Campañas políticas en Jamundí y norte del Cauca, ‘secuestradas’ por el miedo

Escuchar este artículo

Campañas políticas en Jamundí y norte del Cauca, ‘secuestradas’ por el miedo

Octubre 07, 2019 - 12:20 a.m. Por:
Redacción de El País
Campañas políticas en el Cauca

Aunque las autoridades han tratado de desmontar las vallas de la asesinada candidata Karina García en Suárez, Cauca, la comunidad no lo ha permitido. Piden que se mantengan hasta que finalice este proceso electoral. Para ellos, es una forma de duelo.

Bernardo Peña / El País

Cuando Marly Janeth Sánchez, candidata al Concejo de Suárez, norte del Cauca, empieza a relatar cómo se enteró del terrible asesinato de Karina García, un llanto invasivo ahoga sus palabras y la entrevista -en un clandestino lugar de ese municipio- tiene que suspenderse.

María Edilma Bueno, otra aspirante a esa corporación, interviene y trata de explicar el sentimiento de tristeza de su amiga:

“Es que en ese horrible ataque no solo mataron a Karina (candidata a la Alcaldía de Suárez por el Partido Liberal, al cual ellas también pertenecen), sino que nos mataron la esperanza y nos dejaron sumidos en el miedo. Desde ese día (1 de septiembre) no salimos a reuniones, ni a hacer política, estamos presas del pánico. Es tenaz porque si uno escucha una moto, ya se preocupa; las puertas de las casas permanecen cerradas así nos estemos muriendo de calor; si lo llaman, uno no sale. Hay mucha desconfianza, no confiamos ni en el perro de la casa”, relata.

Lea además: 152 municipios de Colombia están en riesgo de violencia política y fraude electoral: MOE

Candidatas al Concejo de Suárez

Asesinatos, secuestros, amenazas, atentados, intimidaciones y hasta barreras invisibles han marcado la actual campaña política en municipios del norte del Cauca, departamento marcado por el crimen de Karina García en Suárez.

El País

Quizá por eso, la primera vez que hablaron abiertamente a la prensa buscaron un discreto lugar con salida en la parte trasera al río Cauca, que por ese municipio pasa cristalino. “Si algo pasa, yo me tiro al agua”, bromea Edilma, quien se mantiene firme en su candidatura, a pesar de que su familia le suplicó que se retirara.

“En la masacre murió mi sobrino, quien me fue a reemplazar ese día porque me dio un fuerte dolor de estómago; por eso, mi familia quedó aterrorizada, así como yo, pero por el respeto y amor hacia Karina, continuamos en esto, aunque no salgamos ni hagamos campaña”, señala y agrega: “Los violentos nos quitaron la cubierta, pero la peinilla (machete) aún sigue”.

Marly asiente con su cabeza y se reincorpora a la conversación: “Por la amistad y el respeto que le tenía a Karina, no he querido bajar las banderas y no es porque me crea fuerte, sino porque no quiero fallarle a ella. Cuando nos invitó a trabajar en su proceso confió en nosotros y queremos cumplirle”.

Karina García Sierra fue asesinada junto a su madre, Blanca Otilia Sierra, y cuatro personas más. Días antes de ese fatídico hecho había logrado convencer a Marly, quien vive en el corregimiento de La Toma y por muchos años laboró como empleada doméstica en Cali, de trabajar desde la política por las mujeres de su pueblo.

“Uno de los sueños de Karina era que las mujeres de aquí no se tuvieran que ir a trabajar a otros lugares, abandonando a su familia y a sus niños pequeños”, cuenta Marly.

Esa es la única razón, dice, que le da fuerzas para no abandonar su aspiración política. “La campaña se paralizó y los compañeros estamos divididos porque hay mucho pánico, pero para mí Karina no está muerta...”, las lágrimas aparecen de nuevo e interrumpen una vez más su relato.

***

Asesinatos, secuestros, amenazas, atentados, intimidaciones y hasta barreras invisibles han marcado la actual campaña política en municipios del norte del Cauca. Estos hechos llevaron a la Defensoría del Pueblo a lanzar la alerta 035 y señalar como de riesgo extremo las localidades de Suárez, Santander de Quilichao, Miranda y Corinto; y de riesgo alto a Puerto Tejada, Villa Rica y Caloto.

La Misión de Observación Electoral, MOE, también alertó sobre los riesgos que corren aspirantes a alcaldías y concejos en estos municipios categorizados como el ‘Corredor Estratégico’ (ver mapa) que sirve a los grupos armados para mover la droga desde el interior hasta el Océano Pacífico, a través de la región del Naya.

Mapa Norte del Cauca

En el norte del Cauca hay un crecimiento de los cultivos ilícitos y en esa zona tienen asiento seis grupos armados que se disputan el terreno: tres disidencias de las Farc, EPL, ELN y el Cartel de Sinaloa. Desde sus posiciones clandestinas se presume que han llegado los ataques contra los candidatos, muchos de los cuales no pueden hacer proselitismo político en zonas rurales.

“Se nota la preocupación de todos los aspirantes y esa anomalía es preocupante, porque nos lleva a una situación compleja para poder manejar la política de una manera transparente, ya que llevarle el mensaje a las personas se ha vuelto complicado. Un ejercicio tedioso”, dice Kevin Cáceres, quien quiere ser concejal de Corinto.

Explica que el mayor riesgo es la retaliación de los grupos armados con familiares de políticos cuando hay un disgusto. Cita la difícil situación del alcalde de ese municipio, Edward García, quien tuvo que abandonar su lugar de residencia y trasladarse a otra localidad por la presión de disidencias de las Farc para que se reuniera con ellos en la parte alta de la montaña. Ante la negativa y la huída del Mandatario, secuestraron a su hermano menor, Cristian García.

“Yo soy de la costa (Caribe) y la política allá es más tranquila a la hora de estas situaciones de orden público y se puede llegar con más facilidad a la comunidad. Se puede hablar de manera más directa con la gente, pero acá hay limitaciones cuando se van a tocar ciertos temas”, sentencia.

Óscar Quintero, candidato a la Alcaldía de Corinto, reafirma la posición de Kevin y explica que en los últimos meses semanalmente se están presentando hechos de violencia en ese municipio. Hace tres semanas fue estallada una moto bomba en pleno centro de la localidad y un día después tres personas fueron asesinadas con tiros de gracia. “El clima político está supremamente tenso, hay algo que no se alcanza a divisar en el sentido de que hay actores de violencia, pero que uno en sí no puede definir porque pasan las cosas y al otro día aparecen nombres que uno no conoce y eso es algo que desconcierta”.

Lina Tabares

Las montañas de Jamundí, sur del Valle, hacen parte del accionar criminal de los grupos armados por su cercanía con el ‘Corredor Estratégico’. A esos lugares los aspirantes a cargos de elección popular no pueden llegar ni tampoco hablar abiertamente de los cultivos ilícitos.

El País

Las montañas de Jamundí, sur del Valle, hacen parte del accionar criminal de los grupos armados por su cercanía con el ‘Corredor Estratégico’. A esos lugares los aspirantes a cargos de elección popular no pueden llegar ni tampoco hablar abiertamente de los cultivos ilícitos.

“En la zona rural es muy complejo hacer proselitismo, ir a llevar nuestra propuesta. La hemos llevado solo a un sector de la zona rural baja, pero en la parte alta sí está muy difícil hacer campaña”, dice Andrés Felipe Ramírez, candidato a la Alcaldía de Jamundí.

Rigoberto Lasso, aspirante a ese mismo cargo, atribuye estas limitaciones y riesgo político a la presencia de cultivos ilícitos. “Además, no hay que olvidar que en este municipio el ‘Cartel del Valle’ tuvo asiento y aún quedan rezagos que afectan la democracia”.

Hoy Jamundí clama por la aparición de Leonardo Moreno, jefe de campaña de la candidata Marleny Muñoz, quien desapareció el pasado 16 de septiembre. “Lo de ‘Leo’ es muy triste, porque al parecer está asociado a su actividad política. El tema ya es muy complejo; por ejemplo, llevamos un mes de ocho amenazas. Lo último fue la llegada de dos hombres armados la semana pasada a mi casa. Hacer política sabíamos que era difícil, pero no tan complicado”, manifiesta Lina Tabárez, candidata al Concejo.

Por su parte, William Darío Sicachá y Cristian Yamil Escobar, ambos aspirantes a la Alcaldía de ese municipio, rechazan igualmente la violencia que ha enmarcado la actual campaña y la propagación de noticias falsas en redes sociales. Aseguran que esas dos cosas motivaron el trágico desenlace de Karina García en Suárez, localidad ubicada a 40 kilómetros de Jamundí.

En ese municipio del norte del Cauca Marly y Edilma prometen seguir dando la lucha política y aseguran que cuando recobren las fuerzas saldrán de nuevo a la calle. “Por ahora, nos vamos a guardar, porque hay un enemigo sin rostro que no tiene más argumentos que la violencia”, concluyen.

Sin pistas de 'Leo'

21 días después de la misteriosa desaparición de Leonardo Moreno, jefe del proceso electoral de Marleny Muñoz, candidata a la Alcaldía de Jamundí, aún las autoridades no revelan pistas de su paradero.

Aunque hasta el momento la Policía Metropolitana de Cali, que sirve a Jamundí, lo ha manejado como una desaparición, familiares y miembros de la campaña aseguran que se trató de un secuestro.

Leonardo desapareció tras salir de una reunión política. En su computador tenía información sobre el puesto de los jurados y detalles confidenciales de esa campaña política.

Días antes, en redes sociales habían circulado algunas noticias falsas que señalaban a Leonardo como el firmante de un contrato por más de $1.100 millones con la Alcaldía de Jamundí y de ser parte de una presunta red de corrupción.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad