Conozca los males que causa el 'monstruo' de la fama

Escuchar este artículo

Conozca los males que causa el 'monstruo' de la fama

Julio 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora de Domingo de El País
Conozca los males que causa el 'monstruo' de la fama

Cory Monteith, estrella de la comedia musical 'Glee', fue encontrado muerto en un hotel en Vancouver, Canadá, el sábado pasado. Autopsia reveló que el artista había consumido alcohol y heroína antes de su deceso.

Luchan por obtener reconocimiento y luego no soportan la presión de ser famosos. Los desórdenes alimenticios, depresión e intentos de suicidio no son exclusivos de las estrellas de Hollywood. En Colombia también hay casos.

Con la muerte del protagonista de la serie musical ‘Glee’, Cory Monteith, de 31 años, el pasado 13 de julio, a causa de una letal combinación de heroína con alcohol, crece la lista de los famosos atractivos, con dinero que, estando en el curubito de la fama, fallecen de forma temprana.Sin embargo, el mundo no deja de estremecerse por muertes como las de Heath Ledger, el ‘Guasón’ de Batman, a los 28 años; Amy Winehouse (a los 27), la británica que tuvo el mundo del jazz y el soul a sus pies, o de Ryan Dunn, el protagonista del programa ‘Jackass’, a los 34, solo por mencionar algunas de las más recientes. ¿Por qué esas estrellas que parecen tenerlo todo: belleza, dinero, reconocimiento, son protagonistas de muertes prematuras, de intentos de suicidio o llegan a padecer bulimia y anorexia? ¿En nuestro país, con qué frecuencia es factible que se presenten estos casos? Para el periodista Ronald Mayorga, del programa La Red, este tipo de desenlaces o conductas son básicamente la respuesta final a la forma como cada uno ha construido su carrera o su fama: a partir de su imagen física exclusivamente. En Colombia no hay casos tan numerosos como en Los Ángeles, agrega Mayorga, porque nuestra máquina de entretenimiento no es tan grande, pero si se hace un recorrido los ha habido, como el del actor Diego Álvarez, que se lanzó desde lo alto de un edificio. Y aún los hay. Y pone de presente los casos de anorexia y bulimia reconocidos por la propia modelo Johanna Uribe, que se sentía presionada por su novio y porque sabía que la manera de ganar dinero era con su cuerpo exclusivamente, ya que no había aprendido a desarrollar otros talentos. O el de la actriz Lina Tejeiro (actualmente trabaja en La Hipocondríaca), quien también padeció desórdenes alimenticios y llegó a pensar en suicidarse.De acuerdo con su experiencia, a tres razones especialmente, atribuye la terapista Margarita Moncada los desequilibrios de nuestros artistas: el exceso de trabajo, las crisis espirituales y las carencias amorosas.El exceso de trabajo, explica, les produce mucho agotamiento y desencadena en depresión, miedos, pánico, porque como los artistas todo el tiempo están trabajando, fuera de él no saben qué hacer y sienten mucha dificultad para tomar decisiones porque, al estar permanentemente guiados por alguien (representantes), cuando tienen que tomarlas por sí solos se sienten perdidos.Las crisis espirituales los hace sentir miedo de no tener un contacto con un ser superior, continúa Moncada, y con el exceso de reconocimiento se olvidan de los valores, se enseñan a que todo el mundo los alaba, les haga la venia y cuando llegan a sus casas sienten una soledad inmensa, sienten falta de amor, que nadie los quiere por lo que son, que todo el mundo ve la estrella y no a la persona.Moncada, que alivia a los famosos con terapias con ángeles, reiki y esencias florales, cree que, recientemente, por sobredosis de droga un artista en Colombia no ha muerto, pero sí se atreve a asegurar que ha habido intentos de suicidio “por exceso de trabajo, por ese embotamiento y exceso de reconocimiento. Cuando ellos están con exceso de trabajo o sin trabajar sienten depresión y no la identifican como tal, sino como una vida vacía y los lleva a intentos de suicidio o depresiones severas”, precisa la terapista antioqueña.Los artistas son muy soñadores, emocionales, interviene la mánager de actores Lilo Valencia, y decepciones como no quedar en un casting por el que tanto trabajaron los afecta impresionantemente. Sobre todo porque ni siquiera las productoras les avisan si quedaron o no, solo se enteran de que no quedaron cuando ven el personaje hecho por otro en la pantalla.Otro aspecto que también los estresa es la inconstancia en el trabajo, pues pueden trabajar cuatro o seis meses y quedar un año sin hacer nada y no tener ni para pagar el arriendo, especialmente cuando no son disciplinados con sus finanzas, dice Lilo. Es que el mundo de las estrellas no es tan rosa como muchos piensan. Luchar por un personaje, posicionar un disco o estar en un gran desfile no es solo para gente talentosa sino persistente, equilibrada, estudiosa, segura de lo que tiene y disciplinada, como lo sostienen mánagers como Fernán Martínez. Lo esencial es que no se dejen atrapar por el ambiente artístico, “que es muy contaminado y es lo que más los presiona: un ambiente que maneja imagen, belleza y excesos”, opina la periodista y representante de artistas Eva Porras.“El problema más grave es que en los centros de rumba de los famosos existe todo a la mano: el alcohol, que la mayoría de veces se lo dan gratis; la droga, las mujeres, no hay que irlo a buscar”, precisa Porras, de Gabriel Blanco Producciones.Karoll Márquez, cantante y actor, protagonista de la telenovela ‘Oye Bonita’, reconoce que cuando se es artista se tiene una sensibilidad extra, diferente al resto de las personas y es posible que se tenga cierto nivel de vulnerabilidad para ser afectado por cuestiones emocionales. Pero reitera que sucumbir o no a las tentaciones del monstruo de la fama depende de lo que se tenga en la cabeza, de los valores, la crianza, la familia, del afecto, “todo esto ayuda a que uno tenga los pies en la tierra siempre, a no dejarse enloquecer ni perder la esencia, el norte”.Los famosos también lloranLINA MARULANDALa modelo, presentadora y empresaria murió el 22 de abril de 2010 a los 30 años, al caer por el balcón de su apartamento, en un sexto piso. Se especuló que fue un suicidio porque estaba deprimida, ya que afrontaba un divorcio.LINA TEJEIROLa actriz de La Hipocondríaca (hace el papel de la amante de un médico) reveló a Soho que sufrió de anorexia y bulimia por la presión del medio que le exigía conservarse delgada. Un productor en una ocasión le dijo que parecía una vaca por lo gorda.RAFAEL LONDOÑOPor su papel de Julius y el de ‘Padres e Hijos’, los productores lo seguían viendo como el eterno niño y no le daban la oportunidad de demostrar su talento en personajes de adulto. Deprimido, se apartó de la actuación varios años, pero ha vuelto para insistir en su pasión.BIBIANA NAVASLa actriz tolimense, al igual que estrellas como Rihanna o Halle Berry o como las actrices colombianas Valerie Domínguez y Zulma Rey, sufrió maltrato físico y sicológico de su marido y guardó por mucho tiempo silencio por su carrera y temor a la reacción de él.Muertes que consternaron RIVER Phoenix Nominado al Óscar y al Globo de Oro y, según la revista Screen World, era uno de los 12 ‘Nuevos prometedores actores de 1986’. La estrella de ‘Stand by me’ murió en 1993 por una sobredosis, a las afueras del club The Viper Room. Hermano mayor de Rain, Joaquin, Liberty y Summer Phoenix.COREY HAIM Ídolo adolescente de Hollywood durante la década de 1980. El 10 de marzo de 2010 fue declarado muerto. La policía dijo que había fallecido por sobredosis, pero la autopsia determinó que una pulmonía acabó con su vida. Los niveles de marihuana y fármacos eran muy bajos como para matarlo.HEATH LEDGERFalleció el 22 de enero de 2008. Según el análisis toxicológico su muerte fue resultante del abuso de medicamentos para controlar el insomnio, la ansiedad, la depresión y el dolor. Obtuvo un Óscar, un Globo de Oro, un Bafta y un premio del Sindicato de Actores por su papel en The Dark Knight.La voz del expertoEl mánager Fernán Martínez sostiene que ha conocido casos muy graves de artistas que ”le meten a las drogas, los antidepresivos, al trago” y están con sus carreras y vidas destruidas. ASUSTAN“A uno lo asusta que les vaya a pasar algo, sobre todo en las noches, pues se deprimen porque abusan de todas estas cosas y se pegan unos estados mentales artificiales”, dice Martínez. MIEDOSEl mánager asegura que los artistas sienten temor a que los olviden y al fracaso. Y que cada vez que alcanzan un po co de fama quieren más de ella y más dinero y son insaciables. Se angustian si algo no les funciona y la droga para ellos es un escape. BAJA AUTOESTIMA“O se desesperan y se les baja su autoestima y empiezan a ponerse bótox en la cara, a hacerse cirugías, liposucciones, implantes de pelo y una cantidad de vainas porque están comenzando la crisis y ellos tratan de mantener su imagen”. AYUDA DE BRUJOSAlgunos, incluso, dice Martínez, empiezan a creer en sectas, brujos, curanderos, en quien les lee el tabaco, por la misma angustia. Hacen rezar las casas, se mudan de una mansión a otra y andan llenos de talismanes. Llevan a los brujos a sus viajes porque creen que les dará el éxito. “Pero el éxito se consigue porque se tiene talento y trabajan por tenerlo”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad