Cien días de Covid-19 en Cali

En 100 días, 189 personas fallecieron por Covid en Cali, el 66% se presentó en hombres y el 34% en mujeres, el 76,7% de las muertes son mayores de 60 años.

Cubrimiento especial de

Este lunes se cumplen 100 días desde que se detectó el primer caso confirmado de coronavirus en Cali, un hombre de 48 años que había regresado de España y que tras permanecer 14 días en casa, logró recuperarse sin gravedad.

Desde entonces, y con un crecimiento de contagiados cada vez más espaciado en las últimas semanas, la meta no deja de ser la misma: evitar que el sistema de salud colapse.

“Los factores determinantes para ‘cantar victoria’ son que no haya más fallecimientos, no más pacientes hospitalizados y una adherencia mayor a las medidas de autocuidado, que el uso de tapabocas, el lavado constante de manos, el distanciamiento social sean parte de nuestros hábitos”, asegura Lyda Osorio Amaya, epidemióloga contratada por el municipio de Cali para vigilar el comportamiento del Covid-19 en el territorio.

Es posible que una de las expresiones científicas más sonadas de los últimos meses sea “hay que aplanar la curva”. ¿Qué significa? Para Osorio, uno de los grandes objetivos no solo del Municipio, sino de casi todos los países que se enfrentan a la pandemia es que no haya un pico en la curva epidemiológica, es decir, es preferible un aumento de los casos positivos a largo plazo que un ascenso repentino que se le salga de las manos a las autoridades y a los centros médicos que deben atender esta emergencia.

De hecho, las proyecciones de la Secretaría de Salud señalan que si el aumento de casos continúa con el ritmo actual, los casos positivos podrían duplicar (al cierre de esta edición la ciudad ya sumaba casi 5000 casos) dentro de 25 días, un plazo mucho más preferible que, por ejemplo, en cinco o hasta cuatro días, como ocurrió en su momento en algunas ciudades de EE.UU. y Europa.

Osorio indicó que para analizar la coyuntura actual es importante tener en cuenta el número reproductivo básico (R0) del coronavirus, que en Cali es que por cada 10 personas infectadas, hay otras 14 que pueden contraer la enfermedad a partir de ellos. En consecuencia, el R0 debe reducirse poco a poco mientras se reabre la economía a pasos lentos.

El Covid-19 en el Valle

Fuente: Instituto Nacional de Salud

Algo que llama la atención de la forma en la que el Covid-19 se expande a lo largo de Cali es que pese a que las tasas de incidencia son muy altas en comunas del centro y el oriente como la 10, 11, 12 y 13, no ocurre con casi todo el norte (comunas 1, 2, 5 y 6), en donde la tasa es baja.

“Eso se explica en el hecho de que en el oriente hay una mayor densidad población y, en consecuencia, un contacto más estrecho de personas que hace más fácil la transmisión del virus. Sin embargo, el virus va a buscar nuevos espacios para asentarse, dado que nada evita que las personas que viven en zonas rojas se movilicen al norte de Cali y pueda generarse un contagio mayor”, anotó la médica con magister en epidemiología.

Otro aspecto que discuten bastante los caleños es el preguntarse -con cierto enojo- por qué su ciudad es la cuarta con más casos positivos de Covid-19 después de Bogotá, Barranquilla y Cartagena. Para Robinson Pacheco, epidemiólogo de la Universidad Libre de Cali, “esto no se trata de los ‘olímpicos del Covid’, en el que la meta principal sea ocupar el puesto con menos contagiados del país. Primero que nada, no es conveniente comparar territorios diferentes en un contexto de pandemia”.

Pacheco explicó que hay condiciones diversas que hacen que Cali se preste como una ciudad dada a presentar mayor expansión del virus, como la alta llegada de personas provenientes de zonas como el Pacífico, el Eje Cafetero y de migrantes venezolanos que salieron de Ecuador, hoy el país está muy golpeado por el contexto actual, pero también por el hecho de ser una ciudad cuyas actividades económicas tienen un fuerte componente de servicios, lo que demanda más interacción, más cercanía entre la gente.

“A pesar de todo, yo puedo decir que el balance es positivo, porque se ha logrado que el sistema de salud responda al diagnóstico, seguimiento y tratamiento de los pacientes con coronavirus (la ocupación de UCI actualmente es del 30%)”, aseveró Pacheco.

Y a propósito de esa constante pregunta de ‘¿al fin cuándo acabará todo esto en Cali?’, el especialista respondió que no hay una certeza absoluta, incluso dentro del mismo gremio científico, que desde diferentes modelos matemáticos estiman que una reducción significativa podría llegar en agosto, octubre o hasta el otro año. Incluso, si ese fuera el caso, expertos como Osorio Maya han advertido que tocaría esperar cerca de un mes para detectar si no se genera un rebrote.

“El peor escenario es que el Covid-19 sufra una mutación que haga que los que ya lo contrajeron, y suponemos que desarrollaron inmunidad, se contagien de nuevo. Es decir, que se convierta en algo endémico como la varicela, que cada año presenta un pico epidemiológico, o sea que ya hace parte de nuestra cotidianidad. Pero aún es muy pronto para preocuparse por un escenario como ese”, puntualizó Pacheco.

De hecho, al tratarse de un virus tan reciente, que apenas fue descubierto a finales de diciembre pasado en China, es poco lo que se conoce sobre él, aunque hasta el día de hoy se haya realizado más 120.000 publicaciones científicas en todo el mundo, según Google Schoolar. El epidemiólogo Fernando De la Hoz, director de Departamento de Salud Pública de la Universidad Nacional, aseguró que precisamente una de las mayores interrogantes es si de verdad el organismo genera inmunidad tras superar la enfermedad la primera vez.

“Por eso es inevitable tomar decisiones con datos incompletos, pues si bien muchos de los modelos que usa el Ministerio de Salud para tomar decisiones está basado en parte en los estudios de otros países, lo que puede llegar a sobreestimar la verdadera letalidad de la enfermedad y subestimar nuestras condiciones climáticas y demográficas que influyen en la expansión del virus en nuestros territorios”, anotó.

De hecho, Cali es un buen ejemplo de ello: una de las hipótesis del analista para comprender por qué la ciudad es una de las más afectadas por la pandemia es por la temporada de lluvias entre abril y finales de junio, una condición climatológica que favorece el contagio de una enfermedad respiratoria como el Covid-19.

“A eso se suma el volumen importante de extranjeros que visitan a Cali a finales de año, cuando hay una alta demanda en el turismo por eventos como la Feria. Es probable que ese contexto u otros similares hayan permitido ese incremento importante de contagiados”, indicó De la Hoz.

El Covid-19 en cifras

(Cifras con corte al 20 de junio)

Los sobrevivientes

Lo último sobre el Coronavirus COVID-19

Comparte en tus redes sociales

COMENTA