¿Problemas de pareja?, las alertas para exorcisar los demonios de su relación

¿Problemas de pareja?, las alertas para exorcisar los demonios de su relación

Agosto 12, 2018 - 07:50 a.m. Por:
Redacción de El País
Expulse los demonios de su relación de pareja

En el tema sexual debe primar la comunicación, saber qué es lo que más le gusta a la pareja, lo que menos le gusta, lo que nunca haría y la fantasía que le gustaría tener”, asegura Frauky Jimenez, psicóloga clínica.

Foto: Agencia EFE

La relación entre los caleños Daniela y Cesar marchaba muy bien después de dos años de haberse casado. Sin embargo, había algo que a ella le molestaba de su esposo pero nunca se lo había dicho hasta que llegó un día en el que explotó.

“Un domingo después de salir de una reunión familiar Daniel me hizo unos comentarios muy incómodos criticando algunas actitudes que tenía mi mamá hacía mis hermanos. Eso él siempre lo hacía, pero ese día los comentarios fueron más fuertes, no aguanté y tuvimos un grave problema por esa situación”, dice Daniela de 22 años.

Y es que el éxito de una relación de pareja depende de varios factores como un buen nivel de afectividad, de comunicación, alto deseo sexual, buena capacidad para el consenso y la resolución de problemas, actitudes de respeto y tolerancia y que se tenga un buen equilibrio entre la vida personal y la vida en pareja.

“Las relaciones de parejas perfectas no existen porque en algún momento todas van a tener problemas. La tranquilidad está en tener las habilidades para solucionar conflictos y mediar. Negociar es clave en la relación de pareja. La tranquilidad nos evita enfermedades, malos tratos, dormir bien y estar deprimidos”, afirma Frauky Jiménez, psicóloga clínica.

Por lo general cuando se inicia una relación es fácil tener un buen nivel de entendimiento porque el enamoramiento es intenso y la idealización alta. Más adelante, y cuando los objetivos individuales empiezan a evidenciarse en las personalidades de ambos, es cuando comienzan a surgir las dificultades.

Para que esto no ocurra, o pueda superarse, los expertos recomiendan eliminar o ‘exorcizar’ de la vida en pareja las cinco situaciones o comportamientos que serán presentadas a continuación. Tenga claro que siempre se presentarán algunas situaciones que podrán molestar a la otra persona así esa no haya sido su intención.

Le puede interesar también: ¿Sexo después de los 60? Esta es la guía para disfrutarlo

Criticar a la familia de su pareja

Si usted quiere que su relación dure no se le ocurra, por ninguna razón, criticar a la familia de su pareja, pues según la psicóloga clínica Frauky Jiménez, su novio o novia se sentirá y se verá atrapado porque lo ama a usted, pero también a su familia. “La persona a la que le critican su familia sentirá ira, se sentirá triste y no sabrá qué hacer porque querrá ver a las dos partes felices y juntas. Por ejemplo, en las reuniones, si esto no se da es un dolor muy grande para la relación de pareja, para los hijos, los abuelos, y demás involucrados”.

Frauky dice que muchas veces se supera mejor una infidelidad que los problemas con las familias, y recomienda que si no se llevan bien, es mejor llevar una relación de cordialidad, respeto y de ‘lejitos’ para no herirse, y evitar comentarios incómodos.

Cero preguntas después del sexo

Si de preguntas incómodas se trata, la siguiente es una de las peores que le pueden hacer a una persona después de tener una relación sexual: ¿Te gustó como lo hicimos?

Los expertos recomiendan no hacerle preguntas a su pareja una vez ha terminado la relación sexual. “Nunca es bueno preguntarle si le gustó o no lo que hicieron en la cama. Inclusive, uno se da cuenta si la persona la pasó bien o no. Pero, si usted tiene la sospecha de que su pareja no está disfrutando totalmente el sexo, le puede preguntar después y hablar sobre la sexualidad de ambos y no sobre el encuentro sexual en particular”, dice el sexólogo Ezequiel López, y agrega que: “Si desea que algo cambie durante el sexo y quiere salir de la rutina, es bueno hablar del tema un día después de haber tenido el encuentro”.

Decir: Siempre fuiste malo para...

Cualquier tipo de declaración humillante y acosadora que sea destructiva para el carácter de la otra persona y afecte el bienestar del otro no tiene lugar dentro de una relación. Irónicamente, en muchas relaciones esto se dice entre bromas y de manera sutil, así que es recomendable prestar atención un poco más en el tono que su pareja le habla.

“Cuando una persona tiene una inconformidad con la pareja hay dos formas de comunicarlo. Una es decirle: ‘No me gusta y me molesta lo que haces’, y otra es: ‘Quisiera que cambiemos ambos’. La primera manera de decirlo genera que la otra persona piense que no sirve para nada”, afirma Ezequiel López.

El sexólogo agrega que si a usted le molesta algo de su compañero sentimental se recomienda decirlo en el momento oportuno y de manera positiva. “Hay que hablar en plural, pues eso ayuda a que la persona no se sienta atacada. En el ámbito sexual suele dolerle más al hombre que su pareja le diga: ‘Nunca fuiste bueno para el sexo’, pues al ser señalado de esta manera el hombre sentirá golpeado su ego”.

Nunca es recomendable regañar o corregir a su pareja delante de terceros, pues esto generará conflictos muy marcados. Si hay algo que le molesta dialoguen en un lugar privado.

Dormir con los hijos

No es raro que cuando nazcan los hijos, las parejas centren todos sus esfuerzos en ellos. Los más pequeños deben ser una parte importante de la familia, pero también hay que sacar tiempo para cuidar la relación de amor entre el uno y el otro.

“No hay que dormir con los niños por más pequeños que estén. Hay ocasiones en que los hijos duermen en la habitación matrimonial durante varios años año y eso hace que se pierda la intimidad de la pareja, situación que puede desencadenar en muchos problemas”, explica el sexólogo Ezequiel López.

Inclusive, en algunas ocasiones los padres piensan que es más cómodo pernoctar con sus menores en la misma cama para evitarse noches de insomnio y no tener que levantarse a mirar al niño durante la madrugada, pero lo que ocurre es todo lo contrario, pues lo que hacen es negarle al niño tener su propio espacio, lejos de los ronquidos de los padres o los contactos por movimientos al compartir la cama.

Lea además: ¿Disfunción eréctil entre los jóvenes? Sí ocurre y estas son las causas

Stalkear a su pareja

Stalkear es una palabra que cada vez más obtiene un mayor auge y uso en la lengua española, el término deriva del inglés, del verbo ‘to stalk’ que equivale a acosar, espiar o perseguir, palabras que, sin duda, no son para nada buenas en una relación, sea de esposos o novios.

“Cuando alguien espía o sigue a su pareja casi siempre es por cosas que escucha fuera de contexto. También ocurre porque uno de los integrantes de la pareja empieza a tener celos delirantes y en su imaginación termina recreando una historia que probablemente no está ocurriendo. Además, en muchos casos es común que si la persona que Stalkea no encuentra nada, se crea unos repertorios conductuales de comprobación muy adictivos y el día que no pueden seguir a su pareja les ataca la ansiedad”, explica Frauky Jiménez.

Los expertos afirman que en ningún caso es bueno seguir a la pareja, pues esto es sinónimo de que hay cero confianza en la otra persona.

Lea además: 10 fantasías sexuales que ellos tienen pero reprimen, ¿por qué callan?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad