Walter Riso salta a la novela con 'Pizzería Vesubio'

Walter Riso salta a la novela con 'Pizzería Vesubio'

Julio 16, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Escritor Walter Riso

Walter Riso presenta su novela ‘Pizzería Vesubio’, que tiene numerosos referentes gastronómicos.

Archivo El País, Colprensa, Juan Páez.

Después de publicar numerosos y exitosos libros sobre relaciones interpersonales y desarrollo personal, como ‘Ya te dije adiós, ahora cómo te olvido’, ‘Amar o depender’ y ‘Guía práctica para vencer la dependencia emocional’, Walter Riso da un salto cuántico para contar una historia muy personal.

El célebre psicólogo presenta ‘Pizzería Vesubio’, una novela con amplia dosis autobiográfica, que sigue la lucha de una familia italiana que migra a la Argentina para huir de la guerra y la falta de oportunidades.

Migración. Nápoles, Familia. Pizza. Son cuatro ejes temáticos importantes en este relato donde, confiesa Riso, se quitó de encima la carga de escribir para la salud mental de otros, y se sintió libre para ser “deliciosamente irresponsable”. Hablamos con él.

Lea también: Tres colombianos entre los finalistas del Premio Hispanoamericano de Cuento

Pasó de escribir 18 libros de divulgación psicológica y desarrollo personal, a incursionar en un género tan exigente como la novela. ¿Cómo vivió la metamorfosis?

Yo siempre escribo para otras personas, ya sea con libros técnicos o en mi tarea como psicólogo. Tengo un rol frente a eso, no puedo escribir cualquier estupidez porque la gente se puede hacer daño. Pero esta vez quise escribir para mí. Era una historia que me agobiaba y llevaba mucho tiempo allí, guardada; quería salir como el Vesubio, como lava. Sentí que tenía que ser algo irresponsable. Porque en un novela vos no decís las cosas, los personajes cobran vida y me gusta eso, me gusta lanzarme a hacer cosas.

¿Cuál fue el detonante de la historia?

Nací en Nápoles, Italia, en el barrio de la camorra, donde se han filmado todas las películas antiguas: la Sanitá. Ese barrio tenía refugio antiaéreo y, durante los bombardeos, los napolitanos ricos iban al barrio de los pobres y estos los recibían en sus casas para salvarles la vida. En Nápoles la gente quiere mucho a la Sanitá. Durante un año busqué material y no hice escaleta, ponía ideas, escribía cosas. Suspendí un año. Volví otro año más, despues dos meses, después 4 meses, y finalmente, como un parto, 9 meses creando un microcosmos. Para mí fue un encuentro, una catarsis.

¿Qué visión plasma de los migrantes italianos que llegaron a la Argentina buscando una nueva vida?

Son guerreros que llegaron a otro país sin idioma, sin profesión, sin plata, en una pobreza absoluta. Evité el tema político, pero esta es una reivindicación de los inmigrantes, gente que luchaba, que peleaba. No usaban la palabra ‘vida’ sino ‘lotta’, que significa lucha. Decían: “¿Cómo va la lucha?”. Uno vivía en una hora lo que ahora se vive en una semana. La vida tranquila de ahora no existía. Yo tuve mi primer juguete a los 7, no sabía si ese día íbamos a comer o no. Mi bisabuelo fue migrante, mi abuelo fue migrante, mi padre fue migrante, yo soy migrante; mis dos hijas lo son, y posiblmente mis nietos también lo serán. Nos viene en los genes.

¿Qué tipo de personaje es Andrea, su protagonista?

Andrea es un antihéroe, es buen tipo pero no tiene muchos actos de dignidad, excepto al final. Me divertí mucho y no tengo ninguna pretensión con este libro. Escribir ficción me pareció maravillosamente irresponsable.

¿Cómo logró frenar a su terapeuta interior para que no psicologizara demasiado los personajes?

Traté de mantener lo psicológico fuera, que no se viera en este libro la mano del psicólogo, pero me costó mucho. Yo escribía cosas y las veía muy psicológicas, entonces las corregía. Me cuidé en la escenas de sexo porque no quise reprimirme mucho pero tampoco hacer una escena grotesca. Cada proceso lo disfruté, me gustó sentirme tan libre.

¿Qué novelas y escritores le  sirvieron como inspiración literaria?

Sobre el tema del padre, que es muy fuerte en mi novela, yo comencé a leer a Paul Auster, busqué a Modiano, pero los papás de estos tipos eran diplomáticos, millonarios. Mi papá era un desastre, no encajaba en ninguna de esas cosas. Entonces ninguno de esos libros, afortunadamente, me sirvió para nada. Tampoco me los leí más de 20 páginas. Cuando ya veía cómo empezaban a hablar del papá... ¡no!

¿Habrá más novelas o esta fue una incursión excepcional en el género?

Voy a seguir escribiendo las cosas que escribo, las cosas técnicas, y más adelante creo que volveré a escribir novela. 30.000 horas de consulta psicológica tengo yo, fijate si no voy a tener temas...

Sobre el autor

Walter Riso: Nació en Italia (Nápoles). Es doctor en psicología, magíster en bioética y especialista en terapia cognitiva. También estudió filosofía y obtuvo formación en teatro, especialmente en el método de Stanislavski y Grotowski, lo que le permitió incursionar en el área del psicodrama. Ha escrito cinco obras técnicas en el área de Psicología Clínica y diez y seis libros de divulgación, los que han sido traducidos a doce idiomas. En la actualidad es profesor en distintas universidades, y formador de terapeutas. ‘Pizzería Vesubio’ (Editorial Planeta) es su primera novela.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad