'Lecciones de historia patria' se estrena en Esquina Latina

'Lecciones de historia patria' se estrena en Esquina Latina

Octubre 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
'Lecciones de historia patria' se estrena en Esquina Latina

El poder desmedido y la manera como se enquista en la sociedad es abordado en la obra ‘Lecciones de historia patria’ que se presenta en Esquina Latina.

El Teatro Esquina Latina inicia este sábado la temporada de estreno de su obra ‘Lecciones de historia patria’, una farsa sobre el poder desmedido.

Una placentera travesía en yate en el que va a bordo un poderoso dictador y su séquito, comienza a tornarse caótica por el mal tiempo que va dejando a la embarcación y a sus tripulantes envueltos en una pesada atmósfera de ambición y lucha de poderes.Así se inicia la trama de ‘lecciones de historia patria’, la pieza escénica que Esquina Latina estrena hoy en su sede de teatral.Orlando Cajamarca, autor y director de la obra explicó que quiso abordar en la obra un tema que siempre lo ha obsesionado. “Desde hace tiempo quería trabajar el tema del poder como esa fuerza que se enquista y va tomando una dimensión terrible, por su capacidad de manipular la democracia, un mecanismo que en principio debe ser transparente, pero en el que quienes detentan ese poder logran involucrar intereses familiares y los venden como si fueran intereses patrióticos”, agregó.Cajamarca dijo que las pugnas por el poder constituyen un tema recurrente en el teatro. “En mi opinión el teatro debe estar pulsando la realidad y esta obra se inscribe en el contexto vital de nuestra sociedad en el que vemos cómo hay constante lucha por el de poder”. Para la puesta en escena Cajamarca admite la influencia de autores como Shakespeare en piezas como ‘Macbeth’ o ‘Ricardo III’; Alfred Jarry y su ‘Ubu Rey’ y, desde luego, su ‘padre teatral’, Bertold Brecht. “La obra es una tragicomedia en clave de farsa que busca que la gente se divierta con estos personajes que a través de la caricatura reflejan la realidad. Como sucede con nuestros montajes es el producto de la interacción de los textos que escribo con los actores que los procesan en el escenario para devolvérmelos hasta encontrar la escritura final”.Cajamarca también admite que la obra deja una visión apocalíptica. “Hay una sensación de que no hay solución posible, porque estas manifestaciones del poder extremo que responde a intereses individuales y a una ambición desmedida están condenados a su destrucción”, concluyó.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad