¿Disfunción eréctil entre los jóvenes? Sí ocurre y estas son las causas

¿Disfunción eréctil entre los jóvenes? Sí ocurre y estas son las causas

Julio 26, 2018 - 11:47 p.m. Por:
Redacción de El País 
Disfunción erectil eyaculación Infertilidad

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, cerca del 40% de las parejas que desean concebir y no lo consiguen, tienen dificultades causadas por el hombre.

Redacción de El País

Cada vez, los consultorios de los urólogos son testigos silenciosos de la cantidad de hombres que llega en busca de ayuda para controlar la disfunción eréctil, D.E. que padecen.

Pero la novedad es que estos pacientes ya no se caracterizan por su pelo cano, caminar lento y encorvado, lentes y/o arrugas en la piel, que dan fe de haber superado la barrera de los 50 años. A diferencia de hace unos diez años, ahora se suman a la lista varones mucho más jóvenes.

Así lo confirma César Augusto González Encinales, urólogo y andrólogo, miembro de la Sociedad Colombiana de Urología y Director Científico de Androfertil, quien atribuye esta prevalencia a causas principalmente de tipo psicológico o situacional, más que orgánicas.

Así habló el especialista sobre este problema que afecta la vida sexual de las parejas.

¿La disfunción eréctil sigue siendo tan común como hace diez años?

A la fecha el único estudio serio que ha buscado conocer este dato, es el Estudio Densa, realizado hace más de 15 años con pacientes en Colombia, Venezuela y Ecuador. Dicha investigación encontró que la incidencia de disfunción eréctil en población masculina con edades iguales o superiores a 40 años se encontraba entre el 40% y 50%.

¿Cuáles son las cifras de incidencia en hombres jóvenes?

Se ha visto que en poblaciones entre los 18 y los 30 años también puede existir una prevalencia de disfunción eréctil de entre el 10% y el 15%, principalmente de tipo psicológico y no orgánico, como ocurría diez años atrás.

¿Qué factores influyen en esta tendencia?

Dentro de las múltiples causas que pueden dar origen a la DE podemos citar, entre otras, las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial; las endocrinológicas, como la diabetes mellitus, el hipotiroidismo y el hipertiroidismo; las enfermedades neurológicas, como la Enfermedad de Parkinson, el Accidente Cerebrovascular (ACV), el trauma raquimedular y en un alto porcentaje, como secuela posterior a la realización de cirugías o procedimientos de radioterapia, dirigidos al tratamiento del cáncer de próstata.

Pero en el caso de los pacientes jóvenes la principal causa de DE es por factores psicológicos como el estrés, la depresión y la ansiedad de la vida moderna, la exposición que cada vez más tienen los jóvenes a la pornografía y a un estilo de vida cada vez más convulsionado, que les genera la ansiedad de tener un desempeño sexual irreal.

Adicionalmente, el consumo de drogas, tabaco y alcohol en la adolescencia también afectan de manera significativa el equilibrio hormonal y la capacidad de los vasos sanguíneos, bajando así los niveles de testosterona y la circulación de la sangre, lo que puede generar disfunción eréctil.

¿Eso quiere decir entonces que las causas orgánicas han pasado a un segundo plano?

No, las condiciones orgánicas siguen siendo la principal causa de disfunción eréctil, en especial las enfermedades cardiovasculares y las endocrinológicas. Aunque hay un aumento de consulta de pacientes jóvenes con disfunción eréctil por factores psicológicos, debido a estrés y a ansiedad.

¿Qué es lo que ocurre exactamente en el organismo cuando se produce el estrés y cómo se relaciona con la D.E.?

El estrés del día a día afecta el sistema nervioso y produce una tensión en el cuerpo, que hace que se liberen hormonas como el cortisol, que puede suprimir las hormonas sexuales o testosterona, provocando que los vasos sanguíneos en el pene se contraigan, restringiendo el flujo de sangre que se necesita para una erección.

El estrés influye en la aparición de la DE, afectando a entre un 5 a 10 % de los pacientes con disfunción eréctil de tipo situacional o psicógena.

¿El hecho de que ahora haya aumentado la consulta en pacientes jóvenes, modifica también el tratamiento con el uso de terapias psicológicas?

El tratamiento dependerá de la situación particular de cada paciente y estará basado no solo en las causas, sino también en la severidad de presentación de la disfunción eréctil, razón por la cual no todos los pacientes resolverán su problema con medicación oral.

Algunos requerirán además de tratamiento psicológico, y en otros casos más severos, del uso de agentes de aplicación intracavernosa o intrauretral hasta el uso de dispositivos de vacío o finalmente, prótesis o implantes peneanos. Repito, esto dependerá del caso particular de cada paciente. Es por esto que es necesario que un profesional experto sea quien a través de exámenes diagnósticos especializados decida el tratamiento ideal para el paciente.

¿Qué tanto se están usando los medicamentos conocidos como inhibidores de la fosfodiesterasa 5 para controlarla o qué opciones nuevas hay en el mercado?

Los inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (IPDE-5) han demostrado por años ser efectivos y seguros en el manejo de esta enfermedad. De hecho, son los tratamientos de primera línea para el manejo de la DE.
Algunos son conocidos como de última generación por su rápido inicio de acción hacia los 10 a 15 minutos de su toma.

Además, ofrecen un buen perfil de seguridad y tolerabilidad en términos de baja presencia de eventos adversos asociados a su toma y su adecuada absorción, incluso tras ingesta de comida y alcohol de forma concomitante.

Desde los descubrimientos realizados para el tratamiento de la DE hace 20 años, el abordaje diagnóstico, pero en especial el manejo terapéutico de pacientes con DE ha cambiado en un 360%.

Hoy podríamos decir que existen más allá de los tratamientos orales de primera línea en todos los protocolos de manejo para DE, otras opciones de segunda y tercera línea, como son los agentes inyectables, las bombas de vacío y en último lugar las prótesis de pene, que de alguna manera nos permiten “curar” a los pacientes de sus problemas de erección en un altísimo número de casos.

¿Qué precauciones deben tomar los hombres jóvenes con estos fármacos?

Lo más importante es que no se automediquen, que sea su médico urólogo o andrólogo quien los formule y haga el respectivo seguimiento a la evolución del paciente.

¿Cuál es el impacto en las parejas de estos pacientes, ya que es una disfunción que no se espera en hombres jóvenes y como tal, puede causar mayor rechazo?

Por supuesto es una situación inesperada que puede generar aún más tensión en el paciente joven que la padece. El problema es que generalmente, por pena o ignorancia, estos pacientes buscan ayuda o acuden a sitios que carecen del conocimiento adecuado para el manejo de la enfermedad y cuya motivación es el lucro, sin medir los riesgos que puedan ocasionar en los pacientes.

Es por esta razón que invito a aquellos pacientes que presentan disfunción eréctil, así como cualquier otra condición que afecte su esfera sexual, llámese eyaculación precoz, bajo deseo sexual o problemas para alcanzar el orgasmo a que busquen asesoría especializada por parte de un médico urólogo o andrólogo experto, reconocido por la Sociedad Colombiana de Urología y facultado para tratar este tipo de condiciones médicas adecuadamente.

¿Cómo puede contribuir la pareja en estos casos de DE en jóvenes?

Apoyando a su pareja, entendiendo que es una situación que se puede presentar a cualquier edad, ya sea por factores psicológicos como el estrés o la ansiedad, pero que también puede ser un síntoma de alarma de una enfermedad de base compleja, como es el caso de las cardiovasculares o endocrinológicas como la diabetes.

Por eso, la principal recomendación para los hombres en general es que cuando se presente disfunción eréctil, sin importar la edad, lo que se debe hacer es consultar a un profesional experto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad