Takehiro Ohno, el chef de televisión que llega a Cali a dar charlas de motivación

Takehiro Ohno, el chef de televisión que llega a Cali a dar charlas de motivación

Septiembre 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Takehiro Ohno, el chef de televisión que llega a Cali a dar charlas de motivación

Takehiro Ohno visitó La Pescadería Gourmet, en Cali.

Hablamos con el chef de televisión Takehiro Ohno, que esta estará a cargo de la Cena del Club Colombia en la noche de este jueves.

El chef japonés Takehiro Ohno, descendiente de samurai, estrella del canal de televisión elgourmet, y un enamorado del chicharrón y del sancocho colombiano, vino a Cali a dar unas charlas más que de cocina, de motivación. Además será el encargado en la noche de este jueves de ofrecer una cena degustación a socios e invitados del Club Colombia. Nacido en la isla de Hokkaido, Japón, en 1967, dio sus primeros pasos en la cocina de la mano de su madre, especializada en repostería alemana. Se graduó como nutricionista en la Nishi Kyushu University en Japón, y se especializó en cocina española con Akihiko Manada en la escuela de cocina de Osaka.¿Qué lo hizo aceptar la invitación del Club Colombia de venir a Cali a contar su experiencia de vida y a preparar la cena?Para mí es un placer conocer a Cali. He venido a Colombia varias veces y muchos chefs amigos como Catalina Vélez y Carlos Yanguas, compañeros del canal El Gourmet, y gente que conocí en Bogotá y Medellín, me hablaron de esta tierra, rodeada de campo y con gente cálida. Cuando me llegó la invitación del Club Colombia dije que sí, sin pensarlo.¿Cómo es su clase? ¿Es cierto que es motivacional?Sí, mi clase no es solo para hablar de cocina, en una hora no se aprende. La primera parte es un show para estar con Takehiro Ohno que sale en tele y la otra hora es una charla motivacional. Yo no hablaba nada de castellano y hoy en día tengo programas de televisión en toda América Latina, eso fue después de muchas lágrimas y esfuerzo. Pero valió la pena. Mi charla es sobre mi vida y para motivar no solo a los cocineros sino a la gente de América Latina que necesita fuerza para salir adelante. Estas charlas son mi manera de agradecerle a América Latina por su acogida.¿Qué clase de comida entrenó su paladar en su nativa isla de Hokkaido?Mucha gente conoce como comida japonesa el sushi, pero al preguntarles: “¿Y qué más?”, dicen “tempura”, pero eso es una fritura rápida de vegetales, carnes blancas o mariscos, no es una preparación original de la cultura japonesa, sino de Portugal, en nuestra cocina no teníamos aceite. El 80% de nuestra cocina es verduras y eso mucha gente no lo sabe, porque si yo monto en Colombia un restaurante de cocina japonesa y ofrezco el 80% de verduras, la gente no va a venir, porque les hace falta la proteína. Pero yo toda mi vida comí verduras y sé muchas técnicas para prepararlas. Mientras en la cultura gastronómica de occidente las verduras son una guarnición, para nosotros son el plato principal, y ahí radica la gran diferencia entre cocina japonesa y occidental.Pero no solo de verduras vive el hombre, también de postres... ¿Qué le heredó a su madre, experta en repostería alemana?Desde los 7 años ayudaba a mi madre tamizando harina. Ella tenía un maestro alemán muy duro, yo le tenía miedo por esa disciplina que imponía. Pero así me trataba mi madre, como a un profesional, no como a un niño. Con ellos aprendí que lo importante es la prolijidad, la velocidad, la organización. Desde allí me empezó a gustar trabajar en la cocina.¿Y qué lección le dejaron los estrictos maestros japoneses de la cocina?Son muy estrictos, pero gracias a esa experiencia pude aguantar mi vida en Occidente. Si yo no hubiera tenido esa disciplina de aguante me habría devuelto a Japón, como lo hacen muchísimos japoneses que salen de nuestro país y a los dos años vuelven. Mis maestros me enseñaron que fuerza es valor, no es un tema de buscar resultados, ser famoso o exitoso, sino de transmitir ciertos valores.¿Usted creó una nueva cocina japonesa?¿Yo? ¿Inventado? No. Cada vez más respeto a los clásicos, quiero entender la historia que responde al sentimiento de la gente. Si hago cocina colombiana quiero que los colombianos me digan “te felicito, es el mismo sabor de la comida de mi abuela”. No soy cocinero de inventar nuevas cosas, que ocupen ese trabajo.¿Qué le gusta de la comida colombiana? Hace cinco años que conocí a Colombia me sorprendió la variedad de productos que hay. Me encanta el chicharrón con cerveza, el sancocho, un plato sencillo, pero con un aroma a hierbas increíble. Es una cocina con potencial y mucho sentimiento de la gente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad