ya tienen la condición).

Las personas con hipertensión que también tienen un alto nivel de azúcar en sangre, niveles elevados de colesterol o insuficiencia renal, corren un riesgo incluso mayor de sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular.

Lea también: ¿Disfunción eréctil entre los jóvenes? Sí ocurre y estas son las causas

Cuidado con el estrés, la rabia o la euforia

El doctor Gaitán menciona que “el estrés, la rabia o una euforia mal controlada hoy en día es una de las principales causas de hipertensión”, enfermedad que padecen cuatro de cada diez adultos en el mundo.

Cuando una emoción como estas no está controlada hay que evaluar el estilo de vida total del paciente: personal, laboral, familiar, económico y sus relaciones. Esto se debe, según el especialista Barreto, a que el cuerpo produce una oleada de hormonas cuando se encuentra en una situación de estrés. Estas hormonas aumentan temporalmente la presión arterial, ya que provocan que el corazón lata más rápido y que los vasos sanguíneos se contraigan. Los picos reiterados de presión arterial alta a corto plazo que están relacionados con el estrés pueden, con el tiempo, poner en riesgo al paciente de padecer presión arterial alta a largo plazo.

Incluso la ansiedad, la depresión y el aislamiento respecto de amigos y familiares, puedan estar vinculados con la enfermedad cardíaca.

Más consciencia

El día a día de una persona con hipertensión arterial no es diferente al de otra sin este padecimiento; tampoco es de grandes cuidados, solo debe tomar más consciencia de su enfermedad y tener disposición a cambios y disciplinas.

Por ejemplo, si fue sedentario en larga racha, estas variaciones serán un poco bruscas: tendrá una transformación de poco a mucho movimiento. Deberá ser cumplido con los horarios de los medicamentos, ninguna dosis debe olvidarse, recomiendan los especialistas.

La presión arterial “no es impedimento para seguir cumpliendo con sus metas, planes o sueños personales o familiares: la vida misma”, destaca el doctor Durán.

Primeros auxilios

En casos de supervivencia y primeros auxilios, cuando el paciente hipertenso presente dolores fuertes precordiales en pecho, brazos y mandíbulas, el doctor Gaitán recomienda que detenga cualquier actividad que esté haciendo y permanezca en reposo los primeros 15 minutos del dolor. “Si después de ese lapso continúa en mal estado, necesita dirigirse a un servicio de urgencias para que se encarguen de la situación”.

El doctor Durán enfatiza que la atención de un infarto es netamente médica. En caso de haber acompañantes o ayuda externa del paciente, estos pueden intentar calmar al hipertenso, evitarle alteraciones, verificar su respiración y buscar ayuda, llamar al 123 o ir al centro médico más cercano.

Consejos

Los doctores Durán, Gaitán y Barreto brindan los siguientes consejos:

. En el estilo de vida, la alimentación debe estar disminuida en el consumo de sal y haber un aumento en frutas y verduras (5 porciones al día de cada una).

Debe reducir el consumo de harinas en horas de la tarde (1 porción en la noche). Con los líquidos no hay que excederse en la toma de bebidas alcohólicas y negras (colas, café, etc.).

Es necesaria la actividad física por lo menos 30 minutos al día, 5 veces a la semana. “Esos 30 minutos que el paciente los aproveche haciendo un ejercicio que le guste”, comenta Gaitán.

Es importante tener tiempos de descanso, sueño y siestas. Estas últimas no más de una hora y en la noche no tener ninguna distracción con el sueño.

Recomendaciones

El doctor Carlos Sánchez, médico cardiólogo, recomienda algunos otros consejos para su salud y bienestar:

1. Realizar revisiones periódicas del nivel de albúmina en la orina.

2. Mantener un peso normal. Por cada 5 kgs de peso que se pierdan, se reduce la tensión arterial sistólica entre 2 y 10 puntos.

3. El estrés continuo genera cambios en la presión arterial. Tener momentos de descanso, desconectarse de los aparatos electrónicos, respirar profundo y exhalar lentamente son prácticas que ayudan a tener el control de la presión.

4. Practicar un hobbie que exija concentración o esfuerzo físico es
una oportunidad de permitir que el corazón bombee la cantidad de sangre de manera equilibrada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad