Peritonitis, una peligrosa enfermedad a la que no hay que darle tiempo

Peritonitis, una peligrosa enfermedad a la que no hay que darle tiempo

Septiembre 09, 2018 - 08:31 a.m. Por:
Lina Torres Madriñán / Especial para El País
Dolor abdominal

La peritonitis puede ser mortal si no se diagnostica a tiempo. Síntomas como fiebre, escalofríos, dolor o sensibilidad abdominal muy fuerte y por largo tiempo, náuseas, pérdida del apetito, son señales de alerta, por lo que el afectado debe acudir de inmediato al médico.

Archivo El País

uego de un diagnóstico de apendicitis aguda y un tratamiento tardío, el periodista villavicense de Radio Nacional, Mauricio Orjuela, de 36 años, falleció en Bogotá, en días pasados a causa de una peritonitis.
La apendicitis severa no atendida a tiempo es una de las causas de la peritonitis, tal como le ocurrió al periodista.

La peritonitis se produce por la inflamación del peritoneo, membrana que recubre lat mayor parte de los órganos que se encuentran en el abdomen. Esto se genera por infecciones que pueden ser producidas por el escape de los jugos pancreáticos, intestinales y la bilis (líquido producido por el hígado); por traumatismos o por una apendicitis mal atendida.

Esta enfermedad se clasifica en primaria y secundaria. En la primaria o bacteriana espontánea, el peritoneo presenta inflamación por otro tipo de enfermedades como la cirrosis hepática o diálisis peritoneal. La secundaria es causada, generalmente, por perforaciones que permiten que las bacterias puedan ingresar al peritoneo como: una úlcera estomacal, el colon perforado, una lesión por una herida con arma de fuego o arma blanca, y la perforación del apéndice o apendicitis aguda, como la que presentó el periodista radial.

Lea también: ¿Qué tan grave es la fractura de pelvis?, la lesión que sufrió Marta Lucía Ramírez

“La peritonitis secundaria comúnmente se da cuando se rompe el intestino y hay un derrame de bacterias que se alojan dentro de la cavidad peritoneal, también puede dar por la colecistitis que es la inflamación de la vesícula biliar”, explicó el cirujano general Luis Eduardo Toro, subespecialista en medicina crítica y cuidados intensivos de la Fundación Valle del Lili.

El profesional agregó que la peritonitis bacteriana secundaria es de alta gravedad y depende del sistema inmunológico del paciente para sobrellevarla. Si su sistema de defensa es bajo puede sufrir un choque séptico, lo que hace que se produzcan daños en diferentes órganos vitales del cuerpo que son irreversibles y causan la muerte.

“No todas las personas responden igual a la misma enfermedad, por ejemplo, hay pacientes que tienen una peritonitis muy severa, pero su organismo es capaz de compensarlo y el paciente sobrevive. Por otro lado, hay otros pacientes en el que este sistema se dispara de tal forma que la defensa contra esa peritonitis hace que se dañen otros órganos y produzca una falla respiratoria, falla cardiovascular o falla renal”, manifestó Toro.

Por otra parte, el doctor Miguel Esmeral, cirujano en laparoscopia del Centro Médico Imbanaco, recalcó que la peritonitis cuando es causada por la perforación de la apéndice, es por el contenido de pus que contiene y produce la inflamación . “Se da cuando la presión dentro de la apéndice alcanza el mismo grado de presión que tienen las arterias que lo nutren, no circula sangre y hay una descomposición de la pared de la misma, por la materia fecal y bacterias que este contiene. Es por esto, entonces, que se afecta la cavidad abdominal”, comentó Esmeral.

Por ello, tanto su diagnóstico como su tratamiento debe de ser inmediato para evitar complicaciones que comprometan la vida del paciente.

“La intervención tiene que ser rápida y el tratamiento muy enérgico y tener en cuenta qué otras enfermedades puede tener. Lo principal es controlar la contaminación, retirar el órgano que la está produciendo y lavar toda la pus. Posterior a eso, aplicarle antibiótico al paciente y llevarlo a cuidados intensivos”, recalcó Esmeral.

Intervención y tratamiento

Para intervenir al paciente de manera adecuada y rápida hay que tener en cuenta tres aspectos: uno de ellos, según el doctor Toro, es la reanimación que consiste cuando el paciente ingresa a urgencias en lo que se le debe de realizar una serie de exámenes para observar y determinar como se encuentran sus signos vitales y cómo responde el organismo a la infección.

“Hay que aplicarle líquidos intravenosos, tomar hemocultivos para determinar la presencia de bacterias en la sangre, aplicar rápidamente el antibiótico y controlar su presión arterial”, explicó el cirujano.
El segundo aspecto, expresó el profesional, es “hacer control de la fuente al paciente, que se refiere al retiro de la apéndice que está inflamada, luego se realiza un lavado de toda la cavidad abdominal para retirar el pus. La herida del abdomen se deja abierta para continuar ese proceso. Todo esto se realiza cuando se ha determinado que se encuentra en buenas condiciones”, resaltó.

El tercer paso es el control pos-operatorio en Cuidados Intensivos, donde se le realiza al paciente observación de sus órganos, de su presión arterial y el funcionamiento de los riñones, por lo que puede llegar a presentar una falla renal y necesitar una diálisis temprana. “Cuando el paciente se va recuperando, va cicatrizando la herida que se le practicó en su abdomen. Ya luego vamos controlando la infección de manera progresiva con medicamentos”, explicó el doctor Toro.

Recomendaciones

Según Miguel Esmeral, los pacientes que presentan dolores muy fuertes en el abdomen por más de dos o tres horas deben acudir de manera inmediata al médico. Por otra parte, cuando ya han sido intervenidos tienen que asistir a los controles pertinentes. “Si al paciente se le ha realizado una laparotomía (cirugía de abdomen) debe tener una dieta rica en proteínas que le ayude a recuperarse y también están limitados durante tres meses para realizar ejercicios que requieran mucho esfuerzo o levantar elementos pesados”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad