'Virus Tropical', una película llena de nostalgia por una Cali desaparecida

'Virus Tropical', una película llena de nostalgia por una Cali desaparecida

Mayo 18, 2018 - 10:35 a.m. Por:
 Claudia Rojas Arbeláez / Especial para Gaceta
Virus Tropical Película

Fotograma de la película ‘Virus Tropical’, que llegará a la salas de cine de todo el país el próximo 17 de mayo.

Cortesía para El País

‘Virus tropical’ sabe a chontaduro y es probable que cuando la vean, muchos de los que crecieron en Cali, vuelvan veinte años atrás y puedan recorrerla en su mente. Ante tanta carga emocional y con el corazón involucrado, este viaje a la adolescencia puede resultar tan placentero como agobiante.

La película animada corre por cuenta de Sebastián Caicedo, quien acompañado por un grupo de animadores, convirtieron los dibujos de Paola Gaviria (más conocida como PowerPaola) en un largometraje. Pero, tal vez, es importante ir a la fábula del origen apenas lo necesario para comprender qué tiene esta película que la hace particular.

Lea también: PowerPaola, la mente detrás de un 'Virus tropical'

La novela gráfica es la autobiografía de su autora y dibujante, hija de padres colombianos que nació en Ecuador y se mudó a Cali cuando tenía 13 años. En ésta ciudad crecería explorando lugares y amigos, mientras sobrellevaba sismas familiares.

Estos son algunos de los detalles que Paola deja en los trazos de una novela que vería la luz en Argentina, país en el que vive hace ya varios años, en 2011.

Así, la historia de la niña que explora su adolescencia, sedujo a muchos. Las propuestas de adaptación al cine aparecieron, pero para su autora una cosa era clara: si su novela se llevaba al cine solo podría ser en dibujo, jamás con actores de verdad. Entonces apareció Sebastián Caicedo y el resultado lo podemos ver en la pantalla. Una película basada en más de cinco mil dibujos hechos por ella misma y que sirven de insumo para narrarnos una historia honesta.

Esta es la historia de Paola, tercera hija de un matrimonio conformado por un ex sacerdote y una mujer medio esotérica que viven en Ecuador. Tras un dudoso embarazo, en el que en el mejor de los casos sospechaban era psicológico, la niña nació. A partir de ese momento la acompañamos en la cotidianidad de su niñez en Ecuador, con su padres y hermanas, viviendo en calidad de observadora la crisis familiares, la ruptura de su padres y los nuevos rumbos tomadas por sus hermanas. Poco después vemos el traslado de la familia a Cali y la transformación de Paola en mujer en medio de un hogar que se reconstruye. De telón, la convulsionada ciudad de los noventa.

Suelo decir a mis alumnos que el riesgo de la autobiografía yace en que lo que puede parecer muy importante para quien lo vive, suele ser irrelevante para los demás. Pues bien, eso podría pasar con ésta historia, sin embargo allí también puede estar su fortaleza. Intentaré ser clara: en el terreno de las vivencias personales todo es posible y respetable. De lo contrario, corres el riesgo de meterte en un lío.

Entonces es fácil entender porqué la obra de PowerPaola, desde su novela y ahora a través de la película conducida por Caicedo, nos toca la emoción. No solo como caleños, ni como generación sino como sobrevivientes de una etapa donde el crecimiento y la madurez yacen en todo.

Por tratarse de una historia autobiográfica, el argumento a veces se siente escaso, construido a partir de situaciones que se repiten una y otra vez, con momentos que, sin duda, son relevantes en la historia de la artista pero que se pierden en su propósito narrativo. Pero esta sencillez dramática bien podría obviarse ante la frescura de una producción en la que la brisa caleña se siente en sus diálogos, en los espacios que reconocemos y en los chistes locales que parecen haber sido puestos ahí solo para nosotros.

Sin embargo, estos momentos representados son de alguna manera comunes a todos y en medio de esa frescura, los ídolos de la niñez se desvanecen para dar paso a otros, menos perfectos pero más cercanos. Y mientras todo esto pasa, su génesis como artista visual, sus iniciaciones y sus renuncias, todo desde una visión muy femenina y ¿por qué no?, muy tropical.

La película está acompañada por la voz de la actriz María Cecilia Sánchez, quien en calidad de la protagonista nos cuenta sus pormenores más íntimos, y por imágenes icónicas de la ciudad, así como por momentos angulares de nuestra historia local. Con ella también Alejandra Borrero y Diego León Hoyos, mientras que la acertada musicalización corre por cuenta de Adriana García Galán.

‘Virus tropical’ puede tener momentos de estancamiento narrativo, carente de la necesaria tensión dramática pero eso es algo propio del estilo autobiográfico que no opaca un proyecto que, de lejos, trasmite pasión y honestidad. No solo desde su técnica de animación, también desde la naturaleza de sus escenas, casi idénticas a la obra impresa.

Así pues, esta bien podría ser una película de amplio espectro. Para adultos nostálgicos y jóvenes actuales. Después de todo, en este camino transitamos. Una cosa es cierta, ‘Virus tropical’ puede dejarlos un buen sabor de boca y despacharlos con una palmadita de nostalgia. @kayarojas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad