El Canal del Sol, cuna y escuela de grandes talentos de la TV nacional

Escuchar este artículo

El Canal del Sol, cuna y escuela de grandes talentos de la TV nacional

Julio 07, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo.
El Canal del Sol, cuna y escuela de grandes talentos de la TV nacional

Tardes del Sol. Presentadores Mauricio Belmonte y Ana María Giraldo.

El canal regional se convirtió en la cuna y mejor escuela de grandes talentos de la producción de televisión nacional e internacional.

Desde el primer día en que salió al aire, el 3 de julio de 1988, Telepacífico mostró una de las fortalezas que ha preservado en sus 25 años: transmitir en vivo y en directo. Lo hizo desde la Plazoleta de San Francisco con una unidad móvil de Inravisión. Luz Adriana Latorre, en ese entonces auxiliar de producción y hoy gerente de Corfecali, lo recuerda como si fuera ayer. “Arrancamos a las 7:30 a.m. Fueron 16 horas de transmisión continua. Se emitió el acto protocolario, hubo show de artistas e incluso se dio paso a la emisión de un carnaval en Juanchito y se pasaron pregrabados sobre el Valle del Cauca y Cali realizados por Carlos Mayolo”. Cinco lustros después, a pesar de la fuerte competencia por la torta publicitaria, la proliferación de más propuestas de canales nacionales e internacionales y algunas administraciones que le hicieron mucho daño por la politiquería, El Canal del Sol sigue brillando. No en vano es visto en promedio por 550.000 televidentes cada día. Bajo la gerencia de la gestora cultural Amparo Sinisterra de Carvajal, este sistema televisivo descentralizado nació con la idea de abrir un espacio para el reconocimiento de la cultura y de los valores de la región Pacífica. Entonces, como recuerda Latorre, la gente de la región empezó a ser y sentirse protagonista. Veían cómo los noticieros, por ejemplo, llegaban a sus barrios, a conocer sus historias, esas historias que no eran importantes para un contexto nacional. “Era la posibilidad de contarnos a nosotros mismos. Con camarógrafos, sonidistas, luminotécnicos y periodistas de nuestra región que entendían nuestras jergas, nuestras costumbres y nuestros espacios”. Con el transcurrir del tiempo, anota el exgerente del canal Luis Guillermo Restrepo, Telepacífico trabajó varios géneros de una manera especial. De acuerdo con este abogado, en el canal nacieron los magazines, el primero que hubo en Colombia se llamó 9:00 p.m. Consolidó el desarrollo de los noticieros: 90 Minutos y Noti 5 son emblemáticos en todo el país, símbolo de lo que es el periodismo regional. Ha sido también Telepacífico una gran escuela de Tv. en todos los órdenes, agrega Restrepo. Gran parte de la gente que hace la técnica, la producción, la reportería y la presentación de los canales nacionales e incluso internacionales pasaron por allí. El canal desarrolló además el género de crónica documental y el servicio social se reflejó en espacios como Desaparecidos, que se convirtió en hito de la Tv. nacional y era presentado por Sary Abady. La celebración por estos días de los 25 años de Telepacífico ha hecho recordar programas que han dejado huella entre los televidentes que, según analistas, son entre otros, Rostros y Rastros (crónicas sobre personajes, eventos y submundos de la ciudad); Cuentos Verdes (ecológico); El Solar (musical donde de invitaba a orquestas y agrupaciones); Nuestra Herencia (sobre la cultura del Pacífico); Divergencias (espacio de opinión); Alta Tensión (primer programa concurso del canal); Espejo Contigo o Espejo de los Días o Tardes del Sol (magazines de la franja del mediodía), Tiempo Real (juvenil) o Mario Fernando Piano (de entrevistas), Viva el Barrio (dramatizado), Qué Hay para Hacer (agenda cultural)...La lista es larga y subjetiva. Pero en lo que la gran mayoría de expertos coincide es en que Rostros y Rastros “el programa documental más largo de la historia de la televisión colombiana (duró más de diez años al aire) fue un modelo a nivel nacional por su calidad audiovisual y sus investigaciones”. Así lo manifiesta el director Antonio Dorado, quien destaca cómo por este espacio pasaron importantes realizadores y documentalistas como Carlos Mayolo, Óscar Campo, Memo Bejarano, Luis Ospina, Fernando Calero, Lisando Duque y se le dio oportunidad a otros que apenas descollaban y hoy son figuras como Carlos Moreno o Jorge Navas. Él mismo también entró como montajista y editor del espacio y posteriormente fue director de algunos proyectos, como el que desarrolló sobre el ‘loco Guerra’, un orate célebre en Cali, de la línea de Jovia Feijóo o el realizado sobre la conquista de la primera estrella del América de Cali.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad