Diego Trujiilo y su salto a la actuación

Diego Trujiilo y su salto a la actuación

Enero 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
Diego Trujiilo y su salto a la actuación

Actor Diego Trujillo.

El director caleño Andrés Báiz, dice que Diego Trujillo es un ser generoso con sus colegas, no trata de opacar al otro actor, sino que siempre tiende a hacerlo quedar bien.

El director caleño Andrés Báiz acaba de dirigir a Diego Trujillo en ‘Metástasis’, serie que estrenó el Canal Caracol la semana pasada.Y Báiz destaca, no los lugares comunes en todo actor profesional: excelente, comprometido, dedicado. No. Báiz resalta justamente esas virtudes que hacen el mejor entre los mejores al protagonista de esta adaptación de la original ‘Breaking Bad’, serie americana que lleva cinco temporadas exitosas.“En Diego se reúnen tres cualidades que admiro en un actor: uno, es un ser generoso con sus colegas, no trata de opacar al otro actor, sino que siempre tiende a hacerlo quedar bien. Dos, sabe escuchar –algo que muy pocos logran– y cuando propone algo, lo hace desde un análisis profundo de la escena, y por último, le gusta tomar riesgos, no es un actor que se conforme o se quede en el campo de la seguridad, sino que explora otras posibilidades, así se equivoque”.Todo ello se podría aplicar a su vida. Sobre todo lo último, pues logró despojarse del cómodo personaje de empresario de arquitectura, a los 32 años, y prematuramente calvo, saltar al vacío de la actuación.El grupo de teatro del Gimnasio Moderno, donde estudió, fue su kínder actoral. Allí trabajó con Felipe Noguera, protagonista de la serie ‘De pies a cabeza’ y la primera persona que lo llevó a un estudio de televisión. Luego Kepa Amuchastegui y Juana Uribe lo apoyaron. Andrés Felipe Torres, talento de Gabriel Blanco Producciones, es de los jóvenes actores que acaba de compartir escena con Diego Trujillo en ‘Metástasis’. Para Torres, es un orgullo trabajar al lado de un profesional a quien admira desde que era niño y lo vio en televisión desdoblarse en tantos personajes.Este arquitecto graduado en la Universidad Piloto de Colombia, en sus inicios ya se transformaba en el polémico Rubén Salamanca, el corrupto y paraco capitán del Ejército de Tiempos Difíciles; en Gonzalo Cáceres, el marido cornudo en ‘Perro Amor’, o en Martín Pedraza, el policía bueno de ‘Por qué Diablos’.“Fundamentalmente empírico” como actor, evolucionó y se catapultó como Emilio Iriarte, el ejecutivo déspota de Los Reyes. Luego, fue el hippie buena vida, Simón, de El Cachaco y la Costeña. Y en la cúspide se remontó a la época de la Colonia para ser Domingo García, un campesino en ‘La Pola’, o el ministro de Defensa en ‘El Capo’. Y el falso costeño de ‘¿Dónde carajos está Umaña?’.Y su obra cumbre es el ‘stand up comedy’ ‘Qué desgracia tan infinita’, una especie de psicoanálisis de Diego Trujillo, el personaje que es en la vida real.Aparte de decir que es excelente actor y mejor persona, Torres confirma que Trujillo “es un profesional abierto, tuvimos mucha empatía a pesar de que trabajábamos por primera vez juntos”, dice.Fuera del set han compartido sueños, ideas. Pero la experiencia que más le agradó fue al grabar una difícil escena: Torres interpreta a ‘El loco’ que intenta matar a Walter Blanco (Trujillo), pero las fuerzas se invierten y este termina asesinando a ‘El loco’.Trujillo le pidió al director Andy Báiz que hiciera salir el equipo de producción y les permitieran quedarse solos para darle más intensidad a la escena. Torres sabía que Trujillo era excelente, pero allí vio en vivo y en directo porqué lo es. “Su personaje no es fácil, tiene carne y se ve real, creíble”, dice Torres. “En el forcejeo, yo tenía que enterrar un pedazo de plato en su pie, pero el plato se quebró; eso nos dio mucha risa al principio, nos estresó después porque era el último plato que quedaba, pero al final terminamos la escena”, comenta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad