'Call me by your name', la historia de un verano para enamorarse

Escuchar este artículo

'Call me by your name', la historia de un verano para enamorarse

Febrero 06, 2018 - 11:30 p. m. Por:
 Camilo Osorio Sánchez | Subeditor web de El País
Call me by

El papel de Elio, un joven políglota, brillante y con destrezas artísticas, le mereció a Timothée Chalamet la nominación al Mejor Actor en los premios Óscar que se entregarán en marzo.

Foto: Tomada de la Fan Page de “Call me by your name”

Es una película sobre la primera vez que alguien te rompe el corazón. Pero también es un filme sobre el deseo, el que estalla al interior del cuerpo y es imposible de contener en la piel, y menos cuando se es adolescente.

Es una película sobre unas vacaciones de verano inolvidables, en una casa grande de un fotogénico pueblo del norte de Italia, llena de libros de todos los tamaños, árboles frutales, una pequeña pileta, vino y paseos en bicicleta. Un romance taciturno en 1983.

‘Call me by your name’ (Llámame por tu nombre), es la película perfecta para encabezar la selección oficial de un Ciclo Rosa de cine, pero los aplausos que le ha dado la crítica desde su estreno en Sundance hasta su nominación como Mejor Película en los Óscar, la ha sacado del circuito independiente a los cines del mundo bajo el rótulo de una cinta imperdible, aunque la trama sea el romance entre un adolescente de 17 años y un hombre de 24.

Oliver, un estadounidense de ascendencia judía, es invitado a la casa de verano de un profesor de arqueología, quien es el padre de Elio, el adolescente brillante, también de raíces judías, que toca a Bach en el piano y la guitarra para los amigos de sus padres en reuniones sociales.

Los diálogos se funden entre el inglés, francés e italiano, mientras el ama de llaves sirve huevos, panes y jugos del desayuno en una mesa del jardín. Los paseos en bicicletas inmortalizan unas bellas postales en la Toscana y son el escape de un enamoramiento controversial para tratarse de los años 80 (o la actualidad) Un romance curioso y encantador que contrasta los encuentros heterosexuales de los personajes, apasionantes y evidentes, con los besos ocultos y las metáforas visuales del amor diverso.

Timothée Chalamet, el actor neoyorquino de 22 años que interpreta a Elio, y que antes de este protagónico había participado en otros tres largometrajes (Men, Woman & Children; Interstellar y Lady Bird), logró con su interpretación ser nominado como Mejor Actor a los codiciados premios de la Academia. La película además tiene nominaciones a Canción Original por ‘Mistery of Love’, de Sufjan Stevens y a Mejor Guion Adaptado para James Ivory, ya que es una adaptación del libro homónimo de André Aciman.

La que podría ser una película de un Ciclo Rosa de cine, se ha convertido en un nuevo referente cinematográfico sobre el amor diverso. Un romance de verano que escapa al cliché Lgbti e invita a amar y llorar en la sala de cine.


El diálogo sobre el origen etimológico de la fruta albaricoque, una metáfora de la pasión; la revisión de diapositivas con imágenes de esculturas grecorromanas que hace el padre del protagonista y la lectura en alemán de una parte del Heptamerón que hace la madre en una íntima reunión familiar, son solo un puñado de las alusiones al arte y la literatura que están tejidas en cada fotograma de la película.

La pregunta sobre qué es mejor, ¿hablar o morir?, que queda tras la lectura del Heptamerón, es justamente lo que lleva al joven Elio a expresar sus sentimientos. Luego llega el amor. Los secretos, los sentimientos que no se pueden ocultar.

Uno de los momentos más profundos del filme es el monólogo del padre. Una revelación de honestidad sobre el amor, un empujón a dejarse llevar por los sentimientos, y una reflexión sobre la nostalgia de las oportunidades que la vida te arrebata con la vejez.

‘Call me by your name’ es una película sobre un corazón partido tras una ilusión de una noche de verano. Una película para revivir los suspiros de un amor imposible. Un filme para no negarse a volver a amar. Y especialmente, una película que retrata que, en el amor, todos somos iguales.

¿Dónde verla?

Dirigida por Luca Guadagnino, la película puede verse hasta el 11 de febrero en la Cinemateca del Museo La Tertulia.

Las funciones son a las 6:00 p.m. y 8:15 p.m. Tendrá una proyección adicional el 28 de febrero a las 6:00 p.m.

También está en cartelera en CineColombia de Unicentro y Chipichape en la noche.


En Twitter: @camilo_osorio1

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS