Tres mujeres reviven a Tejada con la intervención de sus murales

Tres mujeres reviven a Tejada con la intervención de sus murales

Enero 10, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Isabel Peláez R., reportera de El País 
Mujeres que reviven a Hernando Tejada

Ana Jaimes, Daniela Castro y Claudia Leyva llegaron ayer a Cali para dar el primer vistazo a los murales de la antigua estación del ferrocarril. Dicen que estos han sufrido los embates de terremotos, y eso hace parte de la historia misma de estas obras.

Oswaldo Páez / El País

Ana Jaimes, Daniela Castro y Claudia Leyva serán las tres mujeres, que junto a Gilberto Buitrago y dos auxiliares, tendrán a cargo la restauración de los dos murales del artista Hernando Tejada, ubicados en la antigua estación del ferrocarril -hoy, sede de Metrocali-.

A partir de hoy estas bogotanas, graduadas en restauración y conservación de bienes muebles de la Universidad Externado de Colombia, se pondrán sus overoles —como ellas mismas dicen— para montarse a un andamio y darle nueva vida a dos murales, ‘La Historia de Cali’ y ‘La Historia del Transporte’, de 190 metros cada uno.

Vivirán en Cali durante el tiempo que dura la restauración. Y están felices. Trabajarán durante cinco meses, de lunes a viernes, de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., con pausas activas porque el suyo, admiten, “es un trabajo desgastante y de riesgo”.

Lea también: Guía para amar: la astróloga Mía Astral estará en Cali en febrero

No es para menos, necesitan certificarse en alturas, aprender a manejar los arneses, las líneas de vida, los elementos de seguridad e incluso sustancias químicas que pueden hacerle daño a la pintura mural, a ellas mismas y al medio ambiente.

Para Claudia Leyva, “desde la restauración uno tiene una aproximación a las obras que no tiene ninguna otra persona, llegar a conocer cómo se hicieron, su historia, lo que representan para la gente, lo que han sufrido, es emocionante y es un reto. Algo que tiene la pintura mural que no tienen otro tipo de obras es que están insertas en un contexto, que en este caso es la que fuera la estación de trenes de Cali, y poder recuperar algo que tiene tanto valor para la gente es bonito y gratificante”.

Precisamente el próximo 1 de junio se cumplen 20 años de la muerte de Hernando Tejada y la idea es que el público pueda apreciar su obra mural en toda su plenitud, después de ser restaurada.

Cuenta Alejandro Valencia, sobrino de Hernando Tejada, que su tío vivía a 40 metros de la estación del ferrocarril cuando pintó estos murales, “en una casa que ya no existe nació el famoso Taller de Cali y él venía todos los días a encaramarse a los andamios sin arneses. El arquitecto Manolo Lago, quien venía a verlo pintar, cuenta que cuando llegaba una mujer bonita ‘Tejadita’, chiquito como era, se bajaba a toda de esas alturas, porque era muy coqueto, le encantaban las mujeres”.

Por esa razón, dice Susana Santiago, quien fuera asistente del artista durante diez años en sus obras en madera, “Tejadita estaría feliz de que sus murales los restauren las mujeres”. En la restauración van a trabajar dos hombres, un restaurador, un documentalista, tres restauradoras y dos auxiliares mujeres, entre ellas Susana.

Para el escultor Alejandro Valencia, el trabajo de restauración “requiere de la minuciosidad y el detalle de la mujer, de su laboriosidad y entrega”.

Gilberto Buitrago, quien tiene toda la experiencia en pintura mural, coordinará las labores. Las restauradoras trabajarán por secciones. Cada una se encargará de realizar todos los procesos en cada una de las áreas: limpieza, resane de zonas que presentan fracturas o grietas, y luego la reintegración de color donde hay faltantes. En un primer vistazo que dieron ayer, las restauradoras observaron que hay una suciedad generalizada y algunas grietas.

“Ninguna decisión se puede tomar sobre lo que se va a hacer en las pinturas murales sin antes haber hecho una investigación completa y sin tener unos argumentos, porque estamos tratando un patrimonio cultural nacional y le tenemos que responder a todos los colombianos.

Una cosa es lo que se ve en los estudios y otra muy distinta lo que veremos en este acercamiento a la obra, para encontrar la forma de darle vida de nuevo a estos murales y que la gente pueda apreciar toda su belleza”, expresa Daniela Castro. “Participar en esto da escalofrío porque el chiste de un artista es que permanezca vivo a través de su obra”, dice Susana.

Abierto al público

“La restauración de las dos obras, íconos de Hernando Tejada que reposan en esta estación antigua del ferrocarril, es una oportunidad para que la gente pueda palpar lo que significó una obra que representa la evolución de nosotros como ciudadanos y otra que simboliza la evolución del transporte en Colombia”.

“La inversión es de $217 millones con la Fundación Lucy Tejada. Tras la restauración, se fijarán unos horarios para que el público aprecie los murales y obras de artistas que hacen parte de Fundiberarte”, dijo
Nicolás Orejuela, presidente de Abierto al públicoMetrocali.

El mural ‘La historia del transporte’ no se inauguró debido a la explosión de los camiones de dinamita en agosto
de 1956. En este y el mural titulado ‘La historia de Cali’, Tejada se autorretrató.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad