Opinión: 'Lecciones reales'

Opinión: 'Lecciones reales'

Enero 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S. | Enviada Especial de El País, durante seis años, al Concurso Nacional de Belleza.
Opinión: 'Lecciones reales'

"Una corona no se gana por suerte, por política o por que sí, se gana con esfuerzo, constancia y disciplina".

"Una cara y un cuerpo lindo cuentan para ganar, pero cuando una mujer ha tenido experiencias de vida significativas como viajar y estudiar, dentro y fuera del país, aumentan las posibilidades".

Concluida la edición 63 de Miss Universo, que dio como triunfadora a la colombiana Paulina Vega Dieppa, hay varios aspectos para reflexionar en torno al papel que deben cumplir quienes aspiran a un título de belleza. Aquí, algunas lecciones reales: Lea también: ¿Estuvieron difíciles las preguntas hechas a Miss Universo?, conocedores opinan 1. Preparación intelectualUna cara y un cuerpo lindo cuentan para ganar, pero cuando una mujer ha tenido experiencias de vida significativas como viajar y estudiar, dentro y fuera del país, aumentan las posibilidades. Dichas vivencias brindan una visión del mundo más amplia, hay mayor seguridad al hablar y se tiene una mayor perspectiva de las relaciones humanas y sin duda, permite que la candidata se proyecte mejor. Imagínese lo siguiente: Usted hoy es jurado de un concurso y en frente suyo está una niña de 19 años, recién graduada del bachillerato y qué no sabe qué quiere en la vida, ¿qué tipo de conversación podría entablar con ella durante cinco minutos? Pero, luego llega otra de 19 años, con varios semestres de universidad y viajes dentro y fuera del país, ¿alcanzarían esos cinco minutos para conversar?2. dominar un segundo idiomaEs cierto que en oportunidades anteriores hemos tenido candidatas que manejan muy bien el inglés pero este año tuvimos un plus: una reina que habla inglés, francés y alemán. En diálogo con Gabriela Isler, la Miss Universo 2013, ella le decía a El País que “dominar el inglés es un complemento muy necesario porque al llegar al concurso, estás a nivel mundial y debes manejar el idioma universal”. Comentaba que eso era fundamental para poderse relacionar mejor con la gente, con el jurado y la prensa. Futuras candidatas: ¡A estudiar inglés! Comités de belleza: A revisar con seriedad las hojas de vida, no permitan que una niña diga que es bilingüe y que al entrevistarla nos diga “Es que solo voy en nivel dos”. Pero si usted, querida candidata, debe responder a la temida pregunta del jurado, hágalo en su lengua nativa y aplique la fórmula de Gabriela Isler: “El español es mi idioma natal, es el idioma con el que hablo desde el corazón. En el inglés uno busca palabras y en el español uno busca sentimientos. El día de mi elección hablé desde el corazón para no equivocarme”.3. No tener miedo a decir 'No entendí la pregunta' o 'No sé la respuesta'Desde siempre se ha dicho que un reina debe apostar por ser ella misma, auténtica, entonces, ¿por qué no expresar abiertamente que no se entiende una pregunta? ¿Qué pecado hay al decir 'Es una pregunta difícil'? Pedirle al jurado o al periodista que repitan la pregunta, da tiempo para pensar de nuevo y responder de manera reposada y si es el caso, acertar con algo medianamente sensato o coherente. Eso, sin duda, salvaría a muchas de ser inscritas en la historia de los osos reales. 4. Reinas hechas con pacienciaHay que dejar esa idea de que, en dos o seis meses, una niña está lista para ir a concursar y ganar. Ser reina hoy es una suma de factores entre lo físico y lo intelectual. Hoy, los comités de belleza deben jugar a perfeccionar, no a hacer imposibles. En Venezuela, por ejemplo, una reina se prepara en varios años y de manera integral. Sin ir lejos, miremos a Paulina: desde los 15 años se preparó para ser reina, cuidaba su alimentación, hacía deporte y estudiaba, no se desgastaba participando en uno u otro concurso con la excusa de foguearse. Se lanzó como reina cuando ya estaba lista. Señores: una corona no se gana por suerte, por política o por que sí, se gana con esfuerzo, constancia y disciplina.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad