'Los Hongos' compite en el Festival de Cine de Biarritz

'Los Hongos' compite en el Festival de Cine de Biarritz

Octubre 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP
'Los Hongos' compite en el Festival de Cine de Biarritz

Fotografía de la película Los Hongos, dirigida por Óscar Ruiz Navia. En la película, el protagonista Ras, pinta grafitis en distintos muros de su barrio al oriente de Cali.

Oscar Ruiz Navia, el director de la película caleña, habló con los medios internacionales después de la exitosa proyección en la gran sala de este certamen.

Las calles de Cali y el universo de los grafiteros entraron el jueves al certamen de Biarritz con 'Los Hongos', un "canto a la vida y a la libertad" vibrante, de ritmo y colorido, de Oscar Ruiz Navia, quien propone un cine muy personal, hecho "en la periferia". La gran sala de Biarritz estaba totalmente llena para la presentación del segundo largometraje del joven cineasta colombiano, quien empezó a llamar la atención de la crítica y de productores europeos hace cuatro años, con 'El vuelco del cangrejo'. El punto de partida de la cinta - una de las diez que compiten por El Abrazo, el máximo galardón de este festival en el balneario vascofrancés- fue una historia personal, dolorosa, contó el realizador en una entrevista con la AFP tras la aplaudida proyección de su película, que transcurre en las calles de Cali, suroeste de Colombia, siguiendo el recorrido de dos grafiteros. "El detonante fue la enfermedad y luego la muerte de mi abuela, lo que me hizo regresar a Cali y plantearme una película que mezclara esas vivencias con la experiencia de los jóvenes, de los grafiteros", a los que se refiere el título de la cinta. "El título es una metáfora: los hongos son seres vivos que surgen en contexto de tremenda descomposición. Y el título se refiere a ellos, a esos seres que surgen en esos contextos no muy puros, y que resisten", señaló Ruiz Navia, quien empezó a trabajar en el filme en 2010. "El trabajo de investigación de campo muy fuerte, hicimos 700 entrevistas y el casting duró año y medio", dijo, subrayando que su cinta "no pretendía ser una película realista". "La película se catapultó a unas experiencias muy reales de los grafiteros, y yo dejé que sus historias permearan las distintas personalidades de los protagonistas, interpretados por ellos mismos. Por eso la película es una combinación entre realidad y ficción", anotó, señalando que el padre en la película es interpretado por su propio padre, quien es cantante, y la abuela es la hermana de su abuela. Cine de la periferia"Es una película sobre la resistencia en medio del caos, que trata de transmitir esperanza y vida, pero sin adormecer la rebeldía, la irreverencia", afirmó, notando que su película "no oculta la violencia. Pero quería en esta película ir más lejos, recordar que el arte, la cultura, es la manera mejor de resistir". El realizador ha fundado una casa de producción, Contravía, para producir el tipo de películas que quiere hacer, un cine no convencional que él resume como "filmar en la periferia". "El término periférico no se refiere a una situación geográfica, sino a un estado del alma, a una manera de ver el cine. Es un cine que se aparta del hegemónico convencional, que busca más bien otras formas de narración, de representación. Un cine que surja de la vida misma, mostrando los matices que hay en los diferentes universos, plasmando algunas sensaciones caprichosas, irreverentes, muy personales", señaló. "Y creo que el publico puede ser sensible a ese tipo de propuesta". El certamen de Biarritz, que se estrenó el lunes con la cinta argentina 'Relatos Salvajes', de Damián Szifron - a la se le pronostica al menos el Premio del Público - ofreció ya otro filme colombiano, 'Gente de bien', de Franco Lolli, que se presentó en una de las secciones paralelas del pasado Festival de Cannes. En ese filme, Lolli retrata, con una sensibilidad particular, la diferencia insuperable de clases en Colombia, a través de la mirada de Eric, un niño de diez años. Un niño está también en el centro de la película 'Refugiados', del argentino Diego Lerman, que se exhibe este jueves por noche en Biarritz, tras estrenarse y cosechar aplausos en la pasada Quincena de Realizadores de Cannes. "Lo que me interesa no es mostrar la violencia, sino las consecuencias de la violencia", dijo el realizador en Biarritz, pocas horas antes de la presentación de su película, una de las tres argentinas en el certamen, que anuncia el sábado sus premios.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad