Tripulación de ambulancias, los valientes que viajan con el Covid-19 - El País Palante
Logo El País Pa'lante
Logo El País - 70 Años
Logo El País Pa'lante

Escuchar este artículo

Tripulación de ambulancias, los valientes que viajan con el Covid-19

Mayo 31, 2020 - 07:55 a. m. Por:
Leidy Tatiana Oliveros Múnera, reportera de El País

Con todas las medidas de protección, la tripulación de Ambulancias Santa Rita, bajan a una paciente Covid-19, la trasladaron desde la clínica hasta su casa.

José Luis Guzmán - El País

De lejos, dos mujeres, un hombre en bicicleta, y otro más en la acera, se detienen en su camino para observar, quizá con temor y curiosidad, la escena que ocurre a pocos metros de distancia. Una ambulancia estacionada. Tres personas con trajes ‘espaciales’ sacan a una mujer en una cápsula transparente. Parece un ataúd, pero no lo es. La persona está con vida, pero debe permanecer aislada.

Por el estricto protocolo de bioseguridad que manejan y por el tiempo en el que estamos de pandemia, los observadores tuvieron que deducir que es un contagiado de Covid-19.
A la mujer le acaban de dar de alta este miércoles a la 1:40 p.m. El médico, paramédico y el conductor de Ambulancias Santa Rita la recogieron en una clínica de la ciudad y la trasladaron a su casa con las medidas de seguridad.

Una vez alojada en su vivienda, la tripulación de la ambulancia arranca rumbo a la central. Encienden la sirena, van a la velocidad de una urgencia y aunque no llevan paciente, es casi como si lo fuera: ellos y el vehículo deben desinfectarse.

Esta escena, se repite a diario siete u ocho veces, otros días hasta 16; la cantidad de traslados de pacientes con sospecha o confirmados con Covid-19 que hacen las ambulancias Santa Rita ha ido aumentando desde que llegó el virus a la ciudad. Hasta la fecha más de 300 personas en esta condición han trasladado no solo en Cali, sino desde otros municipios como Buenaventura y Roldanillo.

Lea además: La prueba de vida que ha resistido un médico especialista de Cali con Covid-19

Son 13 personas, divididas en cinco tripulaciones, las que todos los días prestan este servicio. Valientes. Arriesgados. “Vocación”, dicen que es. Aunque siempre al realizar un traslado de estos pacientes, llevan puesto bata desechable, traje antifluido, botas plásticas, careta, guantes, gafas, respiradores con filtro N95, siguen con temor a contagiarse, pues prácticamente viajan con el virus, pero ellos continúa en primera línea, cuidando e intentado que la persona llegue estable y con vida al lugar del traslado.

“Todavía se siente temor, a pesar que hay mucha información, es muy incierto cómo se comporta el virus, pero gana más ese sentimiento de poder ayudar a las personas independiente del diagnóstico. Es una vocación, lo hacemos de corazón”, dice Óscar Ortiz, coordinador asistencial de Ambulancias Santa Rita, quien recuerda que su primer traslado de sospecha Covid lo hizo desde Buenaventura, en marzo.
Justamente, este tipo de traslados es uno de los más complejos, “es bastante difícil, estar dos o tres horas con el traje de protección, cansa, el calor, la dificultad para el movimiento”, afirma.

Además, como en este y todos los traslados en tiempo de pandemia se hace difícil por la condición social, los comentarios de quienes observan desde afuera. “Cuando llegamos todo el mundo empieza a mirar, se alejan, o hay quienes se arriman; se escuchan comentarios. Todo eso hace que el traslado sea un poco más complejo, porque tenemos que jugar no solo con la condición del paciente sino con el entorno social”, comenta Óscar, quien hace parte del equipo de profesionales con más experiencia para manejar pacientes críticos, por ello está dentro de los ‘elegidos’ para esta misión.

Y es que cualquier paciente en el camino se puede complicar y más con Covid. De hecho, en un reciente traslado desde otro municipio, cuando venían por la vía del kilómetro 18, la persona entró en paro respiratorio. La tripulación hizo su trabajo, pero al llegar a la clínica, falleció.

Este tipo de situaciones dejan huella en cada uno. “En ocasiones se siente impotencia porque son casos muy complicados”, expresa Óscar. Incluso, varias veces, “hemos llegado a hacer el servicio pero no hemos podido porque la persona está muy inestable, o esperando en la clínica nos informan que se murió”.

Cada día se encuentran diversas historias y casi todas mueven las fibras del corazón. El traslado de un niño de 8 días de nacido y de su mamá de 28 años, ambos con Covid-19, es una de los que más les ha impactado. Ella fue trasladada en un vehículo y el pequeño en otro.

La presión social es muy fuerte, dicen. “Los familiares nos han dicho, ¿hay necesidad que lo trasladen en esa cápsula?, qué van a decir los vecinos; incluso, hay pacientes que nos han pedido que los dejemos en la esquina, pero no podemos”, aclara el profesional.

En total son tres ambulancias de Santa Rita que han dotadas para la pandemia. Si se llegase a necesitar por el aumento de casos, están dispuestos a adaptar más, al igual que el personal.

El Cuerpo de Bomberos de Cali desde el 20 de marzo empezó a realizar traslados en ambulancia de sospechosos de Covid. Cuentan con las medidas de protección.

Especial para El País

A cualquier hora del día, Luis Eduardo Cifuentes sabe que lo pueden llamar. Su disponibilidad como médico de traslado en Serviambulancias del Pacífico, es 24/7.

Desde el 30 de marzo, cuando hizo el primer traslado de un Covid, su labor no ha parado. Hasta la fecha ha trasladado 40 personas con sospecha o confirmado con el virus. “Ya no me dicen doctor Eduardo, sino doctor Covid”, comenta.

El reto más grande para él es lograr que el paciente llegue estable al lugar donde va a ser hospitalizado. “Los más inestables son los pacientes entubados, tienen alto riesgo de falla ventilatoria, hay que estar muy pendiente de todo”.

Este tiempo no ha sido fácil. Siempre que atiende un servicio siente presión, no solo por la salud del paciente, sino porque “es una familia que está detrás, madres, hijos, nietos; es una presión grande tratar de llegar con ese paciente estable”, recalca.

Cada día sortea diversos casos. A veces le toca intentar tranquilizar a los pacientes. Como le pasó con un joven que tenía mucho miedo, “era un sospechoso, pero no quería que le saliera la prueba positiva; tenía uno que otro síntoma que sí estaba relacionado a Covid, pero yo debía calmarlo”, dice.

Los traslados que llenan su corazón de gozo es cuando se hace de la clínica hacia la vivienda, “cuando llegamos con el paciente la familia está muy contenta, nos dan el agradecimiento”.

La labor de trasladar personas posibles contagiados es dispendiosa y ardua, el temor sigue latente. “Siempre va a estar el miedo que algún momento me llegue a infectar o alguien de la casa”, comenta el profesional, quien tiene un hijo de dos años y por él y su familia, cumple los protocolos de bioseguridad.

Las ambulancias han sido adecuadas de acuerdo con los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud y la Secretaría de Salud Municipal, con ellos igualmente se capacitaron.

La cápsula transparente donde se deben trasladar a los sospechosos de Covid, asusta. Tanto así que hay quienes no resisten en ella y la rompen para escapar.

Al Cuerpo de Bomberos de Cali, les pasó este caso. “Atendimos a un habitante de calle con síntomas de Covid, en el momento que se monta el paciente a la camilla y se cierra, se torna intranquilo, rompe la cápsula y se da a la fuga”, cuenta María Camila Torres, paramédica.

A través de la línea 119 los bomberos reciben llamadas de sospechosos Covid y atienden los casos con todas las medidas de protección. Desde marzo, han trasladado 96 personas posibles de tener el virus.

“Cuando llaman a veces mienten con los síntomas y cuando llegamos al lugar nos damos cuenta que tiene el virus o es sospechoso. Cuando informan que es posible Covid desde la estación el personal sale con el traje de bioseguridad, una vez terminan el servicio se dirigen a la estación para desinfectarse”, señala Marco Gómez, coordinador del Centro de Operaciones de Bomberos Cali.

Las ambulancias Sismo han adecuado los vehículos para trasladar posibles pacientes con Covid-19. Miguel Balanta dice que “tener el equipo completo como lo exige la normatividad sale costoso para el traslado del paciente”. La limpieza la hacen con amonio cuaternario.

Jorge Orozco - El País

Ya para esta época todas la ambulancias deben estar preparadas para atender casos Covid. Incluso, las que atienden solo Soat, ya que en la calle puede encontrarse cualquier persona sospechosa del virus.

De hecho, ya sucedió. Ambulancias Sismo, ha trasladado dos casos sospechosos. “Acudimos a una emergencia y con el triage, se sospechó que era Covid, entonces se procedió a utilizar los elementos de protección y trasladarlo al centro asistencial en la cápsula”, comenta Miguel Balanta, representante de la compañía, quien además dice que están a la expectativa y preparados para lo que se encuentren en este tiempo.

Paramédicos, médicos, auxiliares, conductores, todas las tripulaciones de las ambulancias que trasladan posibles casos Covid, a diario hacen un acto de valentía; viajan silenciosamente con el virus. En el centro de control reciben día y noche emergencias, personas con síntomas del virus, y a pesar de la protección, exponen su vida y lo seguirán haciendo. Continúan en su labor que más que un trabajo es la vocación que escogieron y ejercen con pasión.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
0
Comentarios

Más pa'lante