Cali le dio el último adiós a Germán Patiño

Cali le dio el último adiós a Germán Patiño

Enero 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En una sentida ceremonia los caleños se despidieron del historiador Germán Patiño Ossa, durante sus honras fúnebres.

Al son de cununos, tambores y guasás y entonando el coro “¡adiós, maestro!”, los caleños despidieron ayer en la tarde, el cuerpo del historiador y antropólogo Germán Patiño, durante las honras fúnebres celebradas en la iglesia de San Fernando Rey, al sur de la ciudad.Al acto, que estuvo encabezado por la esposa del gestor, Lilian Antonia Collazos Bedoya, sus hijas Isabel y Natalia Patiño Collazos, sus nietos y familiares, asistieron las principales autoridades de la ciudad y el departamento así como representantes del sector cultural, en especial, exponentes de las músicas del Litoral, por las que tanto luchó en vida.El presbítero José González presidió la misa y durante su homilía señaló que el desaparecido creador del Festival ‘Petronio Álvarez’, dejó una huella difícil de borrar. “Discreto pero culto, sencillo pero profundo, tuvo el sueño de visibilizar al Pacífico y lo logró”. El sacerdote también dijo que las personas grandes no se miden por la estatura sino por lo que son y lo que hacen. ”Germán es un muerto que vive. Primero, porque está vivo en nuestro corazón, y su labor, nuestro Cali y nuestra Colombia se la reconocen, porque las personas pasan, pero las obras quedan”.En un emotivo discurso Luis Guillermo Restrepo, director de Opinión de El País, evocó al gestor y al gran amigo. “Hoy puede decirse que la huella de Germán Patiño está por todo el Valle y por todo el Pacífico colombiano. Una huella imborrable e inolvidable, impresa por un ser humano excepcional, generoso, amigo, buen padre, mejor abuelo”.Hacia el final del acto Isabel Patiño, hija del desaparecido gestor, leyó una carta a su padre, en la que le agradeció todas sus enseñanzas. “Nunca he sido una gran lectora como tú pero sí te debo el espíritu autocrítico que tengo, en no tragar entero lo que dicen y en el gusto por nuestra cultura. Recuerdo tus agudos estudios sobre el bambuco, que entraron en polémica con numerosos músicos y académicos, pues siempre vivías escudriñando las raíces y rescatando los aportes africanos, sin desconocer lo indígena y lo europeo, de nuestra cultura”.Isabel recordó que en una ocasión le preguntó a su padre cuándo iba a escribir una novela autobiográfica. “La infancia y la juventud de mi padre estuvieron marcadas por historias de dolor, drama superación y victoria. Fuiste la luz de tu familia y saliste victorioso del sufrimiento. Yo siempre reconocí tu carácter duro y frío, aquella coraza formada por el dolor del abandono pero tu sentido del humor se impuso sobre todas las cosas, incluso en las mayores dificultades. Nunca nos dijimos que nos queríamos, pero los dos lo sabíamos. Te admiro y se ha derrumbado un pilar de nuestras vidas. Yo sabía que algún día sucedería, pero nunca pensé que tan pronto tuviéramos que decirte adiós”. Al final de la ceremonia, el cuerpo de Germán Patiño fue trasladado hasta al Cementerio Metropolitano del Sur, para ser cremado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad