website builder

El renacer turístico del  Pacífico, un paraíso de magia y color


Recorrer el pacífico colombiano es uno de los viajes más placenteros para cualquier turista. Y es que sin lugar a duda su gastronomía, sus aguas cálidas, sus ballenas jorobadas y su gente, hacen que ese lugar haga parte de la lista de los viajeros que frecuentan las zonas más lindas del país.
El pacífico del Valle del Cauca es esa cara gentil que tiene Buenaventura y que cada vez se renueva con lugares mágicos. De esos que no salen de la mente luego de un viaje exquisito.

Actualmente es innegable la importancia que tiene el turismo para esa región. La misma comunidad es la que presta el servicio, hay actividades diferentes al sol, playa y arena, y la experiencia que se vive es única.

Las reinas del Pacífico

Estos gigantescos y majestuosos mamíferos se convierten en el principal atractivo de los nacionales y extranjeros que disfrutan de sus cánticos, saltos y danzas por las aguas del Océano Pacífico. 


Las ballenas jorobadas, por ejemplo, es la excusa perfecta para visitar el pacífico vallecaucano por esta temporada. Entre los meses de julio y octubre, las yubartas convierten a Bahía Málaga en su sala de partos, pues es ahí donde arriban para tener a sus ballenatos, amamantarlos y entrenarlos.
Estos cetáceos, de aproximadamente cuatro toneladas, ofrecen sin siquiera imaginarlo, un espectáculo para los más de 20 mil turistas que se espera vayan este año a la zona, quienes se podrán deleitar por un lomo, una aleta, la cola o incluso el cuerpo completo.

“Tenemos aproximadamente 1000 ballenas que llegan a cumplir sus ciclos biológicos. Son mamíferos que salen a respirar, a veces los vemos saltando y otras veces navegando. Los turistas no se pueden ir desanimados porque solamente ven un soplo, lo importante es conocer el lugar donde permanecen”, aseguró Cristian Pimiento, profesional del Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga.

Mobirise

Estos mamíferos encuentran en el pacífico el lugar perfecto para tener a sus hijos por sus aguas cálidas y tranquilas. Los turistas no afectan su reproducción. Además, el largo oído de las ballenas es el que permite que nunca se acerquen a las lanchas, pues el sonido del motor hace que estén alejadas.
Es por eso que por esta temporada las aguas del pacífico son la cuna y la guardería de ballenatos, que permiten que los turistas se lleven muchos recuerdos y grandes historias por contar.


Fernando Ortega, investigador del Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga, dijo que “el pacífico es un sitio mágico no solo por la biodiversidad y los paisajes sino por el elemento cultural de comunidades negras e indígenas. En el área quizá uno de los más importantes atractivos es la ballena, pero acá hay más de 100 sitios que tienen vocación turística como senderos, rutas acuáticas y todo un panorama que tiene un gran significado”.
Mobirise

Explorando el Pacífico vallecaucano

Estos son algunos especios que no conocías que alberga en lo espeso de sus selvas y lo extenso de las playas, el Pacífico vallecaucano. 


El turismo que se realiza en zonas rurales es otra manera de salir y conocer algo además de lo tradicional. Es una experiencia única en el pacífico donde la misma comunidad es la que atiende al turista.
“De esta manera nos lucramos y nos sentimos a gusto porque podemos ser el guía del turista, el motorista o el que está detrás del sazón. Los visitantes pueden conocer la ruta de la piangua (molusco de dos conchas que vive entre el lodo y las raíces de los mangles), es decir, cómo se saca el producto, cómo se prepara y cómo se come”, relató José Daniel Mosquera, ecoguía de la organización Ecomanglar.
Este tipo de actividades son las perfectas para los turistas que les encanta que el sonido del mar, las aves o el mismo viento rozando con los árboles, sea el que los despierte cada mañana.
En el pacífico vallecaucano se pueden desarrollar otro tipo de actividades como recorridos ecológicos por esteros y manglares, conocer las playas que hay en Bahía Málaga, Juanchaco y Ladrilleros e intentar un poco de kayak. 


Las cascadas ‘Las tres marías’, otro de los atractivos turísticos de la zona, permanecieron cerradas cerca de 10 años por motivos de seguridad.

Sin embargo, este año se inauguraron nuevamente. Son diez piscinas naturales que se forman una tras otra, y que ya están abiertas para los turistas que deseen sumergirse en agua dulce.
Edward Sevilla, biólogo marino de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, dijo que “visitar estas cascadas son un espectáculo. Nosotros apoyamos el control hacia la zona y con las comunidades tratamos de hacer un uso responsable de este recurso natural”. 

La magia de la gastronomía


Por su parte, Jhon Janio Álvarez, director de Destino Pacífico, añadió que “cada vez más nos hemos ido especializando en el turismo de aventura y de naturaleza. Hasta hace cinco año era dispendioso llegar a Buenaventura y a sus playas, hoy en día parte del paseo es recorrer los túneles y la doble calzada”.
Álvarez concluyó que “la gastronomía que tenemos es una de las mejores del país. Las manifestaciones culturales que hay dentro del territorio son maravillosas. Hemos ido perfeccionando toda esta aventura para que el visitante tenga una experiencia muy vivencial. Sin duda hay que venir”.
Por estas y otras razones infinitas, el pacífico vallecaucano sigue siendo un lugar lleno de magia y color. Sus hermosos paisajes, su gastronomía y su gente hacen de este lugar un paraíso terrena

COMPARTIR