Noche de salsa con Issac Delgado el próximo 24 de septiembre en Cali

Noche de salsa con Issac Delgado el próximo 24 de septiembre en Cali

Septiembre 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Noche de salsa con Issac Delgado el próximo 24 de septiembre en Cali

El artista Issac Delgado.

Issac Delgado estará en la Carpa del Club San Fernando a las 7:00 p.m., en el concierto ‘Salsa, timba y amor’.

Issac Delgado llegará a Cali con su propia orquesta, proveniente de   La Habana, para deleitar con su gran repertorio de éxitos a los asistentes a una   noche de ‘Salsa, timba y amor’, en la Carpa Club San Fernando el próximo  24 de septiembre a las 7:00 p.m. 

Junto a él estarán Roberto Lugo, Alexánder Abreu & Habana D’Primera, Tony Vega y  Leo D’ Barrio,   Dj’s  Marlong Son & Sabor, Dj Larry Pay, Dj Holmes y  Dj Candún.

¿Qué canciones no faltan en su espectáculo?

Qué Pasa Loco, Mi Romántica, No me Mires a los Ojos, Ajena, Necesito una Amiga. Y hace un tiempo me dijeron: “Métete en Youtube  y mira la fiesta  del 1 de enero en Colombia, donde bailan ‘Por qué paró’”,  una canción que hice en el año 90 y pico en un viaje a  Brasil. Colombia es un mercado atípico, a  la gente de la calle, al pueblo, no lo puede parar nadie. Donde quiera que voy me dicen que es una canción obligada.

Vea aquí: El video del Distrito de Aguablanca que sorprendió al salsero Issac Delgado

¿Se presentó con el Grupo Niche en el  Madison Square Garden, no es así?

Sí, cuando era parte de RMM me presenté y en ese show  estaba Niche. Mi relación  con Jairo Varela fue muy linda,  el Grupo Niche ha estado siempre en el top de la música salsa en Colombia y son  embajadores en el mundo. Cuando Jairo tuvo su problema, en el año 90 y pico  lo visité, estaba recluido en un lugar céntrico y estuvimos hablando. Tengo muy buenas relaciones con otros integrantes y conmigo trabajó Alberto Barros en una etapa en que viví en Estados Unidos.

Su papá era sastre y su mamá bailarina. ¿Heredó más  lo de bailarín que  la habilidad para coser?

(Risas) Me gusta la moda, pero de sastre  no tengo nada. Uno de mis hermanos, por parte de padre, tiene la habilidad de la sastrería. Pero mi influencia más grande  es la de mi madre; desde que teníamos uso de razón íbamos a sus ensayos en los teatros.  Ella    ya no era bailarina, sino  actriz, había viajado por el mundo y  participado en muchas  películas,  era  muy querida.

¿Allí hizo sus ‘pinos’ en el escenario?

Sí, un poquito. Los papás nos obligaban -como si fuéramos payasitos- a hacer  cosas como cantar. A  mí me gustaba más el fútbol, lo practicaba, pero  en cuarto grado mis papás me inscribieron en una escuela de música. Estudié violonchelo.  En sexto  me metieron a  clases de guitarra. Entonces el deporte pudo  más. Estudié licenciatura en cultura física y fui maestro en  una escuela primaria. Finalizando la carrera me llamaron los excompañeros de la escuela de música para cantar en un grupo con Gonzalo Rubalcaba, mi hermano del alma. La música es algo que  lo llama a uno cuando se lleva en la sangre.

Luego estuvo en muchos grupos, ¿cuándo se decidió a formar el suyo?

Comencé trabajando en  cabarets, en la Cuba de los años 80. Trabajé con Tropicana,  y en el 87 hicimos una gira grande por Europa, un espectáculo con 80 personas en escena. Cuando regresé  comencé a manejar la banda. Había pasado por  el Grupo Galaxia y  la  Orquesta de Pachito Alonso, desde el 83 soy músico  y  en el 87 que estaba en Tropicana de solista  me llamaron  de suplente y  me quedé con la orquesta.

¿Cómo nace el apelativo de ‘El Chévere de la Salsa’?

Desde que comencé había hecho algunas grabaciones  con un músico extraordinario, Dagoberto González, y me decía que debíamos   tener un eslogan  y  usamos ‘El chévere de la salsa’ porque yo escuchaba mucha música de Cheo Feliciano,  y chévere es  una palabra muy latina, caribeña. El mote se acentuó  cuando  hice un disco con Adalberto Álvarez, ‘El Caballero del Son’, director de Son 14  y lo llevo con orgullo. Chévere es  ser ‘elegante’ o amable, y a mí no me cuesta serlo.

De los reconocimientos que ha recibido, ¿cuáles destaca?

Tuve  múltiples   premios EGREM, que es lo  similar a los Grammy en Cuba. Gané el Grammy con otros artistas en  discos como ‘La rumba soy yo’.  

¿Cómo llega su esposa Massiel Valdés a su vida?

Llevo 22 años casado con Massiel, tengo dos hijas con ella,  Dalina y Alessia, y  de mi primer matrimonio tengo  tres niños. Massiel estudiaba en la licenciatura en cultura física, durante 12 años fue miembro del equipo nacional de Cuba de nado sincronizado, es subcampeona panamericana. Eso nos unió.  Ella se retiró y se dedicó a  la familia, a cuidarnos.

¿Por qué regresó a Cuba?

Salimos de Cuba en 2006 hacia EE. UU. y entonces eso era un tabú para los cubanos. Viví dos años en Madrid y otros más en México. Hace dos años regresé a Cuba y estoy muy feliz porque   he recibido un cariño muy grande  de la gente. Estuve  nueve años sin tocar en  mi país y ahora es donde más me presento. Llegué con  el proyecto  ‘Salsa, mambo y cha cha chᒠcon músicos de primer nivel, de voces súper bonitas. Y sigo con mi orquesta, con la que ya  cumplimos 25 años.

¿'El negro vuelve a La Habana’ se refiere a su regreso?

Esa canción es de Naim Pérez y su padre. Cuando interpreté ese tema no había regresado a La Habana, fue una premonición. Ahora la gente lo asocia con eso y no les quitamos la ilusión.

¿Cómo nació ‘Qué Pasa Loco’?

Es una canción de José Luis Cortés,  director de NG la banda, que cuando salí me la dio para que la interpretara. Estando en Venezuela, en el estudio, grabando esa canción, entró a la cabina Hildemaro y le dije que la grabara conmigo. Nunca más nos vimos, pero este dueto significó mucho para mí.

Hay un video en el que invita a Maité Hontelé y canta  Mata Siguaraya, ¿cómo surgió ese dueto?

Es un homenaje a Benny Moré. Pero la he invitado muchas veces. Esta música es un poco machista y cuando aparece una mujer en el panorama, como Yenisel de Los Van Van, Celia Cruz o Maite, que toca la trompeta con gran destreza, hay que darle su valor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad