¿Qué tan cierto es el poder afrodisíaco de los alimentos?

¿Qué tan cierto es el poder afrodisíaco de los alimentos?

Agosto 26, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
Bebidas afrodisiacas - beso

La fragancia dulce de las almendras actúa como atrayente sexual. Las ostras aumentan los niveles de dopamina y tienen zinc, esencial para producir testosterona y espermatozoides saludables.

Foto: Agencia EFE

Siempre se ha dicho que no hay mejor afrodisíaco que el amor ni viagra más efectivo que la pasión, pero según las portadoras de tradición del Pacífico colombiano, no hay ningún mortal que no adquiera súper poderes sexuales después de haber bebido un Arrechón, un Viche, un Tumbacatre, un Levantamuertos, una Tomaseca, un Pipilongo, un Caigamos Juntos o un jugo de borojó o de comerse un chontaduro o una cazuela de mariscos durante un Petronio Álvarez.

Pero las creencias en los poderes afrodisíacos de ciertos alimentos traspasan fronteras. Hay plantas como el cardamomo, originario de la India, que por su picante genera calor corporal, igual ocurre con el jengibre, que también tiene un efecto vasodilatador.

Para algunos sexólogos, nutricionistas y médicos, la predisposición erótica que tenga quien consume el alimento será lo que potencie el efecto afrodisíaco que se le atribuye a ciertos nutrientes, que tienen una función vasodilatadora o están implicados en un proceso de tipo hormonal y propician la excitación.

Para muchos, el estar al lado de la persona que nos atrae, activará y potenciará las sensaciones de deseo, mientras que no hay afrodisíaco que valga cuando alguien no nos gusta, en cuyo caso, ante el calor que genere un alimento, es más posible que abramos la ventana o nos demos un duchazo para apagar el fuego que no es precisamente el del deseo.

Lea además: ¿Problemas de pareja?, las alertas para exorcisar los demonios de su relación

Y es que si bien alimentos como las ostras proporcionan grandes cantidades de zinc, que permiten producir la suficiente testosterona y esperma, si no existe predisposición sexual, el resultado que producirá el exótico plato será digestivo y no sexual.

Más exóticos aún son afrodisíacos que se consumen en otros países como carne de cobra, pene de tigre o pez globo, que se dice, aumentan la libido —en Colombia, jugo de borojó con vitaminas y criadillas—. Pero antes de adentrarse en una aventura peligrosa, investigue sobre sus contraindicaciones, el pez globo, si no está bien cocinado, podría matarlo.

El apio tiene nutrientes afrodisíacos. Contiene androstenona y androstenol, que funcionan como atrayente sexual.

La canela tiene un efecto térmico. Un té con miel y canela es muy poderoso antes de la hora del sexo.

También la mosca española, considerada un viagra natural, irrita la uretra produciendo comezón, lo que puede confundirse con la activación sexual. Y si no quiere beber orina de babuino (un género de primate), como hacen en Zimbabue, África, para curarse de males sexuales, opte por una dieta mediterránea o por añadir ciertos alimentos que por lo menos no acabarán con sus intestinos o con su vida, y sí le brindarán más calor y más energía a la hora del placer.

Según Ezequiel López Peralta, psicólogo y máster en sexología clínica y terapia de pareja, “se ha escrito mucho acerca de los afrodisíacos, por ejemplo, de los frutos de mar, como estimulantes del deseo y de la potencia sexual, pero los sexólogos siempre hemos tenido una postura moderada al respecto, y atribuimos los eventuales resultados al efecto placebo, es decir, a la creencia que una persona tiene en que va a lograr un determinado efecto, en este caso consumiendo un alimento”.

Él recomienda para tener un buen desempeño sexual “seguir una dieta equilibrada, evitar los excesos de grasas y azúcares, y adaptarla al estilo de vida propio, así como a la contextura corporal y a eventuales problemas de salud, como la mediterránea”.

Precisamente, sobre esta última hay un estudio publicado en el 2017 en el Central European Journal of Urology, cuyo título es ‘Dieta mediterránea y función eréctil: perspectiva actual’. En este se demostró que una dieta con alto uso de aceite de oliva virgen, verduras, frutas, ingesta moderada de vino, granos enteros, nueces, fibras y pescado, disminuye el riesgo y la gravedad de la disfunción eréctil, principalmente en la diabetes mellitus tipo 2.

En un informe para Boston Medical Group, López Peralta explicó que “los beneficios de la dieta mediterránea sobre la función eréctil podrían estar relacionados con un metabolismo mejorado de los lípidos y la glucosa, aumento de las defensas antioxidantes y de los niveles de arginina que elevarían la actividad del óxido nítrico (clave en el mecanismo de vasodilatación)”. Los tomates, componentes claves de la dieta mediterránea, son ricos en vitamina C, carotenoides y polifenoles, que contribuyen a prevenir la disfunción vascular en la disfunción eréctil.

Aquí, el top de los alimentos que no deben faltar en su menú afrodisíaco. Sírvase al gusto.

Lea además: ¿Problemas de pareja?, las alertas para exorcisar los demonios de su relación

El top de los afrodisíacos

Fresas: estimulan las glándulas endocrinas, por lo que liberan el estrés del organismo y facilitan la actitud sexual.

Espárragos: fuente de potasio, fibra, vitamina B6, vitaminas A, vitamina C, tiamina y ácido fólico. Estimula la liberación de histamina, que aumenta el orgasmo en hombres y en mujeres.

Albahaca: aumenta la frecuencia cardíaca, mejora el flujo sanguíneo y aumenta la sensibilidad genital.

Granada: esta fruta roja tiene un efecto similar al viagra, comprobado por la Universidad de Queen Margaret de Edimburgo.

El vino: provoca una subida de temperatura sexual considerable.

Algas: ricas en vitaminas B1 y B2, y ayudan en la producción de hormonas sexuales. Son fuente de manganeso, yodo y selenio, y tienen efecto tanto en el metabolismo como en el ánimo.

Nuez moscada: en culturas como la hindú se cree que al calentarla estimula el apetito sexual. También se puede rallar y añadir al té.

Trufas: su olor es similar la androstenona, que funciona como atrayente para el sexo opuesto. Recomendada por los antiguos romanos.

Chocolate negro: contiene feniletilamina (PEA), producida en grandes cantidades cuando se está enamorado, eleva la energía y el humor.

Sandía: contiene gran cantidad de citrulina, que aumenta el óxido nítrico, vasodilatador que mejora la circulación sanguínea, la excitación y la erección en hombres.

Rúcula: los antiguos romanos creían en las propiedades afrodisíacas de este vegetal, fuente de vitaminas A y C.

Aguacate: su árbol era llamado por los aztecas "árbol del testículo”. Es rico en ácido fólico, vitamina B6 y potasio.

Agua de coco: contienen el mismo nivel de electrolitos que la sangre. Refuerza el metabolismo y aumenta el flujo sanguíneo.

Zanahorias: contiene vitaminas importantes en la producción de hormonas, como la A. En los hombres protege las células del aparato reproductor del envejecimiento prematuro. Aumenta la producción de espermatozoides.

Miel: rica en vitamina B, y cruda aumenta la producción de testosterona. Contiene boro, que ayuda en la producción de estrógeno.

Jalapeños: con capsaicina, que aumenta la temperatura corporal del cuerpo y el flujo sanguíneo. Causan que el cerebro libere endorfinas, fuente de placer.

Lea además: La guía definitiva de lo que debe y no debe hacer en el primer beso

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad