Estas son las modelos exitosas 'made in Cali'

Estas son las modelos exitosas 'made in Cali'

Septiembre 23, 2018 - 01:04 p.m. Por:
Gustavo Molina - Integrante del Semillero de Periodismo UAO - El País 
Mariana Rodríguez, modelo de Cali.

Otra de las modelos que dio Cali fue Mariana Rodríguez. Ella fue escogida como la imagen oficial del Cali Exposhow 2014. Mariana fue portada de la revista Soho.

Especial para El País

Cali ha sido desde hace décadas una plataforma de modelos hermosas y de gran profesionalismo que han dejado huella en Colombia, e incluso, en otros países: Beatriz Eugenia Martínez, Adriana Arboleda, Adriana Hurtado, Carolina Cruz, Catalina Robayo, Andrea Serna, Paola Calle, Daniela Botero y Viviana Dávila.

Y hoy, mujeres como Mariana Rodríguez, Mónica Castaño, María del Mar Botero y Kelly Canga, continúan demostrando que Cali sigue siendo un gran semillero de talentosas modelos.

El brasileño Tony Marques, director artístico del Cali Exposhow, exfundador de la agencia Stock Models y dueño del Grupo 4, lo corrobora: “La modelo caleña es linda por naturaleza. Las afros, por ejemplo, son divinas, son las más lindas del país. En mi agencia en Bogotá, por lo menos tengo 20 modelos de acá, porque son altas, espontáneas, divertidas y hermosas”.

Esa belleza natural de las caleñas y en general de las vallecaucanas, opina Fabio Arias, director de la Agencia NV Modelos, está ligada a la posición geográfica de nuestro departamento, porque, según explica el experto, “la mezcla con el Pacífico le da un plus. Hay mujeres muy altas, con mezclas de razas únicas. Aquí pueden verse mujeres que siendo caleñas parecen europeas, rusas, argentinas, brasileñas, africanas. Esa combinación es gracias a las raíces del Pacífico”.

Lea también: Salomón Díaz, el joven que lleva el nombre de Cali a las grandes pasarelas del mundo

Razón tenía Piper Pimienta cuando dijo: “Las caleñas son como las flores”. Y, precisamente, para poder potenciar esa belleza natural en la capital del Valle hay más de 15 agencias de modelaje que se encargan de formarlas e impulsarlas en este competido mercado.

Entre las más reconocidas: NV Modelos, a la que pertenece la actual señorita Valle, Valeria Morales; El Molino, M&P, MGMT by Chachi Ledesma. Los cuatro dueños de estas escuelas y agencias de modelaje concuerdan con que para ser modelo, ya no basta tener un rostro bonito, sino que ejercer este rol como tal es una profesión, que debe respetarse y por la que hay que recibir una preparación.

Para algunos, como Fabio Arias, la edad perfecta para iniciar este camino es entre los 13-14 años. Se debe hacer un taller de preparación que dura varios meses y que incluye clases sobre cómo caminar en pasarela, nutrición, expresión corporal, fotografía, maquillaje, etiqueta en la mesa y glamur.

Y como la belleza es subjetiva, aclara Arias, para sobresalir, la modelo debe tener un factor diferencial, un estilo propio, actitud y clase, pues hoy en día todo es más fresco, no hay tanta producción. “Todo en ella debe ser hoy más natural”, precisa.

El modelaje en Cali y en Colombia en general, con el transcurso de los años ha dejado de ser un hobby para convertirse en una profesión. Para Chachi Ledesma, dueña de Model MGMT, con 22 años de experiencia formando modelos y presentadoras como Carolina Cruz, Andrea Serna y Carolina Soto, “la modelo caleña está adquiriendo conciencia de que debe mantenerse en forma y cuidarse, porque esto es una profesión y deben tomarla en serio. Pero eso les falta a muchas porque son muy jóvenes y lo toman como un hobby. Ellas deben tomarlo con responsabilidad, sin dejar de lado sus estudios, porque el tiempo en el modelaje es relativamente corto”. Además, enfatiza en que las modelos deben trabajar su autoestima, seguridad, sencillez y aprender a manejar el rechazo y el éxito, porque son armas de doble filo.

Camino a las pasarelas

En las academias las y los aspirantes a modelos deben realizar un taller que, mínimo, dura 6 meses y, máximo, un año, en los cuales deben pagar una mensualidad que oscila entre los $200.000 y $300.000. Entre las clases que más se le dificultan a ellas está el manejo de los tacones, pues deben dominar puntas que van desde los 7,5 cms hasta los 15 cms.

Una vez se sienten con las alas para volar, las modelos se agencian para empezar a tener experiencia en pasarelas. Los agentes tienen en cuenta factores como talla, perfil, dedicación a la carrera, responsabilidad y haber completado correctamente el proceso de aprendizaje.

En las agencias se imponen ciertas tarifas por su trabajo y trayectoria. Una modelo sin mucha experiencia puede cobrar alrededor de $300.000 por desfile, pero si es alguien con recorrido, la cifra puede subir hasta más de $1.000.000. Mientras para sesiones fotográficas las ‘new face’ pueden cobrar $500.000 por día y una ‘top’ puede ascender hasta los $3.000.000 por igual periodo de tiempo.

¡Luces, cámaras, acción!

Cuando las luces en la pasarela se encienden, no hay vuelta atrás. Las modelos deben marchar a un compás definido previamente con el productor del desfile. El público las admira, las cámaras les apuntan sin piedad para alabar o engrandecer sus virtudes y defectos. Al ingresar en ese lugar, sus rostros pueden dar la idea de inexpresivos, pero, según los especialistas en este campo, es porque no deben mostrar ninguna “fuga emocional”. Sus sentimientos quedan detrás de la pasarela, pero la seguridad y la confianza se apoderan de sus cuerpos.

A las grandes pasarelas como el Exposhow, que inicia el próximo miércoles 26 de septiembre, Colombiamoda, Bogotá Fashion o Plataforma K, llegan, generalmente, las que ya han tenido experiencia o tienen muy buena proyección.

Aunque hay excepciones. Como es el caso de la modelo María del Mar Botero, quien ya tiene ocho años de experiencia y está vinculada a la agencia NV Modelos. Su primera pasarela fue en el Cali Exposhow, a tan solo un mes de haber ingresado a la academia. “Cuando me enteré de que estaría, sudaba todos los días de los nervios. Hasta hoy me sigue pasando. Cuando deje de sentir mariposas en el estómago antes de una pasarela, hasta ese día modelaré. Es que ese es el impulso que te hace consciente de que no es solo caminar, que hay que hacerlo con gracia. Hay un montón de trabajo detrás, que un diseñador puso la confianza en ti. También que pasaste el filtro de mucha gente que quería estar ahí y que es tu momento de gozar”.

Para poder llegar a las grandes pasarelas no basta con asistir a las academias de modelaje. Hay un trabajo aún mayor fuera de esta y es practicar una alimentación sana, balanceada, además que diariamente deben pasar entre una o dos horas en el gimnasio y entre tres y seis horas semanales dentro de la agencia a la que pertenezcan, realizando un continuo aprendizaje de las clases que les son necesarias.

También hay otras características que deben demostrar como modelos. Por ejemplo, la seguridad. No les serviría de nada haber completado el proceso de formación y cuidar su cuerpo si no se tiene una personalidad arrolladora. Por esto, para el diseñador Andrés Otálora es importante que quien modele una de sus creaciones sea “una mujer elegante, que quiera lucir muy bien las prendas que diseño. Alguien arriesgada, que se sienta bien con ella misma y que quiera resaltar todo eso que tiene internamente por medio de un traje”.

El otro lado del modelaje

Aunque ser modelo tiene grandes ventajas, pues como lo asegura el productor brasilero Tony Marques, “las modelos top conocen todo el mundo, viven en un avión. Ven y aprenden culturas diferentes y conocen personas importantes en todos los ámbitos”, también es cierto que esta profesión no es siempre color rosa como algunos la pintan.

El mundo del modelaje al basarse en atributos físicos y estéticos, debe renovar constantemente sus protagonistas. Según Marques, una modelo puede tener como máximo, una vigencia de 15 años. Por eso, advierte el brasilero, “deben ahorrar el dinero que ganan para que cuando finalice su carrera se enfoquen en otra cosa”.

Pero no solo es cuestión de corta vigencia. También hay otras dificultades que deben enfrentar. El modelo Carlos Becerra, de 23 años, integrante de la agencia El Molino, recuerda: “Cuando uno está iniciando es muy ingenuo. Me robaron, pues realicé un trabajo que fue convenido en $1.200.000 y solo me pagaron $600.000. Por eso hay que encontrar unas buenas manos que te representen”.

Por otro lado, en el modelaje masculino no hay un espectro tan amplio en cuanto a lo laboral, pero la solución para Carlos es que los diseñadores se atrevan a explorar más. Además, agrega: “Es evidente que para las mujeres el campo del modelaje es mucho más amplio que para nosotros. La cantidad de diseñadoras y diseñadores son para ellas. Si se expandiera nuestro campo, nosotros también podríamos trabajar más”.

En temas económicos, un hombre considerado como ‘new face’ puede ganar desde $150.000 por desfile hasta $750.000.

Además, las pasarelas pueden ser excluyentes por el color de la piel. Lo corrobora la modelo afro Kelly Canga, de 23 años, quien trabaja para la agencia M&P. “En Colombia hay racismo. En el modelaje también lo hay, así de simple. Se evidencia cuando miras un desfile de 40 modelos y solo 10 son negras. En Cali estamos las afros más hermosas, lo dicen los expertos. Pero nuestra competencia es muy fuerte porque nos tenemos que esforzar más. Si hay un evento y son 50 modelos y piden solo 10 negras, tenemos que ser lo más pulidas posible. Nosotras tenemos que estar casi en la perfección para que nos puedan elegir”.

De la misma manera, Kelly recordó sus inicios en la agencia Top Class cuando se empezó a dar cuenta de que el racismo es muy fuerte en este ámbito, a pesar de que no las señalen directamente. “En una oportunidad, una diseñadora le dijo a uno de los dueños de Top Class que no quería afros porque no le gustaban, que quería una muñeca y que las muñecas no son negras”, aseguró. Además, quiso enfatizar en otro estereotipo que se ve en el mundo de la moda: “También nos tildan de vacías o huecas, sin darnos siquiera la oportunidad de entablar un diálogo con nosotras. Piensan que al ser modelos, no tenemos nada en la cabeza y no es así”, concluyó.

Cali Exposhow 2018

Miércoles 26 de septiembre.

Hora: 8:00 p.m.
Evento: Pasarela inaugural Rosa Clará.

Hora: 8:00 a.m. a 6:00 p.m.
Evento: Simposio de moda.

Hora: 11:00 a.m. a 9:00 p.m.
Evento: Feria comercial.

Jueves 27 de septiembre

Hora: 5:00 p.m.
Evento: Pasarela JP CHENET. Jhon Mesías y Diana Velásquez.

Hora: 6:00 p.m.
Evento: Pasarela Revista Hola. Bettina Spitz y Cristian Colorado.

Hora: 7:00 p.m.
Evento: Pasarela Fundapso- Revista Aló. Carlos Carrizosa.

Daniela Botero, modelo
Carolina Cruz, en un desfile   en el 2015  por las pasarelas del Cali Exposhow.
Andrea Serna modelo y presentadora
Tendencias

Al mercado del modelaje en Cali también han empezado a llegar nuevas tendencias que poco a poco van viendo luz. M&P, de Mario Castro y el diseñador Pedro Tobón, es la primera agencia a nivel nacional que incursionó en pasarelas de modelos andróginas (quienes presentan una alteración de género. Es decir, no se definen ni como hombre ni mujer.
Tienen rasgos de ambos) y transexuales: “Nuestro objetivo es ser cero discriminatorios y más bien, totalmente incluyentes. No importan las etnias. Aquí todos se van a sentir como en casa y que toda la sociedad pueda mirar la realidad a través de la moda”.

La moda y las tendencias, al igual que la vida, son cambiantes. Una década atrás, el diseñador Guío Di Colombia empezó con la iniciativa de realizar pasarelas de inclusión (con modelos en condición de discapacidad, por ejemplo). Y así llegó hace tres años a realizarlas en Cali de la mano de la Gobernación del Valle, para romper con los paradigmas de la sociedad: “En Cali no fue fácil al inicio. Pero la gente poco a poco ha ido aceptando a todas estas comunidades a las que por mucho tiempo les han vulnerado sus derechos y fueron estigmatizadas. Tratamos de dignificar”.

De la misma manera, romper con los paradigmas en la industria de la moda es muy difícil porque tiene unos parámetros y estereotipos muy marcados, dice Guío. Entre sus modelos, están María Alejandra Bocanument, quien no tiene sus dos piernas debido a una amputación bilateral por una malformación congénita; María José Recalde hace parte de la comunidad LGBTI, Samanta Florez nació con Síndrome de Down y Katherine Prado que sufrió un trauma raquimedular ocasionado por un arma de fuego. El diseñador agrega: “Es muy enriquecedor saber que en el mundo entero ya hay modelos de todas las tallas, edades y cuerpos con diferentes formas”.

Andreja Pejicc,  mujer  transgénero.  Es modelo.
Modelo de Guio
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad