'A puerta cerrada', la obra que se expone en el teatro Aescena

'A puerta cerrada', la obra que se expone en el teatro Aescena

Septiembre 20, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Yefferson Ospina - redactor de El País
Teatro Aescena, obra El infierno de Sartre

La obra se presenta a las 7:30 p.m. en Aescena, ubicado en la Carrera 37a # 5E-07, El Templete.

Foto: Especial para El País

El infierno son los demás, se dice en una de las más memorables obras teatrales del francés Jean Paul Sartre. La frase es pronunciada en el final de la obra ‘A puerta cerrada’, una de las más importantes piezas escritas por el filósofo, novelista y dramaturgo francés, interpretada por primera vez en 1944, en el fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando París estaba siendo liberada por los aliados.

Esa es la obra que presenta este fin de semana el teatro Aescena, dirigida por el caleño Camilo Capote y con Lorenzo Enríquez, Jackeline Gómez, Aura María Sánchez y Andrés Franco, como actores.


‘A puerta cerrada’ es una obra que no requiere demasiados comentarios, es ya un clásico del teatro existencialista y una de las más comentadas de todas las escritas por Sartre. Contradictoria, de una atmósfera sofocante, la puesta en escena de Camilo Capote logra transmitir su esencia: una sensación de absurdo tan densa, que el espectador en algún momento se siente parte de ella, toma conciencia de que la acción no conduce a ninguna parte y esa conciencia empieza a desatar en él mismo las reflexiones de los propios protagonistas.

Como se sabe, la obra empieza cuando un hombre llamado Garcín es conducido por un mayordomo hacia un cuarto, que la audiencia pronto identifica como el infierno. Un infierno que tiene forma de hotel gigantesco con infinidad de habitaciones.

El cuarto no tiene espejos ni ventanas y solo cuenta con una puerta, tres sillas y, para el caso de la decoración propuesta por Capote, un fondo tridimensional en el que, por momentos, el espectador puede ver la aparición del mayordomo en una pantalla.

Luego de Garcín, al cuarto llega Inés. Y posteriormente Estelle. Están encerrados bajo llave y esperando ser torturados, pero pronto descubren que nadie los torturará y, también, que la condena que pesa sobre cada uno de ellos es la mirada inquisitiva del otro. Así que empiezan a juzgarse, a preguntarse por las razones por las cuales se encuentran en el infierno, las razones por las cuales fueron condenados. Intentan por momentos creer que son inocentes, pero pronto vuelven a entender la magnitud de sus faltas, y lo hacen, porque siempre están los otros con sus miradas, recordándoles sus pecados más íntimos.

‘A puerta cerrada’ es una indagación sobre el otro, sobre la mirada de los demás, una mirada que juzga, que sopesa y pone en evidencia nuestras vergüenzas. Pero a pesar de eso, en la obra los tres protagonistas comprenden que no pueden hacer otra cosa más que vivir cada uno con el otro, que no pueden evitarse ni tampoco aniquilarse.
Es parte del profundo humanismo de Sartre. La necesaria convivencia con el otro, su aceptación. El otro que es el migrante, el venezolano, el desplazado, el reinsertado, el otro que con sus propias tragedias ilumina las nuestras, y también nuestras mezquindades.

Una puesta en escena compleja, pero no por ello aburrida. Densa, pero capaz de mover no tanto sentimientos como pensamientos. Una oportunidad imperdible para revisitar un clásico del teatro sartreano.

Lea además: Llega a Cali el Blues & Folk Festival 2018, entérese de lo que trae esta versión

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad