free css templates


¿Cómo es ser Lgbti en Cali?

¿Qué tan fácil es conseguir un empleo formal cuando se es abiertamente gay, lesbiana o transexual en una ciudad como Cali?, ¿está erradicado el matoneo contra las personas diversas al interior de las instituciones educativas?, ¿pueden acceder al sistema de salud sin mayores obstáculos?

Las respuestas de varios líderes a esos interrogantes siguen siendo pesimistas, pese a los años de luchas por la inclusión de la diversidad, incluso en Cali, donde está por aprobarse una política pública para la población Lgbti.

“Siempre hemos estado allí y ahora parece que nos vemos más, pero en muchas partes aún somos invisibles”, es como describe el panorama Natalia Molina, una joven caleña que ha vivido en carne propia el cierre de oportunidades laborales por asumirse abiertamente como una mujer lesbiana.

Las personas transexuales, por ejemplo, siguen enfrentándose a formas de discriminación en servicios de salud y educación, más complejas que las que viven los gays y las lesbianas.
Y expresarse con libertad en espacios públicos todavía despierta polémicas, señalamientos e incluso agresiones.

A eso se suma la ausencia de un registro oficial sobre las problemáticas de este sector poblacional. En Cali, el panorama más reciente es un diagnóstico situacional de derechos realizado por la Universidad del Valle en convenio con la Alcaldía Municipal en 2013, que da un esbozo general de lo que ocurre.

¿Qué ha cambiado entonces?, estos son los logros, obstáculos y retos que varias personas con identidades sexuales y de género diversas describen de la vida en Cali.

ACCESO A LA EDUCACIÓN

Estefanía Valencia resultó con una paralísis en su cara por la presión y discriminación que sufrió cuando estaba en la secundaria en un colegio público de Cali. Lo recuerda ahora que es mayor de edad, con el malestar que en ese momento le causó el actuar de los docentes y coordinadores de su colegio.

La cambiaron de grupo, la aislaron y la criticaron por expresar sus sentimientos hacia una compañera de su salón. Solo exteriorizar sus emociones la hizo víctima de un matoneo que la obligó a retirarse del colegio.

Su caso, ocurrido años atrás, es un problema que persiste en silencio en los salones de los colegios y campus de las universidades de la ciudad.

“Sabemos que hay muchos casos de discriminación en los colegios”, relata Luis Felipe Rodríguez, líder Lgbti. “Por desconocimiento de la diversidad sexual, los docentes no saben cómo manejar los casos de jóvenes diversos o que están haciendo una transición de género”.

Desconocimiento que suele desencadenar en matoneo. Pero, Mauricio Garcés, activista y defensor de los derechos Lgbti, explica que “las circunstancias se agravan cuando los profesores o los psicólogos, que deberían proteger a los estudiantes, también los atacan, por su diversidad sexual”.

Una encuesta de la organización Colombia Diversa sobre clima escolar Lgbti en colegios del país realizada en 2016, muestra que el 67% de los estudiantes se siente inseguro en su institución educativa por su orientación sexual. Además, el 54,8% se siente inseguro por la manera como expresa su género en el colegio.

Estas problemáticas ocurren pese a que en las instituciones, tanto públicas como privadas, existan proyectos pedagógicos transversales sobre temas como equidad de género y derechos humanos con enfoques diferenciales, señala Luz Adriana Londoño, secretaria de Equidad de Género del Valle.

Adicional a esto, el diagnóstico de la Alcaldía y la Universidad del Valle revela que solo el 56% de la población que se reconoció como Lgbti tiene acceso a la educación secundaria. El 13 % tiene estudios universitarios, y solo el 2%, estudios de posgrado.

67

% de los estudiantes Lgbti se siente inseguro
en su colegio por su orientación sexual

Encuesta de Colombia Diversa 2016

36

% de los estudiantes Lgbti evita los baños
de su colegio porque se siente inseguro

Encuesta de Colombia Diversa 2016

SERVICIOS DE SALUD

Las barreras para acceder a servicios de salud son padecidas en mayor medida por los transexuales. Alexandra Peña, abogada y activista trans de Cali, dice que pese a que existen diversas sentencias de la Corte Constitucional que garantizan los servicios de salud, muchas mujeres y hombres trans tienen que interponer acciones de tutela y derechos de petición para recibir atención.

Resalta que esos bloqueos son mayores para los trans que padecen otras situaciones de vulnerabilidad, que no tienen acceso al Sisbén y viven en condiciones de pobreza.

Según datos de la Secretaría de Bienestar Social de Cali, el 35% de la población Lgbti identificada en la ciudad, no conoce el sistema de salud ni sus derechos al respecto.

Además, el 26% está en el Régimen Subsidiado, es decir, que está en la línea de pobreza con pocas capacidades adquisitivas mínimas de bienestar.

Del 33% que pertence al Régimen Contributivo (es decir que paga aportes para tener una EPS) el 26% es beneficiario de su pareja o sus padres, lo que indica que tiene un bajo nivel de contribución por poca empleabilidad o falta de acceso a ingresos económicos.

Alexander Camacho, defensor del Paciente de Cali, dice que las dificultades más recurrentes están relacionadas con la entrega de medicamentos, tiempos de espera y continuidad de tratamientos determinados por ley.

La ausencia de un enfoque diferencial en salud contribuye a la vulneración, dicen líderes, haciendo referencia a las barreras que encuentran las personas trans en los servicios de salud.

¿Por qué hay restricciones a la donación de sangre?

Luis Felipe Rodríguez, magister en Gestión Pública y activista Lgbti, dice que aunque existe una sentencia de la Corte Constitucional del año 2012 (la T248) indicando que las prácticas sexuales y la orientación sexual no deben ser un requisito para donar sangre, “los bancos de sangre siguen considerando las prácticas homosexuales como un factor de riesgo”.

Carolina Ojeda, directora del hemocentro de la Cruz Roja, seccional Valle, explica que “el diferimiento se hace en razón a una guía de selección de donantes, actualizada en diciembre de 2018, que está disponible en la página del Instituto Nacional de Salud”

Agrega que “no hacemos diferenciación, no coartamos a nadie, ni estamos violando los derechos de nadie, solo cumplimos con los procesos reglamentarios para entregar sangre segura.

La resolución 003212 de 2018 del Ministerio de Salud refiere entre los factores de riesgo de la donación de sangre a hombres y mujeres que en los últimos 12 meses hayan tenido relaciones sexuales con más de dos parejas; que hayan cambiado de pareja sexual en los últimos 6 meses o que hayan sostenido relaciones sexuales con personas pertenecientes a alguna de las poblaciones con prevalencia de infección por VIH superior al 1%.

35

% de la población Lgbti identificada 
en Cali no conoce el sistema
de salud

26

% de la población Lgbti identificada
en Cali está en el régimen
subsidiado de salud

6

% es población Lgbti pobre 
no atendida por servicios
de salud

LOGRAR UN EMPLEO

“Yo ni siquiera me atrevo a presentarme a entrevistas de trabajo”, dice Duvan Villegas, un joven caleño ‘Drag Queen’ (práctica de transformarse y vestirse con una apariencia diferente con fines artísticos).

Duvan decidió trabajar de manera independiente, porque teme que su identidad como hombre gay le cierre puertas en vacantes formales.

Natalia Molina sí se ha presentado a numerosas entrevistas de trabajo, pero pocas veces logra avanzar en los procesos, pese a tener experiencia laboral y formación en administración de empresas. 

“Cuando ven que eres una mujer pero tu apariencia no corresponde a como nos dicen que se visten las mujeres, aparecen los bloqueos. Dicen que hay que verse diferente porque eres la cara de la empresa”, confiesa. 

Eduardo Ramos, director ejecutivo de la Cámara de Comerciantes Lgbti, relata que hay muchas empresas interesadas en fomentar ambientes laborales incluyentes, pero no saben cómo hacerlo.  

Sin embargo, señala que aún hay muchas barreras en procesos de selección de personal, porque están mediados por los prejuicios e imaginarios de quienes la realizan. 

Ahora bien, cuando logran ser contratados, algunas personas se topan con ambientes laborales que no son incluyentes y le generan presión al empleado Lgbti. 

Ramos indica que el tema debe analizarse en el mundo empresarial, pues la sociedad colombiana ha cambiado en los últimos años en el reconocimiento de los derechos de las personas diversas, por lo tanto, las compañías deben estar preparadas para manejar las condiciones laborales de las parejas Lgbti legalmente casadas, el acceso a baños para personas trans, licencias de matrimonio, entre otros. 

La Cámara de Comerciantes Lgbti  cuenta con 160 empresas afiliadas e interesadas en abrir oportunidades para personas diversas. “Las multinacionales tienen políticas de diversidad de inclusión, esas van más avanzadas, el reto más fuerte es para que estas políticas se inserten en las empresas nacionales, sin embargo, poco a poco se están ganando espacios en compañías como Avianca, Ecopetrol y Sura”, dice Ramos.

Una encuesta del Centro Nacional de Consultoría contratada por la citada Cámara,  revela que el 42% de los Lgbti empleados en empresas siente miedo o vergüenza de su orientación sexual. 

Además, el 50% de los encuestados se siente incómodo si queda expuesta su orientación sexual en su empresa y solo el 52% siente que hay igualdad de oportunidades para todos los empleados, incluyendo a los Lgbti. 

La Cámara de Comerciantes Lgbti impulsa el portal de empleo www.talentodiverso.com.co que crea puentes entre empleadores y ofertas laborales para personas diversas en Colombia.

42

% de empleados Lgbti sienten miedo o 
vergüenza de su orientación sexual.

Centro Nacional de Consultoría

50

% se siente incómodo si su orientación sexual
queda expuesta en su trabajo.

Centro Nacional de Consultoría

SER LGBTI EN EL ESPACIO PÚBLICO

 “Cierro la puerta de mi casa y salgo a la calle a la defensiva, porque siempre hay alguien que te hace un comentario o me da miedo que puedan agredirme”, dice Natalia Molina.

Una situación similar narra Daniel Vélez, estudiante de diseño industrial, a quien le han gritado palabras ofensivas numerosas veces en la calle, solo por expresar su identidad de género.

Y aunque la población Lgbti parece haber ganado algunos espacios en la Loma de la Cruz y el Bulevar del Río, siete personas de diversas orientaciones sexuales entrevistadas por El País manifestaron no sentirse seguros para mostrarse como son en los espacios públicos, centros comerciales y otros establecimientos de la ciudad.

“Es importante que los establecimientos comerciales conozcan la jurisprudencia que protege en Colombia a esta población. Para ello estamos dispuestos a implementar el Decreto 410 de 2018 de la mano del Ministerio del Interior, para evitar actos de discriminación por orientación sexual e identidad de género diversa, que puede acarrear desde una multa hasta la cárcel, según lo establece la Ley 1482 de 2011”, explica Luz Adriana Londoño, secretaria de Equidad de Género del Valle.

Maurico Garcés, activista Lgbti de Cali, afirma que “la ciudad ha avanzado en los últimos años y actualmente está ad portas de tener la política pública Municipal Lgbti".

Con esa política, se busca “garantizar en un término de 10 años recursos para la inclusión y reconocimiento de la población Lgbti", indica Carolina Campo, secretaria de Bienestar Social de Cali.

48

% considera que las personas de orientación diversa
se comporta mal en el espacio público, el 23% considera 
que se comportan bien

Encuesta de Cali Cómo Vamos 2018

15

personas Lgbti han sido asesinadas en Cali
en los últimos tres años

Cifras de las Secretarías de Seguridad y de Bienestar
Social de Cali

Más información

Si necesita ayuda u orientación puede visitar el Centro de Atención Lgbti de la Alcaldía de Cali que está ubicado en la Calle 10 Norte # 8N 27, barrio Juanambú. Teléfono:  8896332 ext 127

COMPARTE ESTE ESPECIAL