Estas son las cosas que no debe hacer cuando su hijo tiene fiebre

Estas son las cosas que no debe hacer cuando su hijo tiene fiebre

Septiembre 23, 2018 - 10:11 a.m. Por:
 Lina Torres Madriñán / especial para El País
Fiebre niños referencia

Muchos remedios caseros pueden ser perjudiciales para tratar el síntoma de la fiebre en los niños. Por lo que se aconseja asistir al médico pediatra para diagnosticar a tiempo que está causando este síntoma.

Foto: Archivo de El País

La fiebre se produce por infecciones o virus que hacen que la temperatura del cuerpo se eleve más de lo normal; esta señal indica que el cuerpo se encuentra defendiéndose de la enfermedad que lo está atacando, lo que ayuda a que se active el sistema inmunitario y esto hace que la supervivencia de las bacterias sea más difícil.

El síntoma de la fiebre puede ser repetitivo y se evidencia más en los niños que en los adultos, puesto que su sistema inmune se encuentra en constante exploración del contexto que los rodea.

 Pueden contribuir a la aparición de la fiebre los cambios de clima, las actividades al aire libre, los juguetes que los niños utilizan, entre otros. Sin embargo, cuando la fiebre se manifiesta suele confundirse como una enfermedad o se recurre a la práctica de métodos no adecuados para disminuirla sin tener en cuenta su verdadera causa.

Lea también: Cáncer de pulmón, una enfermedad que no solo afecta a los fumadores

Esta temática fue desarrollada en días pasados en el X Taller Pfizer, en la ciudad de Cartagena, a cargo de Laure Joachim, pediatra de la Universidad del Rosario y directora científica de la Institución Science2People en Bogotá.

La profesional explicó que “cuando a los niños les da fiebre es porque se están defendiendo de algo que está haciendo que su sistema inmune reaccione. La fiebre no es una enfermedad, es el síntoma del virus o bacteria que lo está afectando y en la mayoría de los casos es benigna y autolimitada, es decir, no tiene consecuencias graves y se va a quitar sola”, declaró la pediatra.

La fiebre viene acompañada de dolor en el cuerpo, de cabeza, debilidad o falta de apetito. Según la pediatra, puede presentarse entre 5 y 15 veces al año en niños mayores de 2 años.

Muchos casos corresponden a un resfriado común o diarrea viral, que son enfermedades que no atentan contra la vida del menor. Pero, hay que tener en cuenta que muchas afecciones no se pueden determinar por la medición de la temperatura y que es importante acudir rápidamente al médico.

“Muchas veces los padres de familia se dejan guiar por lo que marca el termómetro. Por ejemplo, hay enfermedades muy graves que no dan fiebre de 40 grados centígrados y hay otras que son benignas y presentan temperaturas demasiado altas. Por ello, es importante realizar un examen físico con el médico para determinar la gravedad”, comentó Joachim.

Por otro lado, el médico pediatra del Centro Médico Imbanaco y docente de pediatría de la Universidad Javeriana de Cali, Jaime Germán González afirmó que lo importante no es quitar la fiebre sino esclarecer de manera inmediata qué la está causando, puesto que por un diagnóstico tardío el menor puede fallecer por la enfermedad no detectada y no por la fiebre.

“Un niño no puede fallecer por este síntoma, es un mito, al igual que cuando dicen que la fiebre puede causar meningitis, la fiebre es solo la manifestación de esa enfermedad. El menor puede fallecer, pero por infecciones graves asociadas a la fiebre como la bacteriemia (presencia de bacterias en la sangre), neumonía, infección urinaria o la misma meningitis”, resaltó González.

Además, explicó que “otro mito muy frecuente es el tema de las convulsiones. Hay algunos niños que las pueden presentar y se denominan convulsiones febriles, esto ocurre como una respuesta a esa elevación de la temperatura, pero no es en todos los niños, es una minoría, una población muy pequeña y en algunas ocasiones puede que el menor tenga alguna enfermedad en el sistema nervioso central, por ello es importante la revisión  médica”.

¿Cuándo puede ser alarmante?

Según el pediatra Jaime González, hay que tener en cuenta los signos de alerta de la fiebre cuando se presenten en un menor de 3 meses; que persista el síntoma por más de 38 horas, que regurgite todo lo que come, no reciba líquido y se encuentre somnoliento o letárgico. “Estas señales son indicadores de alguna enfermedad o infección que puede ser de gravedad. Por ello, el menor necesita ser valorado por pediatría fma obligatoria y de manera inmediata”, explicó el profesional.

Qué no hacer cuando el niño tiene fiebre

La profesional en pediatría Laure Joachim recomendó no acudir a prácticas caseras para controlar la fiebre, que son muy populares y tradicionales, tales como colocar rodajas de limón en el ombligo, de papa guata y cebolla larga o cabezona en la piel;  bañarlos con agua muy fría; aplicarles Vick Vaporub en las plantas de los pies, pomada que normalmente se usa para la congestión nasal o utilizar las hojas del árbol matarratón, puesto que no son medidas médicas comprobadas ni garantizadas para disminuir la fiebre y pueden ser contraproducentes. Tampoco aconseja utilizar paños con vinagre o algodones con alcohol en las axilas.

“Esta última es muy peligrosa porque los niños absorben ese alcohol por la piel y terminan como si se encontraran en estado de embriaguez. Lo que puede causar hipoglicemia e intoxicación y llegar a urgencias vitales (condición clínica que implica riesgo de muerte), señaló la pediatra.

Recomendaciones

El doctor González recomienda a los padres que cuando el menor presente fiebre, mantenerlo constantemente hidratado, que consuma mucho líquido, bien sea agua, jugos o si es bebé que tome leche materna. Además, que permanezca en lugares frescos con ropa no muy abrigada, se le pueden hacer baños con agua tibia y tomar la medicación aconsejada por el médico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad