Marlon Moreno vuelve a casa: "quiero hacer de Cali una potencia mundial de cine"

Marlon Moreno vuelve a casa: "quiero hacer de Cali una potencia mundial de cine"

Septiembre 18, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Isabel Peláez - periodista de El País
Marlon Moreno, actor colombiano 01

Marlon Moreno, actor colombiano.

Foto: Especial para El País

El personaje de Pedro Pablo León Jaramillo, en la serie ‘El Capo’, convirtió a este caleño en una leyenda. A su alrededor se tejieron muchos mitos, como que se había creído el cuento de que era el mafioso al que interpretó durante tres temporadas y que amenaza con volver.

El actor habló con El País en una charla en que la que, como él mismo lo dijo, soltó muchas confesiones.

¿Qué lo trae por Cali?

Un taller de formación de actores, que es parte inicial de una meta que tengo con esta ciudad. Planeamos rodar una película y futuros proyectos en los que Cali va a ser la locación. Estamos próximos a rodar ‘Insurrección’, un trabajo que hicimos el teaser hace dos años, para ofrecerlo al mundo y buscar inversionistas. Ya encontramos una gente muy interesada en realizarla y lo haremos dentro de pocos meses.

¿A quiénes va dirigido este taller?

A actores de la ciudad. Queremos encontrar el talento que necesitamos para nuestras producciones y encausarlo. Hay una visión acerca del trabajo actoral muy particular y requerimos de un proceso preliminar bastante arduo. Cuando hicimos las audiciones en Cali, estas duraron hasta dos horas con cada actor. Se volvieron casi que ensayos, porque sé que acá hay mucho talento y para aprovecharlo hay que también formarlo.

Queremos hacer una cantidad de proyectos que tengan calidad internacional. Se ha tenido problemas con las películas colombianas, porque la forma en la que se actúa es demasiado grande y se requiere de una actuación más cercana al formato cine.

¿De qué trata la película 'Insurrección', la película que hará en Cali?

“Es una historia escrita por Mauricio Marulanda que nos habla de un grupo que, cansado de las injusticias, de la corrupción de su país, toma la justicia por su propia mano, empezando por la delincuencia común y dedicándole bastante tiempo a la delincuencia de cuello blanco que es la que se roba las grandes sumas de dinero y tiene al sociedad
sumida en una cuasi miseria, tanto en Colombia, como en Latinoamérica.

Marlon Moreno, actor colombiano 03

¿Qué cualidades tiene esta ciudad que la hace cinematográficamente apetecible?

Históricamente ha sido la ciudad que más le ha aportado a lo audiovisual. Tenemos que remitirnos a los inicios del cine, pasando por la época del Caliwood con personas como Carlos Mayolo, Luis Ospina, Sandro Romero Pereiro. A partir de allí hubo otra generación con Antonio Dorado, Carlos Moreno, Jorge Navas, Oscar Ruíz Navia 'Papeto' y Óscar Acevedo, que han tenido éxito en todo el mundo. No es un secreto que el teatro a nivel nacional durante mucho tiempo fue representado por el TEC, de Enrique Buenaventura, la mayoría de actores eran de Cali. Mucha gente también dedicada a la producción y a la fotografía.

Esta es una ciudad que podría tener una industria propia, si nosotros reuniéramos a toda la gente que trabaja en el medio audiovisual en Colombia, que son de Cali, no necesitarían irse de aquí, porque este es un semillero para todas las ramas de lo audiovisual.

¿Y qué lo motivó a regresar a Cali?

La nostalgia de los años. Yo nací en Cali, el amor que tengo por la ciudad es muy grande. A estas alturas de la vida estoy pensando en devolverle todo lo que me ha dado y una manera es venir e impulsar este tipo de proyectos, a inmediato plazo, como es el taller; a mediano, como es la película, y a largo plazo que tenemos el proyecto de hacer una fundación de cine de formación práctica, al estilo de la escuela de San Antonio de los Baños, en Cuba, que ha formado a gente en cine de diferentes lugares del mundo.

Nuestro deseo es hacer de Cali una potencia a nivel mundial, tenemos con qué, necesitamos que la gente crea. Y también son esas ganas de ver a la ciudad salir adelante. Al hacer buen cine o buenas series estamos promoviendo el turismo porque la gente siempre quiere ir a conocer el lugar donde se rodó la película que les robó el corazón. Esta es una industria que atrae a otras y que aquí está virgen. Y hay mucha gente que puede invertir, pero le da miedo porque desconoce lo buen negocio que era antes de llegar Netflix y el mejor negocio que es después de Netflix, que hizo una explosión de diversidad, ahora la gente ve lo que quiere ver y no lo que le imponen y a la hora que quiere.

Hay un tipo de producción que funciona muy bien en estas nuevas plataformas, basadas en series o películas con un tratamiento particular, que es lo que queremos desarrollar en Cali.

¿De qué se trata ‘Insurrección’, la película que rodará en Cali?

Es una historia escrita por Mauricio Marulanda que nos habla de un grupo que cansado de las injusticias, de la corrupción de su país, decide tomar la justicia por su propia mano, empezando por la delincuencia común y dedicándole bastante tiempo a la delincuencia de cuello blanco que es la que se roba las grandes sumas de dinero y tiene al sociedad sumida en una cuasi miseria, no solamente en un país como Colombia, podría suceder en toda Latinoamérica.

¿A qué retos se enfrenta en dicha película?

Son muchísimos. Desde que empezamos esto he sido el vendedor puerta a puerta. Llevo dos años en una ardua labor en donde muchas veces me he sentido que no puedo más, porque es muy duro encontrar eco verdadero. La gente veía el 'teaser' y decía que muy chévere, pero a algunos les daba temor porque el producto está atacando cierto sector muy poderoso de la población y eso acarrearía otras consecuencias.

En dos años he hablado con muchísima gente, hemos estado a punto de cerrar la negociación, pero ya no tendríamos nosotros el manejo de ella sino que estaríamos cediéndolo, entonces dijimos: “NO”. Seguimos con el producto. Estuvimos tentados a hacerla en otro país, pero me sentía mal, porque el proyecto nació de la cabeza de un caleño, la hicimos con actores y equipo caleño y que de un momento a otro nos la quiten es muy difícil.

Pasé por ser vendedor, productor, tuve reuniones con todo el mundo. Ahora estoy desarrollando el guion técnico. Entonces es sentarse horas y horas trabajando en la planimetría, cómo quiero cada escena, reunirme con la diseñadora de producción, hablar de las locaciones y empezar a buscar los actores que veo en cada personaje. A algunos no los he podido ver. Ahí viene lo del taller. Yo quiero hacerla con Cali, quiero tener la oportunidad de ver lo que hay, empezar a moldear, a formar, para que la gente tenga idea de lo que hará en las audiciones. Y está el reto de estar dirigiendo y estar adentro.

La experiencia en el teaser fue muy fuerte, hay cosas que se le escapan a uno. Es rodearse también de un gran equipo. Estamos buscando gente muy buena en su oficio para hacer el trabajo más fácil.

Marlon Moreno, actor colombiano 02

La maestra Vicky Hernández dice que actúa en series de narcos, pero no es capaz de mirarse. ¿Usted sí lo hizo en El Capo?

Nunca le he tenido miedo a verme en nada de lo que hago. He cometido unas cagadas, que he dicho ‘qué horrible actué ahí’. Pero es de lo que aprendo, no de los aciertos. Cuando hago un personaje que a la gente le gusta puedo pensar que soy el mejor actor.

A mí me pueden decir de cierta película que no les gustó ese trabajo, pero yo sé por qué lo hice así. Como director debo mirarlo todo, debo mirarme a mí, a mis compañeros, tener el cuadro completo. Me gozo viéndome así sea que al verlo no esté de acuerdo con lo que hice, porque de ahí también aprendo. Yo sé que doy todo de mí.

Siempre que estoy haciendo un personaje doy el mil por ciento, pero de pronto abordo el personaje por donde no es, a una gente le gustará, pero a otra no. Debo tener la capacidad de decir aquí fallé o tener la humildad para decir ahí estuvo bien y no lo había podido hacer mejor.

¿Cuándo desarrolló la inquietud de director?

Siempre tuve la inquietud, pero en los últimos años fui desarrollando la visión de director. Tuve la oportunidad de, en algunas escenas de El Capo, dirigir y sentir el apoyo tanto del director, en su momento,como de mis compañeros, de cómo plantear la escena. Eso me fue dando muchas ganas de ver todo el cuadro. Ya no estoy contento con sentir mi parte. Uno como actor va y hace lo suyo y el cuadro es del otro. Ya empecé a sentir una necesidad por dominar el cuadro.

Me recuerdo en algunas producciones, diciéndole muy atrevidamente al director: “¿Te parecería si lo ponemos en movimiento de cámara acá?”. Soy muy estudioso de las escenas y venía con la justificación y el director me miraba y me decía “sí”.

¿Dirigir es una manera de renovarse?

Es una manera de alimentar el espíritu a través del otro, porque uno como actor es muy egoísta, uno puede tener la escena con otro actor, pero defiende su personaje. Como director tengo que quererlos a todos y entender la escena y ya mi personaje deja de ser importante, porque lo más importante es el cuento que voy a contarle al mundo.

Hace tres semanas estaba rodando un corto en Los Ángeles y veía las posiciones de cámara y estaba sufriendo porque desaprovechaba el plano.

Yo nunca pensé dar un taller en la vida, decía qué voy a enseñar y hoy tengo la necesidad de ofrecerle a otros otra visión. Porque el actor decide su propio camino. Uno como tallerista le ofrece una ruta, pero él escoge. Hubo un momento en que me me preguntaba como actor qué necesito hacer para tener éxito, era un constante dilema. Veía las actuaciones que tenían éxito y yo no estaba ni cerca.

Empezó a los 14...

Empecé a los 14 años y ya llevo 38 años dándole a esto.

¿Era tímido?

A veces digo que he sido tímido. Otras veces pienso que son tan pocos los temas que me interesan que poco me conecto y no pierdo tiempo en eso, eso me hace ser muy observador. Yo entro a un lugar, y al igual que Terminator, lo observo todo, como ahora que veo el movimiento de tus manos con el bolígrafo, tus piernas. El actor debe observar, para estar listo en el momento de reacción de su personaje. Creo como dijo Marlon Brando en una entrevista “que todo el mundo es capaz de actuar”.

¿Su gran ídolo es su hermano, también actor?

Mi hermano fue y sigue siendo el único ídolo que he tenido. Es de un talento histriónico, de una capacidad única para enfrentar los problemas. Me daba miedo ser actor, porque al verlo yo sentía que iba a hacer el ridículo”.

¿Con cuál personaje descubrió que era un actor?

Buena pregunta porque yo todavía siento la necesidad de ser un actor, me falta todavía mucho. Me inquieta ver a Daniel Day-Lewis, Joaquin Phoenix y Jay Gilligan lo hacen hoy en día. Hasta antes de Marlon Brando se actuaba de una manera, que la siguieron Malcovich, De Niro, Al Pacino, pero llegó Day-Lewis y ver una película como 'En el Nombre del Padre' o 'Lincoln'.

Yo quiero llegar a eso y para eso uno requiere rigor, disciplina, entrega, tenacidad, investigación. Y eso no mucha gente está dispuesta a darlo porque se te va la vida y esa vida te absorbe mucho porque te preguntas '¿Y yo quién soy?'. Me he llegado a sentir muchas veces atraído por lo que estoy viviendo con los personajes que no he querido salirme de la historia y cuando dicen ‘Corte’, ‘Hasta mañana’ me cojo la cabeza y digo ‘¿Y ahora qué hago?.

El maestro Jorge Cao, quien me entregó el premio a Mejor Actor Regional en un Festival de Cine de Cartagena en 1996, me dice que estoy enfermo porque prefiero la ficción que la realidad, y que no es de un actor llevarse los personajes a la casa. He tenido la sensación de que es más atractiva la ficción que la realidad, eso es enfermizo, pero es que nadie que se dedique a ser actor está sano mentalmente.

¿Qué mitos se tejieron alrededor de El Capo? Decían que se creía el personaje...

Ahí está el error, hay una diferencia entre creerse el personaje a estar en el personaje durante mucho tiempo. Cuando leí la sinopsis y las escenas dije “este man es un hp, es una serie de 90 episodios, si lo hago como está aquí al segundo día los televisores no están en ese canal y Marlon Moreno pa' su casita y quién sabe cuándo lo vuelvan a llamar”.

Vi que tenía mucha prepotencia y altas dosis de seducción. Con eso tuve para enloquecerme. Al llegar al set estaba al lado de monstruos de la actuación, Katherine Vélez, Óscar Borda, Manuel Sarmiento, María Adelaida Puerta, Marcela Mar y sentí que ellos no creían que yo era El Capo. Era normal, porque hasta ese momento no había hecho un papel de esa envergadura y me tocó llegar a convencer a mis compañeros. Yo decía “buenos días, cámbiese y aquí se hace lo que el Capo dice”.

Mi personaje era el que más hablaba en todas las escenas. Terminaba el día y tenía que ponerme a estudiar las escenas del día siguiente. Porque yo estaba al lado de actores muy buenos, tiburones, que todo el tiempo te están forzando, y si no tienes los pantalones bien puestos, te van a comer. Yo tenía que prepararme el triple y convertirme en el personaje. Eso creó esa atmósfera. Y como el personaje tuvo éxito decían “es que el hombre se cree”. A mí no se me subió nada, estaba en un inframundo y si me hablaban me desconcentraban, yo en mi mente contesto automáticamente y se tejieron rumores, siempre se habla de lo que tiene éxito. Algunos actores necesitamos espacio para trabajar.

Yo no me considero talentoso, por lo tanto tengo que trabajar el triple, por eso yo llego tan bien preparado a las escenas, porque no tengo capacidad para improvisar, porque me parece que si no están muy bien hechas las improvisaciones, me las pillo de inmediato y el espectador también. Si tengo el personaje dominado e improviso sobre algo me van a creer, pero si no este me va a trastabillar. Decían que conmigo no se podía. Luego hice una película 'Regreso a Casa' de un taxista buena gente y todos me adoraban, porque estaba en otro mundo. A veces siento que puedo tener comportamiento autista, muchas veces me están hablando y yo cojo el jet y fiuuuuu.... (mueve la mano, como volando).

Como buen tauro es terco...

Yo pensé que había cambiado pero no. Es que uno es como el toro, si lo dejas tranquilo no pasa nada, pero sí soy obstinado. Es la forma de la vida que me ha dado lo poco o mucho que he logrado.

¿Qué busca con estos talleres que dictará en Cali?

Que los actores no se vayan de aquí, a mí me tocó irme porque había teatro, pero quería hacer cine y televisión. Quiero que la gente de 13 a 18 años no tenga que irse de su ciudad. Hay una canción de Víctor Manuel y Ana Belén que dice “Desahuciado es quien tiene que marcharse”, yo me fui a Bogotá y la cultura que me tocó a mí fue muy fuerte. Ahora, en Estados Unidos vivo más tranquilo, sin temor a los robos, pero todo el mundo vive robotizado, todo el mundo parece muerto. En cambio uno llega a Cali y ve este caos y piensa “esto es vida”.

Por eso, si en mis manos está que los muchachos no se vayan del país, a no ser que sea por una buena oferta, haré todo lo posible para que no se vayan a comer m****. Quiero darle la oportunidad a muchos jóvenes de realizar sus sueños y en su ciudad, al lado de su familia, a lo chino, que toda la vida, nietos, bisnietos, papás y abuelos viven en una misma casa. Acános metieron en la gringada de ‘Pa fuera que hace calor’. No, yo no quisiera que a los jóvenes les tocara como a mí, desprenderme de todo, de amigos, de amores, de hijos.

Sobre la película 'Insurrección'

“Es una historia escrita por Mauricio Marulanda que nos habla de un grupo que, cansado de las injusticias, de la corrupción de su país, toma la justicia por su propia mano, empezando por la delincuencia común y dedicándole bastante tiempo a la delincuencia de cuello blanco que es la que se roba las grandes sumas de dinero y tiene al sociedad sumida en una cuasi miseria, tanto en Colombia, como en Latinoamérica.

Hasta el 28 de septiembre irán los talleres de Marlon Moreno, que ya tienen cupo completo. En unas dos semanas habrá otros.

Datos

Marlon tiene cuatro hijos: Brian, Gabriela, Samuel y Luna (la menor) con quien vive en EE.UU. Brian es actor (interpretó a El Capo joven) y Gabriela, modelo.

Lleva 38 años en la actuación.

Interpretó a Juan Felipe Becerra, en ‘A corazón abierto’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad