¿De dónde viene la palabra 'tusa'? A propósito de la tristeza electoral

¿De dónde viene la palabra 'tusa'? A propósito de la tristeza electoral

Septiembre 02, 2018 - 08:27 a.m. Por:
Ana María Díaz Collazos / Especial para El Paiís
Tusa

'Tusa' es una palabra muy colombiana para describir un estado de tristeza.

El País

Una palabra que anda corriendo por ahí después de los resultados de la Consulta Anticorrupción es “tusa”, para describir el sentimiento de los que se sintieron perdedores en la contienda. La misma palabra corrió con los resultados del plebiscito.

“Tusa” se utiliza para expresar el sentimiento de tristeza, en principio, derivado de una decepción amorosa, solo en español colombiano, según el diccionario en línea AsíHablamos. La conocí recientemente por unas bogotanas que preguntaron por esa palabra para un trabajo periodístico. Para mí era solo el resultado de un corte de pelo mal hecho.

“Tusa” proviene del latín “tundere”, que significaba “cortar, podar”. De este verbo se derivó la palabra “tundir”, y significa también “cortar, podar”, pero “tundir” no se usa mucho hoy en día.

De “tundir” proviene la palabra “tunda”, para “golpiza”. La acción de podar una planta requiere de un golpe repetido de un objeto contundente. Por extensión metafórica se aplicó “tunda” a cualquier golpiza, no solo a una planta. Esto siguiendo información del diccionario de la Real Academia y el de Joan de Corominas.

En latín, el participio de “tundere” era “tonsus”. Pero vamos por partes. Expliquemos primero qué es un participio, porque esto es importante para entender la evolución de “tusa”.

Un participio es una forma verbal que indica el estado resultante de una acción a manera de adjetivo. En español, el participio generalmente se forma con la adición de la terminación “ado” o “ido”: “ado” para verbos terminados en “ar” e “ido” para verbos terminados en “er” o “ir”.
Por ejemplo, el participio de “hablar” es “hablado”, el de “correr” es “corrido” y el de vivir es “vivido”. El participo de “fregar” es “fregado”, por eso decimos “estamos fregados”, que es el resultado de que alguien nos friegue y nos friegue todo el tiempo. O decimos: “estoy molido”, que es el resultado de moler y moler, en el sentido metafórico de “moler” como “trabajar”.

En otras ocasiones el participio se refiere a una acción o situación que empezó en el pasado y continúa en el presente. Esto ocurre en construcciones con el verbo “haber”, cuando se conjuga “he”, “has”, “ha”, “hemos”, “han”. Entonces decimos “siempre he querido viajar a Europa”, para indicar con “he querido” una situación de “querer” que hemos experimentado en el pasado y se proyecta hasta el presente.

En latín, muchos más verbos tenían un participio que no seguía un patrón de conjugación, sino que conjugaba a su antojo. Eran participios irregulares, pues no seguían esa regularidad. Por ejemplo, el verbo “confundir” tenía el participio “confuso”, y alguien podía decir “estoy confuso” en vez de “estoy confundido”; “estoy arrepiso” en vez de “arrepentido”; “la sopa ya está cocha” en vez de “cocida”; “el palo está tuerto” en vez de “torcido”.

En algunos casos, sobrevivieron los participios antiguos como meros sustantivos o adjetivos, pero ya no tienen uso de participio. La palabra “tuerto” se usa para referirse a la persona ciega de un solo ojo. Es lo que pasó con “tusa”, que proviene de un participio que se volvió sustantivo.
En muchos casos se tomó la forma femenina para darle forma al sustantivo. Veamos la palabra “salida”, que es participio de “salir”, que se usa como sustantivo: “la salida es por esa puerta” o “la salida es a las 2pm”. También “vuelta”, que deriva del participio “vuelto” (“volver”), y en español colombiano puede ser una diligencia, o la cantidad restante de una transacción hecha con efectivo.

Entonces el participio de “tundir” era “tonsus”, de donde surgió “tuso”, porque los latinos eliminaron la “n”. Sí, los antiguos también se comían letras). “Tuso” tomó la forma femenina “tusa” para referirse al evento de podar como tal. Por esta razón, el corazón de la mazorca se denomina “tusa”, siendo el resultado de quitarle todos los granos. Esto según el diccionario de vallecaucanismos de Leonardo Tascón.

Posteriormente, por paradojas o ciclos de la evolución lingüística, muchos sustantivos derivados de participios se convirtieron otra vez en verbos. Un ejemplo es “fritar”. El participio regular de “freír” es “freído” y el irregular es “frito”. El irregular terminó como adjetivo, “frito”, y de este adjetivo surgió “fritar”. Por esta paradoja tenemos el verbo “tusar” y no “tundir” significando “podar, cortar”.

Es posible que su significado de “tristeza” derive, pues, del mismo proceso que dio “tunda” como golpiza, por la acción de golpear que se requiere para podar una planta. Una “tusa”, pues, implica la sensación de estar golpeado por una situación abstracta que lo lleva a uno al abatimiento moral.

Pienso que este proceso metafórico se llevó a cabo primero en el área cundiboyacense, pero eso lo digo por mi experiencia, no por datos lingüísticos. Yo conocía “tusa” solo como resultado de un corte de pelo mal hecho.

No conocía “tusa” como decepción amorosa hasta que me la preguntaron las bogotanas. Tampoco es posible precisar cómo llegó a especificarse hasta referirse en principio a la decepción amorosa. Si por ahí sigue evolucionando hasta indicar decepción por un evento político, podríamos estar viendo nuevas derivaciones semánticas hacia el futuro.
¿Cuándo escuchó la palabra “tusa” por primera vez, y con qué significado? Escríbame a lenguaencolombia@gmail.com

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad