¿De dónde vienen los ocho millones de votos por Gustavo Petro?
Elecciones presidenciales 2018

¿De dónde vienen los ocho millones de votos por Gustavo Petro?

Junio 18, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Gustavo Petro candidato de la Colombia Humana

Gustavo Petro, candidato presidencial de la Colombia Humana.

Colprensa / El País

Las elecciones presidenciales del pasado domingo no solo dejaron a Iván Duque como el presidente electo más joven en la historia reciente de Colombia, sino que le permitieron a la izquierda obtener un respaldo popular jamás logrado.

El candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro, obtuvo al final de la jornada 8.034.189 votos, algo más del 41 % del total de la votación, cuando en la primera vuelta sus guarismos fueron de 4.851.254 sufragios, lo que representó el 25 % del electorado.

¿Se pueden endosar a la izquierda colombiana todos los votos que obtuvo Gustavo Petro en segunda vuelta? ¿Cuál fue la razón para que en las elecciones del pasado domingo este candidato lograra incrementar en más de un 50 % su votación?

Las respuestas, de acuerdo con los analistas y politólogos consultados, se resumen en tres hechos: el gran volumen del voto independiente en Colombia, el entusiasmo del voto joven en estas elecciones y el sentimiento enquistado que hay en el país hacia el uribismo y el antiuribismo.

Lea también: ¿Qué viene ahora para Gustavo Petro?

En ese orden de ideas, señalan los especialistas, sería un error creer que los ocho millones de votos que alcanzó Gustavo Petro en la segunda vuelta presidencial son de la izquierda o son de él como candidato.
Entre otras cosas, según el analista y politólogo Ancízar Marroquín, porque la izquierda en Colombia no quiere a Gustavo Petro. “Lo que ocurrió es que los electores independientes que acompañaron a Sergio Fajardo se dividieron en segunda vuelta entre Duque y Petro y dos terceras partes terminaron con Petro, que era a quien veían como el defensor de la paz”.

“La estrategia del exalcalde fue hacer ver que el uribismo e Iván Duque harían trizas el Acuerdo de Paz y esa teoría del rumor y la propaganda negra tiene sus efectos; y hay mucha gente en este país que quiere que se consolide el proceso y que el Acuerdo de La Habana llegue a feliz término para bien del país”, aseguró Marroquín.

Ese respaldo a la paz, representado en buena medida por el voto de opinión o el voto independiente, se sintió con más fuerza en las regiones más pobladas del país, que es donde Gustavo Petro logró un mayor respaldo.

Esos 3.182.935 votos de más que sumó Petro en segunda vuelta son en su gran mayoría independientes de Bogotá, donde alcanzó 1.884.869 sufragios, 786.391 más que los que obtuvo en la primera vuelta.
Lo mismo ocurrió en Antioquia, donde obtuvo 558.514 votos de opinión; Cundinamarca, con 452.307 votos y Valle del Cauca, con 885.289 sufragios.

Por esa fuerza electoral de Gustavo Petro en el Pacífico, según el columnista y catedrático Gerardo Quintero, es claro que su discurso en torno al proceso de paz, la educación gratuita y el desarrollo social caló fuerte en estos departamentos donde el Estado ha permanecido ausente.

“Llega Petro con un discurso reivindicador y el mensaje de que el país volvería a la guerra, que se alteraría esa cierta tranquilidad en la que están viviendo, los puso muy nerviosos”, resaltó Gerardo Quintero.
Subrayó, además, la preocupación de la gente frente a las economías ilegales en regiones donde muchos viven del cultivo de la coca y temen que Duque regrese a las fumigaciones aéreas o que aumente la presión de la Fuerza Pública contra el fenómeno de la minería artesanal.

Dónde creció Petro
Sentimiento antiuribista

Otro de los aspectos esenciales para que en segunda vuelta haya incrementado sustancialmente la votación de Petro fue la participación de los jóvenes y el sentimiento que se generó en contra del expresidente y senador Álvaro Uribe.

Lo que reflejó una vez más esta elección, según el docente y analista Freddy Patiño, es que el país está dividido entre el amor y el odio que tienen las dos caras de la moneda por el exmandatario.

“De un lado, había gente con ganas de un cambio; de darle la oportunidad al modelo que encarnaba Gustavo Petro, y de darle la oportunidad a las nuevas generaciones de vivir en paz. Pero también es cierto que hay gente que no es petrista, pero que es totalmente antiuribista y el domingo de las elecciones se mordieron la lengua y los dedos, pero fueron a votar por el candidato de Colombia Humana”, aseguró Patiño.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad