Qué es mejor, ¿el libro o la película?

Qué es mejor, ¿el libro o la película?

Septiembre 30, 2018 - 07:55 a.m. Por:
 Pablo Concha / Escritor
Aniquilación

La adaptación cinematográfica de la novela fue estrenada en enero de este año y es protagonizada por Natalie Portman.

Especiales para El País

Aunque muchas personas no lo sepan, la gran mayoría de películas que ven están basadas en libros (más del 50 %). Esto quiere decir que en algún momento un director, productor o actor se topó con un libro y decidió embarcarse en el proyecto de trasladar esas ideas a imágenes en movimiento para disfrute del gran público.
El sentir que una historia toca una fibra emocional o imaginativa no es nada nuevo, les viene sucediendo a miles de lectores en el mundo desde antes de Charles Dickens.

Asimismo, es sabido que en la actualidad la mayoría de individuos no lee, sea cual sea la razón: les parece aburrido, asocian leer con estudiar, piensan que los libros son muy caros, etc. En Colombia, según estadísticas del DANE, un ciudadano promedio lee 2,9 libros por año. Traducción: casi tres (3) libros al año. Teniendo en cuenta estas mediciones, el único acceso de gran parte de la población a la “alta cultura” es a través del cine; ya sea que lo consuman en las salas de los multiplex o en la comodidad de los hogares.

Aquellos que no saben que los libros existen, son bendecidos o malditos, según la óptica con que se mire. Ya conocen el dicho de los americanos: “ignorance is bless” (la ignorancia es una bendición).

Los que saben que existen unos objetos llamados libros pero nunca han leído uno ni les interesa hacerlo cometen el error de creer que ver una película equivale a leerse un libro. Que es lo mismo. Obviamente, verse una película implica un esfuerzo menor que leerse un libro, además de que es más barato (así la vean en un teatro con combo de comida chatarra incluida).

Pero, ¿cuál es el inconveniente entonces? Muy simple: las películas no son lo mismo que los libros. De hecho, son algo completamente diferente en todos los aspectos. Un libro, por fielmente adaptado que esté (y esos casos son la excepción, un 5 % en el mejor de los escenarios), siempre tienen que “quitarle” cosas (elementos de la historia) al trasladarlo a la gran pantalla. ¿Por qué? Porque las películas no pueden durar 4 o 5 horas.

Una película sería en muchos casos un resumen del libro (cuando es fiel a la historia, naturalmente). Si las personas que no leen creen que por verse la adaptación al cine ya están entendiendo y experimentando de qué iba el libro, pues debo decirles que no es así.

Tomemos por ejemplo un caso muy reciente, del año en curso 2018, la película Aniquilación (Annihilation) de Alex Garland, protagonizada por la ganadora del premio Óscar, Natalie Portman, y Jennifer Jason Leigh, y distribuida en algunos teatros de USA y Canadá por Paramount y en el resto del mundo por la popular plataforma Netflix.

Este film está basado en la novela homónima del escritor norteamericano Jeff VanderMeer. Según Rotten Tomatoes (página web que da porcentajes sobre la aceptación del público sobre películas y series), Aniquilación tiene una favorabilidad del 66 % (una calificación promedio de 7,7 sobre 10).

Nada mal, el consenso general dicta que es un buen producto que vale la pena ver. Lo curioso es el hecho de que Aniquilación (la película) es completamente diferente en todo sentido a la novela de Jeff VanderMeer. Y cuando digo en todo sentido me refiero a que el principio, desarrollo argumental, escenas impactantes y final son diferentes a los del libro.

Incluso salen más personajes en la película que en la novela y sus motivaciones son distintas.

¿Curioso, verdad? Pareciera ser que lo único que tienen en común estos dos productos son el título y la mención en la historia de una misteriosa agencia llamada Southern Reach y un lugar denominado Área X. De resto, la divergencia es absoluta.

Como dije al comienzo, es muy común que esto suceda, lo interesante es preguntarse: ¿por qué pasa? ¿Por qué un libro debe cambiarse, modificarse y transformarse al punto de resultar irreconocible para sus lectores a la hora de desplazarse a la pantalla gigante? ¿No existe manera de realizar adaptaciones fieles al material original?

Aniquilación no es una mala película; resulta interesante, entretenida y el tono que maneja es adecuado. Natalie Portman es una gran actriz cuyas actuaciones siempre son dignas de ver y Alex Garland es un buen escritor, guionista y director que ya ha sido nominado al Óscar y que sabe bien lo que hace.

Entre sus créditos se encuentra la novela ‘La Playa’ y las películas’ 28 Days Later de Danny Boyle’ (Exterminio en español) y ‘Never Let Me Go’ de Mark Romanek. A pesar de todo esto y de que ‘Aniquilación’ cuenta con buenas críticas y aceptación, uno no puede evitar preguntarse si su forma final es la más adecuada o si tal vez podría (o debería) haber existido una versión más fiel al libro de VanderMeer.
‘Aniquilación’ la película parece una versión reinventada, digerible y bastante light de la historia interesante que nos cuenta VanderMeer en su libro. En los créditos finales de la película debería aparecer, en lugar del habitual “Basada en”, algo como Ligeramente inspirada en o Basada en un 10% en.

Este tipo de adaptaciones llevan a preguntas como: ¿las audiencias actuales no serían capaces de entender y seguir una historia más compleja? ¿Acaso Hollywood ha erradicado el esfuerzo intelectual del séptimo arte? ¿Si una película no tiene superhéroes, alguna escena de desnudo o chistes tontos las audiencias abandonan la sala antes de concluir el film?

Si las respuestas son afirmativas, el panorama es triste. Significaría que las grandes y más interesantes historias de nuestra época solo las gozan unos pocos; aquellos que tienen el bendito hábito de la lectura.

Estos bichos raros son los que saben que por más que la gente hable de ‘El Resplandor’ y lo alaben (sí, Kubrick era un genio, nadie lo niega), en comparación con la novela de Stephen King es algo vacío y sin alma; como dijo el propio King una vez: “la adaptación de Kubrick es como un Cadillac sin motor”.
No puedes hacer nada con ella. Igualmente, estos individuos saben que Hollywood “extinguió” a uno de los grandes villanos de nuestro tiempo, el macabro Hannibal Lecter (Hannibal the cannibal) con las adaptaciones tontas y pobremente realizadas (las dos versiones de El Dragón Rojo y el Hannibal de Ridley Scott), sin grado de comparación con los poderosos y absorbentes libros de Thomas Harris.

‘Aniquilación’ es un libro de fantasía oscura y ciencia ficción que narra una historia interesante, compleja, que obtuvo los famosos Premios Nébula y Shirley Jackson en 2014.  Algunos críticos llegaron a decir que VanderMeer era el heredero de Lovecraft, algo que no es cualquier cosa. De hecho, la historia es tan rica y posee tantos elementos fascinantes que VanderMeer escribió dos libros más que exploran ese mundo, ‘Autoridad’ y ‘Aceptación’ (publicados en español por editorial Destino) y que se conocen como la trilogía de Southern Reach.

La acción se sitúa en un lugar y época indeterminados, en una zona conocida como Área X, de la que apenas sabemos nada. Gran parte de la riqueza y complejidad del primer libro se pierden en su versión cinematográfica, cuyas explicaciones de lo que pasa y resolución final terminan siendo predecibles, fáciles y rayan en clichés.

Y esto es lo mismo que ha sucedido con infinidad de libros convertidos en películas (no todos, evidentemente, Hollywood ha tenido algunos aciertos: ‘Carrie’, ‘El Padrino’, ‘Perdida’ de Fincher, etc.). Pienso que muchos libros merecían mejores adaptaciones y es lamentable que no las hayan tenido.

Quisiera creer que todavía existen audiencias inteligentes capaces de disfrutar de historias con cierto grado de complejidad psicológica y argumental. Que están cansadas de los chistes tontos en el cine y el tono ligero hasta en la situación más dramática y tensionante. Solo pregúntense una última cosa, qué prefieren: ¿la película o el libro?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad