Escuchar este artículo

Cecilia Navia y su vida actoral, el amor y el proceso de pérdida de peso

Enero 31, 2021 - 11:55 p. m. 2021-01-31 Por:
 Isabel Peláez R.
Cecilia Navia

La actriz Cecilia Navia habla del proceso que la llevó a bajar 30 kilos, sin cirugía. Dice que de Santiago Alarcón la enamoró el sentido del humor.

Especial para El País

Carmen Cecilia Rivera Navia, conocida en el medio artístico como Chichila Navia, ha conquistado a los colombianos desde los años 90 con papeles como el de Mechas en Okidoki, y más recientemente en el rol de Soledad Cifuentes, la profesora de la que se enamora Jaime Garzón, interpretado en el biopic sobre el humorista por Santiago Alarcón, su esposo en la realidad; Patricia Urrea, esposa de Pablo Escobar en ‘Escobar. El Patrón del Mal’ y como Verónica Valencia, una chef casada en ‘Pa’ Quererte’ (RCN TV) con un esposo machista, celoso y alcohólico.

La también participante de MasterChef Celebrity Colombia en 2018 y ganadora de dos premios India Catalina a Mejor Actriz, subió 25 kilos de más después de tener su primer hijo, Matías. Su médico de cabecera le diagnosticó obesidad en grado 1 y por salud, desde hace nueve años cambió sus hábitos y su alimentación y acompañada de una nutricionista y sin cirugías, bajó 30 kilos.

Puede leer: Año chino del buey de metal: vea las predicciones

¿Qué retos le implicó interpretar a la esposa del narcotraficante Pablo Escobar?

Interpretar a Patricia Urrea, el nombre que se le dio en la serie a la esposa de Escobar, me ayudó entender la historia del país, yo era muy niña en ese momento y lo viví a la distancia, desde el Huila, sabía que había un señor muy malo responsable del montón de bombas que explotaban en Bogotá, pero Garzón, el pueblo en el que vivía, era muy pacífico.

Interpretarla fue profundizar en una realidad muy dolorosa, una historia de la que aún tenemos heridas abiertas. La grabé, pero no la he visto, es un tema que me lastima como colombiana y como mujer.

¿Qué le agradece a Oki Doki?

Haber tenido una familia de la televisión y una escuela donde nos formaron desde el canto, la expresión corporal, la actuación y hasta aprender a dar entrevistas.

Tony Navia, mi tía, nos enseñó de la disciplina de este oficio, éramos unos niños a los que no dejaban entrar con libreto al set, teníamos que saber la letra, llegar temprano, ser responsables y eso quedó incorporado en nosotros, yo empecé en el programa a los 12 años y terminé a los 17.

"Sacaremos un canal de Youtube con mi familia. Tengo mi emprendimiento de camisetas: bychichilanavia.
Voy a seguir apoyando a las mujeres desde todas mis iniciativas y voy a crear un conversatorio", Cecilia Navia, actriz y emprendedora.

Quien grabe con un Oki Doki sabe que somos muy disciplinados.¿Se sintió discriminada en su oficio por su peso?

Por supuesto, muchas veces me audicionaron para personajes y no quedaba por estar gordita, pero a la actriz que estaba muy guapa físicamente la sentaban a ver mi casting para que lo hiciera como yo lo había hecho. Muchas veces me llevaron a casting para tener un referente de lo que querían que se hiciera.

De eso me enteré después. Los kilos limitan los personajes, son más los roles escritos para las mujeres sin kilos de más. Para mujeres con sobrepeso los papeles son ligados a la comedia. Es lastimoso, pasa también con los afrodescendientes, para quienes en nuestro país el casting es muy limitado, nos falta evolucionar.

¿Cuándo empezó a ocuparse de su peso?

Cuando tuve mi primer hijo, Matías, a los 13 meses del niño fui a la nutricionista y me dijo que estaba en obesidad grado uno, muy cerca de pasar a la dos. Tenía 27 kilos de más y a partir del kilo 15 de más es obesidad.

Yo siempre tuve sobrepeso, pero nunca había estado obesa (durante el embarzo comí en exceso). Ella me habló de la cantidad de enfermedades hermanas de la obesidad. Salí triste y decidí que me iba a hacer cargo, era mi primer hijo y quería tener más. “Tengo 30 años, esta es una enfermedad que contraje por descuido y me voy a encargar de que eso cambie. Me puedo curar”, dije.

¿En qué consistió su proceso para bajar de peso?

Empecé bajando 10 o 12 kilos. La primera nutricionista me dijo que mi destino era ser una mujer con sobrepeso, por mi condición genética. Siempre había tenido un sobrepeso de entre cinco y ocho kilos, subía a 10 o bajaba dos.

Un día acudí para tratarme la piel a la doctora María Bernarda Vergara, una médica que ha dedicado su vida a ayudar a la gente con sobrepeso y obesidad, y me dijo que si quería podía ayudarme a lograr un peso saludable, como lo puede hacer cualquier persona.

Ella tiene el método ‘Los cinco no negociables’, que hace una reprogramación cerebral, todo empieza desde el pensamiento, desde la manera en que te trazas un proyecto con un tiempo definido y vas viendo mes a mes los resultados.

Hace nueve años entré en un método de vida distinto, yo no me declaro a dieta, como saludablemente y todos los grupos nutricionales. Me reconcilié con la comida, dejé de pelear, de mortificarme, de tener culpas, disfruto de la alimentación, me nutro.

¿Cuándo acudir a la cirugía para bajar de peso?

Solamente un especialista puede diagnosticarla. Cada caso es único. Algunos con menos kilos han necesitado un bypass, yo no lo necesité.

¿Qué alimentos se deben eliminar por salud?

El azúcar refinado es más adictivo que la cocaína y no lo necesitamos, sino el que está en las frutas; los fritos y grasas saturadas también debemos evitarlos, en la freidora de aire puedes hacerte un delicioso patacón y no necesitas utilizar aceite.

¿Cómo calmar la ansiedad?

Dentro del método con el que llevo nueve años, asesorada por mi médica, la ansiedad se controla desde el cerebro, aprendes a reconocer el hambre física y la emocional. Hay muchas terapias y dinámicas como tomar bebidas calientes de hierbas sin azúcar, té verde, pintar o hacer mandalas, hacer ejercicio.

¿Qué tipo de ejercicios recomienda?

El que te guste, si te gusta bailar, baila; si te gusta correr, ir al gimnasio, montar cicla o hacer yoga, hazlo; si te gusta sacar el perro al parque, sácalo muchas veces, uno hace clic con el ejercicio o el deporte, disfrutándolo.

¿Las prácticas espirituales ayudan?

Soy muy creyente. Todo proceso de mi vida parte de lo espiritual, mi familia, la actuación y servir a los demás.

Una familia feliz y saludable

“Que mi esposo y yo seamos actores nos conecta desde lo artístico. Dicen que actor más actriz es un drama seguro, pero no es nuestro caso, tal vez somos inteligentes emocionalmente y por esa razón llevamos 20 años juntos. Él es mi coach, me pide que le ayude en sus personajes, tenemos una llavería artística, nos entendemos y nos apoyamos cuando queremos salir de la zona de confort, estudiar y darnos nuestros espacios artísticos”.

Santiago Alarcón y Cecilia Navia

“Trabajar con mi esposo y vivir con él es muy divertido, es un tipo de un humor negro fantástico, con el cual comulgo completamente. Me enamoró de él su inteligencia, su talento, su humildad. Siempre me ha parecido muy guapo, muy atractivo, muy masculino, pero lo que más me enamoró es su corazón bello, siempre ocupado y preocupado de los otros, de la justicia, de que todo se haga de una manera equitativa”.

“Mi esposo es un apoyo muy grande en los proyectos que emprendo en mi vida. El mercadito lo hago yo en casa, él se alimenta de la misma manera que yo y tenemos hábitos de vida saludables”, dice la mamá de María y Matías.

Los cinco no negociables:

1. Masticar lentamente las comidas.
2. Hacer cinco ingestas al día.
3. Beber dos litros de agua.
4. Hacer ejercicio constante.
5. Tener buena gestión de las emociones (autoestima, control de estrés).

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS