De Nueva York a Roldanillo

De Nueva York a Roldanillo

Septiembre 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de GACETA
De Nueva York a Roldanillo

Rossy de Palma, París, 2009.

Ha fotografiado a Hillary Clinton, a Pedro Almodóvar, a Gabriel García Márquez. Y sus trabajos aparecen en revistas como The New Yorker y Vanity Fair. Se trata del colombiano Ruven Afanador, cuyos retratos estarán de visita en el Museo Rayo de Roldanillo desde el 21 de septiembre. Cita imperdible.

Si hay algo de lo que se arrepiente Ruven Afanador es de no haber fotografiado a Michael Jackson cuando tuvo la oportunidad de hacerlo. Al icono del pop lo tuvo casi en sus manos, servido en bandeja, como dicen, pero él se negó. No las hizo porque el cantante pedía que fueran realizadas en el Museo de Historia Natural de Nueva York y a Afanador simplemente no le pareció. Entonces le hizo un par de contrapropuestas, pero Jackson las rechazó. No hubo acuerdo. No se hicieron las fotos. Y luego Jackson falleció. Hoy, Ruven Afanador sigue pensando que fue un gran error haberse negado. Por su lente han pasado las figuras más relevantes del mundo de la música, el cine, la farándula, la moda. Cate Blanchet, Catherine Deneuve, Salma Hayek, Britney Spears, Quentin Tarantino, Al Pacino y Bjork son apenas un puñado de esos cientos de personajes que se han parado frente a su cámara para dejarlo que dispare y desnude su alma. Muchos de esos personajes, o mejor, de sus fotografías, se podrán ver a partir del próximo 20 de septiembre en el Museo Rayo de Roldanillo, gracias a un préstamo realizado por el Museo de Arte Moderno de Bogotá.Los 60 retratos que verán los vallecaucanos hacen parte de una donación (80 fotos en total) hecha por el artista en agosto de 2011. Se trata de una muestra representativa de lo que para él ha significado el oficio de fotógrafo. A la selección, que también incluye a Hillary Clinton, se suman algunas de las mejores fotos de sus tres libros ‘Sombra’, ‘Torero’ y ‘Mil besos’, este último un hermosísimo homenaje a las mujeres del flamenco del que él alguna vez dijo haber disfrutado tanto que pudo haber puesto fin a su carrera en ese momento sin problema. Un capítulo importante de esta selección son aquellas tomadas a los colombianos Gabriel García Márquez e Ingrid Betancur. Y es que el primero, nuestro Nobel, había sido su personaje soñado. Siempre lo había querido fotografiar. Pero la oportunidad le llegó, cuando él menos lo la esperaba: mientras trabajaba para Los Angeles Times. “Yo estaba muy nervioso, pero finalmente las cosas salieron muy bien. Fue un honor haberlo fotografiado”, le contó a GACETA hace tres años. Afanador, quien asegura que para sacar la esencia de la persona que tiene en frente se necesita mucha persistencia, construyó su carrera con dedicación. A Estados Unidos llegó siendo un adolescente de 14 años. Tuvo que enfrentarse a un mundo hostil conformado por un idioma y una cultura completamente diferentes a los de su natal Bucaramanga. Pero eran tantas las ganas que tenía de devorarse al mundo a punta de imágenes, que no hubo barrera que no pudiera derribar. Hoy, es uno de los fotógrafos de moda más prestigiosos, cuyas fotos son publicadas en The New Yorker, Vanity Fair, Vogue, Rolling Stone y The New York Times.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad