Gustavo Petro explica cuáles serán sus prioridades si gana las elecciones

Escuchar este artículo

Gustavo Petro explica cuáles serán sus prioridades si gana las elecciones

Mayo 06, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo / Reportera de El País 
Gustavo Petro candidato presidencial

Gustavo Petro, candidato presidencial de Colombia Humana.

Archivo Colprensa

“Las encuestas muestran que crecemos día a día, porque la gente quiere un cambio y eso ofrece la Colombia Humana”, asegura Gustavo Petro, la ‘carta’ de la Colombia Humana a la Presidencia de la República.

Hijo de Ciénaga de Oro, Córdoba, modelo 60 y dueño de una voz que parece no alcanzarle para todas las plazas que quiere llenar, se toma su tiempo para decir que, de llegar a la Casa de Nariño, buscará un acuerdo de gobernabilidad con el Congreso “no pecaminoso, no untado de ‘mermelada’.

A tres semanas de las elecciones, ¿en qué frentes va a concentrar su campaña?
La campaña seguirá en todos los municipios de todas las regiones del país adonde alcancemos a llegar, planteando abiertamente en las plazas las propuestas de la Colombia Humana. Además, se concentrará en difundir el programa de gobierno para seguir aumentando día a día la intención de voto.

Lea también: "Populistas son los que quieren curarnos con los mismos remedios": Ángela Robledo

¿Y cuáles serían los tres frentes más importantes de un gobierno suyo?

La atención integral a la primera infancia, un proyecto para los y las jóvenes basado en el acceso al saber, con énfasis en la educación superior gratuita, universitaria o tecnológica, para lograr mejores condiciones de acceso al trabajo, y el avance hacia una economía productiva que impulsa la agricultura, la agroindustria, la industria en sectores estratégicos y la ciencia y la tecnología, al tiempo que prioriza la protección ambiental.

¿Cómo piensa gobernar con un Congreso en el cual el 70 % de los parlamentarios pertenece a un partido político distinto al suyo?

Generalmente el 70 % pertenece a otras corrientes políticas. No he visto que un partido político de un presidente que tenga más del 50 más uno y han gobernado, con estilos pecaminosos muchísimas veces, pero nosotros tenemos hoy que la bancada mayoritaria no es de Vargas Lleras, no es conservadora, no es de Uribe, es de fuerzas alternativas de Colombia que llegaron a un 27 % del electorado en las elecciones del 11 de marzo. Eso es un dato nuevo y permite un acuerdo mejor, no pecaminoso, no untado de ‘mermelada’ y cupos indicativos que usaron tanto Uribe como Santos, como Pastrana y todos los presidentes anteriores. Es la posibilidad de lo que llamaba Álvaro Gómez un acuerdo sobre lo fundamental, que hay que poner en la mesa: un Congreso de la República nuevo, gracias a esa bancada alternativa, tiene uno esa opción que no existía antes. Puede ocurrir también que suceda lo de antes, que sea incapaz de hacer las reformas que se le han pedido, cruciales para el país y en esa medida, si eso ocurre, habría que convocar al poder constituyente en Colombia.

Muchos de quienes se oponen a un eventual Gobierno suyo argumentan que usted no adelantó la buena gestión que se esperaba en Bogotá, después de haber sido calificado como un excelente parlamentario.

Haciendo un mea culpa, ¿qué políticas de gobierno que utilizó en la Alcaldía no usaría en la Presidencia?

Esas críticas se han ido revirtiendo y muestra de ello es que Gustavo Petro puntea en Bogotá en todas las encuestas. Las políticas de una ciudad son distintas a las del país, pero sin duda vamos a implementar políticas que reduzcan la pobreza y la desigualdad (como en Bogotá, donde 500.000 personas salieron de la pobreza multidimensional), que aumenten el presupuesto en educación y en primera infancia, que otorguen un mínimo vital de agua, que reduzcan los homicidios y fortalezcan las empresas públicas.

¿Pero, entonces, no cambiaría nada de su estilo de gobierno?

Abriríamos unas compuertas mayores de diálogo, sin perder firmeza, porque una política de Gobierno es lo que el pueblo votó y ese mandato popular debe ser respetado. En Bogotá lo que tuvimos es que, desde poderes fácticos, se trató de irrespetar los programas elegidos, sabotearlos, impedir que se hicieran, y eso no se puede permitir en una democracia. Si el pueblo mayoritariamente decide que el programa de la Colombia Humana se haga, los otros poderes, así no estén de acuerdo, deben es, a partir del diálogo, ver cómo la ejecución de ese programa no trae mayor conflicto, no trae mayor pérdida de intereses, incluso económicos, de algunos sectores de la sociedad, que pueden ver en nuestro programa, así hoy no lo compartan, ganancias, porque al final un programa de la vida siempre genera ganancias para toda la sociedad.

Según la MOE, hasta la semana pasada la suya era una de las campañas que todavía no ha hecho reportes de su financiación al portal Cuentas Claras. ¿Por qué no ha cumplido con esa tarea?

Ya están disponibles en la página de Cuentas Claras los datos de la campaña, con todos sus soportes. La campaña utiliza un software que permite mantener actualizada la información de movimientos, ingresos y gastos que se han realizado con ajuste estricto a los principios de contabilidad y transparencia y hubo dificultades técnicas para que fuera compatible con el aplicativo de Cuentas Claras, que obligó a hacer el ingreso manual de la información, lo que explica la demora.
También es importante que se tenga en cuenta que en las regiones las personas han hecho donaciones en especie para la realización de los eventos y manifestaciones y esos ingresos están siendo revisados para incluirlos en la contabilidad.

¿Qué les dice a quienes insisten en ligarlo al llamado castrochavismo y cuál sería su política frente a la crisis que se vive en Venezuela?

Los venezolanos están pasando por una situación de crisis y la posición de los colombianos debe ser de solidaridad. Esa crisis es resultado de un Gobierno que puso a depender su economía de la explotación petrolera y descuidó y destruyó otros sectores de la economía, como ha pasado en Colombia, guardadas proporciones. Por eso nuestra propuesta es diversificar la economía y dar impulso a la agricultura, la industria y a servicios ligados a nuevas tecnologías y en dinamizar el sector privado y la economía campesina y las empresas medianas, pequeñas y familiares, sobre todo con crédito público barato. Durante mi Gobierno en Bogotá no solo hubo excelentes indicadores sociales, sino también económicos, en empleo, crecimiento e inversión.

Usted parece pelearse el voto de los jóvenes con Humberto De la Calle, ¿por qué deben votar por usted y no por él?

Mi programa de gobierno da un lugar especial a los jóvenes, para que tengan mejores opciones de educación, de acceso al saber y al trabajo, para que se sientan incluidos en lugar de ser reprimidos y tiene énfasis en temas de interés para ellos, como las energías limpias, la lucha contra el cambio climático o las tecnologías de información y comunicación.

Usted, que respaldó el proceso de paz, ¿qué haría en un eventual gobierno suyo para garantizar el cumplimiento de los Acuerdos tanto por parte del Estado como de las Farc?

Mi planteamiento es que firmó un Acuerdo para acabar un conflicto armado, pero la verdadera paz se alcanza construyendo una sociedad más incluyente, con menos pobreza y desigualdad, con menos corrupción. Como presidente, garantizaré el cumplimiento de los Acuerdos, porque superar la guerra y la violencia es la base para que todos tengamos una vida mejor, y exigiré a las Farc que cumplan lo que les corresponde y, en caso contrario, que se atengan a las consecuencias que contempla el mismo Acuerdo.

Las últimas encuestas coinciden en ubicarlo a usted y a Iván Duque como ‘finalistas’ para segunda vuelta, ¿está convencido de eso o cree que ganará en primera vuelta?

Estoy trabajando duro para que la gente conozca mis propuestas, sin mentiras ni tergiversaciones, y las encuestas muestran que crecemos día a día, porque la gente quiere un cambio y eso ofrece la Colombia Humana.

¿Qué puede esperar el Valle del Cauca de un gobierno suyo?

El Valle y todas las regiones del país pueden esperar un gobierno comprometido con el futuro de los niños, las niñas y los jóvenes; con el bienestar de las mujeres; que aumenta la inversión social y promueve una economía más diversa y más sólida, con menos degradación ambiental para que mejoren las condiciones de empleo y de ingreso. Por ejemplo, nuevas actividades agrícolas campesinas, industria y turismo.
Específicamente, en el Valle hay que armonizar las distintas actividades productivas con la protección ambiental, sobre todo para mejorar la confiabilidad en el acceso al agua de los habitantes de las zonas urbanas y rurales y para la agricultura. También hay que controlar las actividades criminales que han llevado a problemas de concentración de la tierra en el norte del departamento y de contaminación hídrica.

¿Y el Pacífico?

Como dije en Buenaventura, mi prioridad será el Pacífico, para superar la exclusión de años y para asegurar una inversión social libre de corrupción que mejore la calidad de vida y la seguridad y convivencia de sus habitantes. Invitaré a comunidad de la Universidad del Valle para que nos acompañe a liderar el diseño y puesta en marcha del programa de aumento del acceso de los jóvenes a la universidad pública, fortalecida y de calidad.

Hablando de Cali, el MÍO sigue teniendo problemas para garantizar su operación. ¿Un gobierno suyo se comprometería a financiar la operación de ese sistema de transporte masivo?

Hay problemas estructurales de los sistemas de transporte, como el MÍO, que hay que reorientar, de común acuerdo con los gobiernos de las ciudades. La prioridad debe ser incorporar progresivamente un transporte con energías limpias para mejorar la calidad del aire y la salud. Vamos a proponer normas para apoyar a las ciudades para que mejoren sus finanzas y puedan otorgar subsidios de transporte a quienes más lo necesiten”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad