Loading...

¿Sigue siendo el ELN una amenaza para Cali?

Los detalles del plan del Frente José María Becerra del ELN para secuestrar a los 194 feligreses de La María, hace 20 años, se ultimaron dos días antes del 30 de mayo de 1999, en una reunión secreta en zona rural.

Así lo pudo conocer El País a través de la consulta hecha a dos expedientes del caso que reposan en el sótano del Palacio de Justicia de Cali.

Una persona revela en los expedientes que dos días antes del secuestro, alias ‘Julián’, ‘Braulio’, ‘Anibel’, ‘El Paisa’, ‘Nacho’ y ‘Carlos Segundo’ se reunieron en La Cristalina, llegando a Los Farallones, para hablar de la toma a la iglesia... “‘Julián’ daba instrucciones sobre cómo manejarían el transporte con vehículos menores, pues ya tenían dos furgones”. 

20 años han pasado de aquel secuestro masivo que despertó el repudio nacional e internacional. Se trata de un proceso judicial que, para la Procuraduría General de la Nación, no puede prescribir. Sin embargo, la Corte Suprema negó la tutela interpuesta por el Ministerio Público para dar el estatus de lesa humanidad al caso de La María.

El ELN, guerrilla que surgió el 4 de julio de 1964 en acciones armadas iniciadas en el Magdalena Medio, en Cauca y Nariño, sigue teniendo una presencia armada fuerte con el Frente de Guerra Suroccidental, grupo que se financia a partir del control territorial a la minería ilegal y el cobro a narcotraficantes por la producción de la cocaína, así como del secuestro extorsivo.

Este diario conoció, a partir de información entregada por la Regional 4 de la Policía y la Tercera División del Ejército, que los hombres en armas que tiene el ELN en el Suroccidente son unos 600 guerrilleros, de los cuales 269 conforman las llamadas redes de apoyo o milicias, base fundamental del trabajo político de la organización ilegal en esta zona.

gráfico

¿Dónde están y quiénes son?

"La influencia del ELN en esta región del país está direccionada por el cabecilla del Frente de Guerra Suroccidental, que es alias Antonio, quien distribuye sus acciones criminales en los frentes territoriales José María Becerra y Manuel Vásquez Castaño, en el Cauca, y Comuneros del Sur, en Nariño. Las acciones criminales estarían en cabeza de alias Richard y Lenin, en el Cauca (Tambo y López de Micay), y alias Gustavo, en Nariño (Samaniego, Ricaurte, La Cruz)", dice el general Fabián Laurence Cárdenas Leonel, comandante de la Regional 4 de la Policía.

En el norte del Valle, añade el uniformado, hace presencia el Frente Che Guevara, procedente del Chocó. Los datos del general Cárdenas se complementan con información del Ejército que revela que alias Schumacher estaría intentando controlar parte del Bajo Calima, en el Cañón del río Garrapatas. Aparte de los frentes, el ELN en el Suroccidente tiene cinco compañías móviles.

"El negocio de narcotráfico se le facilita al ELN desde Nariño y parte del Cauca por la salida al océano Pacífico. Ellos controlan los cristalizaderos y los laboratorios de producción de clorhidrato en parte del Cauca. Ellos pueden sacar la droga por los ríos San Juan, Raposo, Garrapatas, Naya y Yurumanguí hasta que esta llega a emisarios de los carteles centroamericanos. Hace un mes la Armada Nacional capturó ahí en Timbiquí a ocho costarricenses y un mexicano", afirma el mayor general Wilson Cháwez Mahecha, comandante de la Tercera División.

Información militar reporta que el ELN, por su estructura guerrillera actual en el Suroccidente, hoy no tendría la capacidad armada ni logística necesaria para cometer un secuestro de las dimensiones del ocurrido en La María hace 20 años.

"El ELN sigue siendo una organización armada con supuestos fines políticos. A diferencia de las Farc, ahora usted no va a encontrar a los guerrilleros en campamentos en esta zona del país. Por ejemplo, en Playa Rica, en Huisitó, en el Cauca, ellos tienen el control de la población y andan de civil con escoltas en motos con fusiles. Ellos no están buscando combates con la fuerza pública, están concentrados en el control del narcotráfico".

Dentro de los documentos reservados que tiene la inteligencia militar de la Tercera División del Ejército no se descarta que el ELN esté encargando armas nuevas de largo alcance, las cuales estarían siendo despachadas hacia el Cauca o Nariño desde Cali, sin descartar a otros grupos armados ilegales, como las disidencias de las Farc.

 "Ellos son expertos en explosivos y en emboscadas mecánicas, basan su defensa de área en eso, por eso mantenemos nosotros las operaciones en todo el suroccidente para tranquilidad de las personas".

Para Sergio Guarín León, director de posconflicto de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, el ELN perdió mucha relevancia en todo el corredor de los Farallones de Cali- sur del valle-centro del país y evolucionó en sus fuentes de financiación a partir de la minería ilegal y el narcotráfico. 

"Nosotros tenemos detectado, por información de prensa y de nuestros análisis de campo, que todavía sigue habiendo presencia en el sur del Valle y norte del Cauca, pero menos activa. El ELN lo que hizo fue dividirse: de un lado se fue para el Cauca y Nariño a buscar competencias por los recursos de economías ilegales; del otro se concentró en el Chocó y esa zona del Pacífico, pero el ELN en la región más cercana a Cali perdió fuerza porque no cuentan con rutas de escape rápidas, como sí las tenían hace 20 años".

Guarín León considera que dentro del Comando Central del ELN (COCE) la región suroccidental del país perdió relevancia durante los últimos años, pues el Frente de Guerra Nororiental, como el Domingo Laín, con la figura de alias Pablito, hizo que el COCE girara la mirada para ese lado de una manera muy clara.

Si uno ve la tendencia y el comparativo del secuestro, y el papel que ejerce para el ELN, uno ve una transferencia de una organización que dependía de este, o que tenía parte de sus recursos provenientes del secuestro y la extorsión a empresas extractivas, a una guerrilla que ha diversificado sus fuentes de ingresos ilegales a partir del narcotráfico y la minería ilegal, afirma Juan Carlos Garzón Vergara, director del Área de Dinámicas del Conflicto de la FIP.

"Si miramos que entre 1996 y 2001, según distintas fuentes, el ELN cometió en el país 3900 secuestros, eso es un número mucho mayor a lo que hemos tenido recientemente; no significa que ellos abandonaron esta forma de ingreso ilegal, sino que lo que reciben por esto es menor, así como también la intensidad".

Añade que desde 2014 la apuesta del ELN es fortalecer el Frente de Guerra Urbano Nacional con campañas ideológicas y activismo en barrios marginados. El trabajo político es muy importante para ellos, teniendo a su favor que las milicias son de baja visibilidad.

Una justicia a medias por el secuestro de La María

En al menos un expediente del caso La María se señala a Ovidio Antonio Parra Cortés, alias Julián o ‘Jota’, como la persona que lideró el secuestro, con apoyo de Tulio Gilberto Astudillo Victoria, alias El Viejo o ‘Silvio’, asignado en el 2017 por el ELN para ser facilitador de paz en los hoy suspendidos diálogos con el Gobierno Nacional en Cuba.

Ellos fueron condenados por un juez, junto a ‘Pablo Beltrán’, actual jefe negociador del ELN, a 40 años de cárcel por estos hechos, pero la Corte Suprema de Justicia avaló en 2013 la decisión del Tribunal Superior de Cali de decretar la prescripción de la acción penal contra las tres personas. Una justicia a medias para las 194 familias víctimas del secuestro masivo.

El argumento habría sido “por el transcurso del tiempo” existente entre la fecha de los hechos, 30 de mayo de 1999, y la condena proferida por el Juzgado 2 Penal del Circuito Especializado de Descongestión, con fecha de sentencia del 29 de febrero de 2012.

La condena en firme es la proferida contra Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, máximo comandante del ELN, como determinador del secuestro masivo, por lo que fue condenado a 24 años y 10 meses de prisión por un juez de Cali.

Junto a él fueron hallados responsables Fernando Sánchez Sánchez, alias Élite, detenido en Cajibío, Cauca, en agosto de 2015; también fue cobijado Carlos Arturo Restrepo Sánchez, alias El Comandante Marcos, quien se encuentra detenido en la cárcel de San Isidro, según información encontrada en sistema de consulta del Palacio de Justicia.

Un oficio del Gaula de la Policía de Cali, del 20 de junio del 2000, revela que alias Pino (policía activo en ese momento), le conseguía al Frente José María Becerra del ELN fusiles R15 y AK47; y municiones y proveedores. “También ayuda a sacar salvoconductos para porte de armas, en complicidad con un sujeto que trabaja en Indumil con sede en Cali”.

¿Cómo ve a Cali y a Colombia 20 años después de La María?