“Memoria para transformar el futuro”: Lourdes Mesa

“La memoria es parte de la vida y un insumo para trasformar el futuro. La memoria del padre es la raíz de la familia. Alejandro Henao es la raíz de mis hijos. Sin memoria, sin contexto, la sociedad está condenada a repetir los errores. Si el país no sabe recordar a sus muertos, yo si me siento en la obligación de recordarle a mis hijos, que mantengan su memoria viva, Alejandro vive en ellos, y les dejó un hermoso legado de bondad, trabajo y amor. Un hombre con tantos valores no puede ser olvidado. Recordar, porque fue un hecho de ataque a la población civil en estado de indefensión, porque dejó 3 muertos, que eran personas valiosas, honestas, trabajadoras y que no merecían ser involucradas en una situación de tanta crueldad. Es importante para Colombia que las nuevas generaciones conozcan la historia real, los hechos, el entorno, la situación que vivía el país en ese momento y que no permitan que vuelvan a ocurrir hechos de violación de los derechos humanos, vengan de quien vengan y peor aún cuando se hacen a civiles.

La muerte, la desolación. La incomprensión del por qué atacar a civiles, tomarlos como mercancía, obligarlos a desplazamientos inhumanos, en una situación de indefensión y llevarlos a una situación tan terrible que los condujo a la muerte. Para la familia, primero fue muy difícil aceptar el hecho del secuestro, luego afrontar el tiempo de separación y posteriormente la muerte y separación definitiva.

Acabaron con una familia bonita, joven, con un futuro promisorio, dejaron dos niños de 4 y 6 años sin su papá. Yo me vi obligada a continuar adelante a pesar del dolor, para poder sacar adelante a esos niños. Gracias a Dios siempre he trabajado, y conté con un apoyo muy grande, por parte de nuestras familias, amigos, empresas donde laborábamos ambos, del colegio de los niños a quien reconozco el gran trabajo sicológico que hicieron con ellos y sus compañeritos, tuve mucho apoyo de la iglesia católica en ese momento.

Veinte años después, cuando puedo ver que hemos superado tormentas muy grandes, y que ya ellos son profesionales, solo puedo decir que esto fue muy difícil, me tocó trabajar muy duro, y a mis hijos también les ha tocado hacer un esfuerzo muy grande. Salieron muy pilos, inteligentes y juiciosos, y gracias a su propio esfuerzo, se ganaron las becas con que lograron sus estudios universitarios. Ha sido un trabajo familiar conjunto que ha requerido de mucho cuidado y acompañamiento.

Herir a una sola familia es herir a la sociedad entera. Multiplique la herida en tantas familias que viven la violencia y encontrará un daño incalculable en la sociedad.

Mientras no exista respeto por la vida humana, muy difícilmente puede darse la paz. No me interesan actos de perdón falsos, o realidades a medias, cuando la situación en Colombia está tan difícil. Para mí, la esperanza existe, está en mis hijos, en su futuro. Los jóvenes tienen una mirada limpia y anhelos de vivir en paz. Y no hemos podido alcanzar esta paz, porque la paz verdadera solo viene del amor y la reconciliación verdadera, que es aquella viene del corazón y el reconocimiento de los errores”.

20 años del secuestro del Kilómetro 18

20 años de una barbarie que pudo haberse evitado

El plagio desnudó los errores en seguridad

Tras el hecho se instaló el Batallón de Alta Montaña Rodrigo Lloreda, en el corazón de los dominios del Frente 30 de las Farc.

“El ELN no tiene hoy día razón de existir”: Camilo Gómez

Camilo Gómez, excomisionado de Paz, asegura que fue la negociación de rehenes más compleja de la historia del país.

“Seguimos esperando que la justicia se manifieste”: víctimas

Dos décadas después, las víctimas del plagio reclaman la verdad, la justicia y la reparación

"El Estado nos falló": víctimas del secuestro

Veinte años después del secuestro del kilómetro 18, las víctimas, y sus familias, señalan que hasta el momento no ha habido verdad, justicia y reparación.

Divulgar la memoria

Para recordar los 20 años del secuestro del kilómetro 18, y honrar la memoria de las víctimas, el Centro de Memoria Histórica y la Comisión de la Verdad organizaran a lo largo de esta semana diferentes actividades...

Noticias de un secuestro

Por: Paola Andrea Gómez P. | Jefa de Redacción

"Quienes estuvimos ahí esa noche, en los restaurantes La Cabaña y la Embajada de Ginebra, vimos dibujado el terror en los rostros de quienes aguardaban por pistas sobre sus seres queridos. Lo que vino después, hasta el 1 de noviembre, fueron días de vértigo y correría, mientras las fuerzas del Ejército intentaban rescatar a los secuestrados (24 que quedaron, del grupo inicial de 61) en las montañas de los Farallones."

Comparte en tus redes sociales

COMENTA