Byron González, el pintor silencioso que se ganó 'Colombia tiene talento'

Escuchar este artículo

Byron González, el pintor silencioso que se ganó 'Colombia tiene talento'

Julio 30, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Elpaís.com.co
Byron González, el pintor silencioso que se ganó 'Colombia tiene talento'

Byron González, ganador de Colombia tiene talento.

Byron, el joven de 19 años que hace pinturas instantáneas de recordados personajes del país y del mundo, demostró en 'Colombia tiene talento' una habilidad artística sin límites.

Pese a tener una discapacidad auditiva desde que nació, que le impide escuchar y hablar con claridad, Byron González, un caleño de 19 años, dejó sin palabras a los jurados de ‘Colombia tiene talento’ y callados a los televidentes que creyeron que se trataría de otra historia conmovedora y nada más. Pero más allá de las lágrimas que pudiera generar, Byron demostró un talento sin límites.Pintar en un minuto, a baldazos y brochazos de acrílico a Beethoven, Paola Turbay, Jimmy Hendrix, al papa Francisco, Jaime Garzón, a un tigre, a él mismo, y a Nelson Mandela, lo convirtió en un pintor único en su género, capaz de retar al tiempo y a la inspiración.Con su profesionalismo se ganó el respeto de Alejandra Azcárate, quien le exigió a los televidentes que no votaran por él motivados por un sentimiento de lástima hacia su discapacidad, sino por su talento. Y Byron no la defraudó, pues cada noche batía un récord de tiempo, de dominio artístico y de un talento sin limitaciones. La noche del domingo pintando a Nelson Mandela resultó ganador de $500 millones entre 80 actos que estuvieron en competencia durante cuatro meses. Byron nació en Popayán, pero fue criado en Cali desde los 2 años de vida. Actualmente vive en el barrio Aranjuez. Al año de su nacimiento, sus padres supieron que padecía de una discapacidad auditiva. Tiene que recibir terapias del lenguaje, debe tener un audífono más potente con el que pueda escuchar mejor, porque el que le da la EPS no es suficiente. Lo que sus padres no dieron a conocer durante el programa es que además sufre un problema en las articulaciones, por lo cual debe someterse a un tratamiento. Su condición de salud y la separación de sus padres convirtieron a Byron en un niño un poco solitario, encerrado en su mundo solitario, pues su hermano Bryan, su gran apoyo, vive en Canadá. “Él vivía en un mundo muy solo, no tenía amigos, así que quería demostrarse a sí mismo y a su mamá, que él iba a salir de ese mundo. Y con la bendición de Dios, se esforzó y ganó, esto fue como un milagro”, dice la mamá de Byron.Actualmente, Byron está en décimo, porque se le ha dificultado el estudio, pero no porque no tenga las capacidades intelectuales ni ganas de salir adelante, sino porque como dice su mamá, Jenny Bolaños, “donde quiera que lo llevábamos no lo aceptaban, nos decían que debíamos meterlo a un colegio para niños con discapacidades visuales y auditivas”. Y aunque tocaron las puertas de institutos de arte, los problemas económicos de la familia los llevaron a desistir de inscribirlo en un curso. Fue en el colegio La Campiña, de Cali, donde lo recibieron y le brindaron apoyo económico, “cuando no había para la mensualidad nos esperaban. El director del colegio lo ha apoyado mucho, se sentó con él a contarle historias sobre Nelson Mandela, para que tuviera más claro a quién iba a pintar”, cuenta la madre. El talento de este joven es heredado de su padre y de su familia paterna, pero no ha recibido instrucciones, es empírico. Byron cuenta que lee historias de los personajes que pinta, para inspirarse.“Sabíamos que tenía un gran talento para la pintura, pero no había salido de nuestra casa. Me siento muy orgullosa de él y muy agradecida por todo el apoyo que ha recibido”, asegura Jenny.Él mismo llenó el formulario para participar en ‘Colombia tiene talento’ y luego se lo llevó a su mamá a ver qué opinaba. Ella admite que lo desanimó: “No mijo, no se meta a eso, allá necesitan que usted haga esa pintura muy rápido, y usted maneja una pintura que requiere tiempo”.Sin embargo, Byron insistió: “Ay, no, mamá, yo quiero” y se presentó solo en la audición. “Se fue a las 5:00 a.m. y llegó como a las 4:00 p.m. con el numerito ahí, diciendo: ‘mami, me presenté’. Y como a los 15 días me llaman de RCN a decirme que lo habían elegido, yo dije, ¿cómo así que mi hijo pasó?, quedé sorprendida”.“Uno como mamá tiene temores, piensa qué va a pasar allá, pues igual van muchos talentos, pero mire hasta dónde llegó y por él mismo. Él aprendió empíricamente y creó su propia técnica. Y de pronto, en el programa comenzó a pintar cada vez más rápido”, cuenta Jenny. Mientras Byron sueña con lo que hará con su premio: “quiero ir a Japón y recorrer el mundo para conocer mucho más sobre el arte y seguir con mi profesión”, sus padres ya tienen planes: “Ahora sí le llegaron admiradoras y amigos. Pero hay que centrarlo, lo que su papá y yo queremos es que se forje su futuro. Somos una familia muy humilde. Él quiere comprarse una casita en Bogotá, para tener más oportunidades, pero debe terminar de estudiar y la prioridad es su salud”, explica la mamá.Paola Turbay, una de las integrantes del jurado del concurso, dice: “Me encanta que Colombia lo haya elegido. Inicialmente teníamos miedo de que la gente se fuera a dejar llevar por su historia, pero él se encargó de demostrar que tenía el suficiente talento para sorprendernos noche tras noche y se lo merece, tiene muy claro lo que quiere hacer con ese dinero y se convertirá en un gran artista”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad