"A la gente no le gusta la verdad": Carlos Climent habla de su nuevo libro

"A la gente no le gusta la verdad": Carlos Climent habla de su nuevo libro

Septiembre 18, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Paola Guevara - editora de Vé
Carlos Climent, escritor y psiquiatra caleño 02

"Los que mejor sobrevivieron a los campos de exterminio nazi fueron los que tuvieron esperanza. Ellos, hechos piel y huesos, salieron con la esperanza viva de que alguien, en algún lado, los esperaba”, dice el doctor Carlos Climent.

Foto: Bernardo Peña / El País

La mujer pidió una cita. La pagó. Entró al consultorio de Carlos Climent y bajo el brazo llevaba el libro ‘La locura lúcida’, donde el psiquiatra describe la patológica personalidad de los sociópatas, los narcisos y los ‘borderline’, y donde explica cómo ellos conviven entre nosotros en familias, oficinas, y la sociedad entera.

La mujer dijo: “Doctor Climent, yo compré su libro pero vine a devolvérselo. Este libro es horrible. No pude seguir leyéndolo porque explica que mi madre es una sociópata y yo no quiero enterarme de eso”. La paciente, que nunca terminó de ser realmente paciente, salió del consultorio y jamás volvió.

Ese nivel de claridad conceptual, de sinceridad y de valentía para develar el conocimiento que otros especialistas en la psiquis humana se reservan, es lo que usted puede esperar de un libro escrito por Carlos Climent, quien asegura que los colombianos no están habituados a que les digan la verdad.

Los colombianos, en especial los caleños, apunta él, “prefieren usar eufemismos, que les suavicen las cosas”. O, para usar otro eufemismo, prefieren que les doren la píldora.

Así, con sinceridad, pero con la calma, el aplomo y la sabiduría que ha ganado en su larga carrera como psiquiatra, nos advierte lo que podemos esperar de su más reciente libro, titulado ‘Asuma la gerencia de su propia vida’, editado por Panamericana y que ya se encuentra en librerías.

Ya van tres libros de divulgación científica. ¿Qué ha representado
cada uno y cómo llegamos a este tercero?


‘Los tiranos del alma’ tiene 10 años de publicado y fue un primer intento después de que me lancé a hablarle a la gente común y corriente a través de la columna de El País, y empecé a sentir la necesidad de poner en orden una serie de conceptos básicos, porque, como decía mi padre, la gente se muere más por falta de información que por falta de medicamentos.

¿Qué pasó después?

‘Los tiranos del alma’ generaron el siguiente libro, que fue ‘La locura lúcida’, que nació de los comentarios que me hicieron algunos lectores. Les llamó muchísimo la atención el capítulo sobre los trastornos de la personalidad.

Me decían: “Usted se quedó corto, tengo la sospecha de que mi padre es un narcisista y quiero saber más”. Entonces, por ellos, me lancé a escribir un libro sobre los trastornos de personalidad sociopática, narcisista y ‘borderline’. Y ese libro, que creí el de mayor necesidad, tuvo un impacto muy negativo.

¿Un impacto negativo? Pero es un libro clarísimo y de mucha ayuda para identificar los trastornos mentales de la gente en el día a día.

Algunas personas lo hallaron muy fuerte. Recuerdo en especial a una paciente que vino aquí y me dijo: “Yo compré su libro, me leí 50 páginas y se lo vengo a devolver, su libro es horrible, no puedo creer que mi mamá sea una sociópata”. A la gente no le gusta la verdad, a la gente le gusta que le hablen en eufemismos.

La gente se asustó con el libro y dijo “yo no quiero saber nada”. Así tuve varias personas, que me dijeron “no se ponga a revolcar avisperos, eso no le hace bien a nadie, eso lo que logra es crear más resentimientos”. Y dije, bueno, ese es su punto de vista y yo creo lo contrario. Así se cerró el capítulo de ‘La locura lúcida’. Los libros se siguen vendiendo hasta hoy, para sorpresa mía.

Ahora publica ‘Asuma la gerencia de su propia vida’. ¿Por qué enfocarse en los hijos, la pareja y la vejez?

De las ocho etapas de la vida, que señala Erikson, desde que uno nace hasta que uno muere, yo tomé tres etapas que son las que más nos consultan a los psiquiatras: la etapa de la crianza de los hijos es la primera. Todos los papás tienen preguntas porque nadie nos entrenó para ser padres, para criar hijos, y en cada etapa los papás tienen dudas, que fui poniendo en un mismo sitio y hacen parte de uno de los tres temas fundamentales del libro.

Lea además: Cali tiene una de las mejores bibliotecas públicas de Colombia en la Comuna 20

Carlos Climent, escritor y psiquiatra caleño 01

“Incluso el padre debe poner una distancia afectiva con el hijo que no quiere una solución. Usted llega al borde del abismo pero no se tira con su hijo”, dice Climent.

Foto: Bernardo Peña / El País

La segunda etapa del libro es la vida en pareja...

Esa es la segunda causa de consulta. Pero no las parejas que están bien, sino las que vienen a consulta, las que están mal. Preguntan: “¡Cómo fue posible que yo me equivocara de esta manera!”. Ese segundo capítulo se llama ‘De la luna de miel al divorcio’. No me he inventado nada, todo lo que escribo me lo han dado mis pacientes. Mucha gente se sentirá identificada porque es la realidad.

Y luego la etapa de la vejez...

A medida que me hago más viejo soy más sensible a las circunstancias de mis pacientes mayores. Quise hablar asuntos de consulta diaria, la preparación para la jubilación y el retiro; quise alertar a la gente para que se prepare mejor.

Cuando me jubilé de la Universidad, hace 22 años, me quedó toda la mañana libre hasta las 12:00 del día, y la tarde con pacientes, entonces tuve que llenar ese espacio: empecé a subir a las Tres Cruces tres veces por semana. Compré un computador y aprendí a usarlo. Me demoraba cuatro días escribiendo media página. Luego me invitó El País a tener una columna y hoy escribo rápido con dos dedos.

La preparación para la jubilación me parce importante. Y quiero decir que mis pacientes de más de 70 años dicen que es la mejor etapa de sus vidas. Sufren alguna limitación, pero no están enfermos. Tienen una enfermedad pero no se sienten enfermos y dicen “qué maravilla haber llegado a esta edad sin mayores ambiciones, sin odios, en paz conmigo mismo y sin miedo a la muerte”.

¿Por qué dedicó un capítulo a los eufemismos?

Ese capítulo me tardé varios años en recogerlo. Vivimos en un medio eufemista. Aquí en Colombia, y en Cali especialmente, la gente no habla claro.

El ejemplo más llamativo de los tiempos recientes fue el de una señora que vino a contarme que estaba deprimida, su matrimonio no andaba bien y ella, que era linda, espectacular, exitosa, tenía un marido que le paseaba por delante a una amiga, moza, amante. Le pregunté desde cuándo ocurría esto, y me dijo: “De toda la vida. Es que él es muy necio”. ¿Necio? Ese es el eufemismo. “Señora, su esposo no es necio, es un sociópata, es un sinvergüenza”.

Yo voy a hacer mercado a La 14 y veo un señor que abre un yogurt, se lo toma y cuando llega a la caja no lo paga. Las cámaras de seguridad ven todo, pero no arman bronca. El tipo se va y dice, “ay, es que soy olvidadizo”. Ese es un eufemismo para ladrón. ¿Cómo así?, si pagué 500.000 pesos de mercado. Pues sí, señor, usted es un ¡ladrón!

Lea además: Seis consejos para ser un buen líder tomados de la saga de Harry Potter

Los eufemismos según Climent

"Es muy cuidadoso con los gastos".
Verdad: Es tacaño y mezquino.

"Es un tipo muy casero".
Verdad: Es un aburrido que nunca quiere salir de la casa.

"Es muy reservado"
Verdad: Poco confiable.

"Es aguantador y tolerante"
Verdad: Es alguien capaz de echarse cualquier mentira para acomodarse
a todo lo que le permita mantener posiciones de conveniencia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad