La 'magia' detrás del empaque que le mereció un nuevo Grammy a estos diseñadores caleños

La 'magia' detrás del empaque que le mereció un nuevo Grammy a estos diseñadores caleños

Febrero 01, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Isabel Peláez R. / Reportera de El País
diseñadores

Carlos Dussán y Juliana Jaramillo, caleños ganadores del Grammy.

Especial para El País

La empresa caleña Cactus Taller ganó, el domingo pasado, el Grammy Anglo a Mejor Diseño de Empaque por ‘El Orisha de la Rosa’, álbum del artista afrocolombiano Magín Díaz, por el que ya habían ganado antes el Grammy Latino en la misma categoría. Fue un empate con Pure Comedy, de los directores de arte Sasha Barr, Ed Steed y Josh Tillmane (artista: Father John Misty).

Lo que pocos saben es todo el trabajo que hay detrás de este diseño ganador. “Llegamos a hacer cuatro ilustraciones que se fueron refinando y en total hubo unas diez versiones del disco antes de su resultado final. Trabajamos diferentes colores, tipografías, maquetas, ilustraciones y formas abrirlo”, cuenta Carlos Dussán, director creativo de Cactus Taller y economista y profesor de la Universidad Javeriana.

Aunque en once años de trayectoria han sido los creadores de múltiples diseños y marcas para entidades culturales como La Tertulia, Proartes, Delirio, el Festival Internacional de Cine de Cali y la Universidad Icesi, entre otros, para Cactus Taller ayudar a impulsar talentos musicales colombianos no ha sido un trabajo sino un regalo.

Lea también: Homenaje a Magín Díaz: cuatro versiones de la canción 'Rosa, qué linda eres'

“El diseñador de por sí siempre está oyendo música mientras diseña. Y es maravilloso que alguien llegue con su disco, que todavía no ha salido, y te diga: ‘Por favor, pensá en un diseño para esta producción’, y vos te pongás unos audífonos y empecés a dejar salir ideas a medida que la música te va contagiando con su melodía y su ritmo”, expresa Dussán.

¿Cómo le explicaría a la gente cuál es el trabajo de Cactus Taller en el diseño de un empaque?

Muchos creen que nuestro trabajo es poner bonito un disco, pero no. Se trata de pensar qué quería contar esa persona cuando compuso esas canciones o qué estaba pensando, qué quería decir y hacer un empaque que sea una extensión de eso.

¿Qué valor tiene para Colombia recibir un Grammy anglo a mejor diseño de empaque?

Lo más importante y emocionante es lograr que la gente se fije en Colombia, en Cali, en Magín Díaz, que como colombianos nos empecemos a reconocer ante el mundo como tal, para que nos miremos a nosotros mismos. Nuestra identidad empieza a valorarse, como pasó con ‘El Abrazo de la Serpiente’ en los premios Óscar. Somos más universales cuando empezamos a hacer lo nuestro, a mirar nuestra cultura, esta riqueza indígena y afro, sin desconocer las influencias de otros países, pero dejando de imitar lo que ellos hacen.

Para Cali también es un logro...

Claro, es importantísimo y muy satisfactorio para nosotros porque es la industria de la música la que está premiando al diseño caleño. Eso te deja en claro que lo que estamos haciendo en la ciudad es valorado en el mundo.

¿Quiénes hacen parte de Cactus?

La directora del estudio es Juliana Jaramillo Buenaventura. Natalia Ayala ya no está, sino Luisa María Arango, Natalia Olave y Paula Mejía, ellas hacen labores de apoyo en ese disco. En la carátula participó un practicante de Cactus que fue alumno mío de la Javeriana, Juan Felipe Ramírez, y un argentino, Claudio Roncoli, que trabajó con nosotros vía Skype.

¿Cómo iniciaron en la industria de la música?

Marta Gómez, cantante caleña que vive en Barcelona hace muchos años, había visto nuestro trabajo y nos llamó para su primer disco, que fue nominado a los Grammy Latinos en 2011, quedó tan contenta que nos volvió a llamar en el 2015, y esta vez ganó, eso hizo que mucha más gente nos contactara, como Daniel Bustos para el disco de Magín Díaz.

¿Qué hace del empaque un diseño ganador?

Lo que se premia en el Grammy no es solo la carátula sino todo el empaque. Y buscamos que este fuera interactivo para el usuario, que no fuera la típica caja que uno abre y ya sino que quien lo tenga en sus manos pueda ver la historia que se quiere contar.

Es un disco con sello caleño, ¿no?

Sí, en parte una de las claves del éxito del disco es que no trata de ser un producto norteamericano, no trata de parecer algo que hayan diseñado en Europa sino que parte de nuestra identidad, de lo que somos como colombianos y de ese poder de Magín Díaz como músico.

Es además el rescate del disco físico, que con los avances de la tecnología, se ha vuelto más digital...

Sí, tienes razón. La música se ha desmaterializado un poco. Por eso, si vas a comprar un disco este debe tener algo diferente, que lo haga único y especial, que tenga un valor como objeto. Nosotros habíamos podido hacer un disco bonito, pero queríamos hacer algo que fuera diferente, que la gente cuando lo viera lo quisiera tener y no dijera “mejor lo bajo por Spotify”, que fuera en consonancia con la música, como otra manera de expresar todo lo que compositores, arreglistas, músicos y productores han querido decir. Es como una extensión de la música en físico.

¿De dónde surgió la inspiración para los simbolismos que tiene el disco?

Varios de los elementos estaban pensados en representar el poder mágico de Magín. Las rosas son por su título de ‘Orisha de la Rosa’, las serpientes por los animales amazónicos y las olas japonesas dan la idea de fuerza y calma al mismo tiempo.

Cactus Magín Díaz

Esta fue la portada del álbum ‘El orisha de la rosa’ del compositor Magín Díaz, que significó un grammy los caleños de Cactus.

Cortesía para El País

¿Hay un ingrediente ecológico?

Sí, el disco está hecho de papel de bagazo de caña, de Earth Pact, porque es una música de la Costa, muy orgánica, tradicional y un papel plastificado no habría hablado el lenguaje de lo que es Magín. Queríamos un papel medio rústico y elegimos el de caña que es tan de nuestra identidad. El Cd no tiene barnices ni contaminantes. Tratamos de que se imprimiera por una sola cara, que no gastara tanto papel.

¿Qué participación tuvo Magín Díaz en el diseño del empaque?

No participó en el diseño porque tenía más de 90 años. Fue un trabajo más con Daniel Bustos y con Manuel García-Orozco ‘Chaco’, quienes hicieron una investigación etnomusicológica y tenían toda una filosofía de lo que querían hacer con el disco. En Colombia, por lo general, lo afro se representa de una manera pobre y triste, ellos querían darle una vuelta a eso y repensar cómo representamos lo afro, lo ancestral y lo costeño.

Fue muy bello el reto, con todo un material que ellos recolectaron por cuatro años, y más especial aun que Magín tuviera su primer disco como solista en 95 años de vida. Había participado con Los Soneros de Gamero y llegó a tocar con la Billo’s Caracas Boys, pero no había tenido su disco y su momento de brillar, para nosotros fue un honor contribuir en esto. Y más que los premios, lo significativo es que él se alcanzó a enterar de que se había ganado el Grammy Latino y lo tuvo en sus manos antes de morir. (Magín murió el 29 de noviembre de 2017).

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad